Tratamiento de la diabetes en perros y gatos

En estos casos, el organismo se torna incapaz de controlar su propia glucemia (nivel de azúcar en la sangre; y cuando toda la glucosa no alcanza la corriente sanguínea, el animal entra en una especie de 'estado de inanición'

La diabetes en perros y gatos puede desarrollarse de forma asintomática, que afecta silenciosamente a su organismo. Hoy resumimos los principales aspectos para prevenir y tratar esta enfermedad crónica en tu mascota.

La diabetes en perros y gatos: qué es y cómo se desarrolla

En los humanos y en las mascotas, la diabetes millitus puede presentarse de dos maneras distintas. La diabetes de tipo uno ocurre cuando el cuerpo es directamente incapaz de producir insulina.

La de tipo dos se caracteriza por un trastorno metabólico que lleva al uso inadecuado de la insulina producida; o también a un déficit en su producción.

El cuerpo pierde el control

En estos casos, el organismo se torna incapaz de controlar su propia glucemia (nivel de azúcar en la sangre). Como consecuencia, una enorme cantidad de glucosa deja de generar energía y queda ‘atascada’.

Cuando toda la glucosa no alcanza la corriente sanguínea, el animal entra en una especie de ‘estado de inanición’. Entonces, suele consumir mucho alimento y ganar peso rápidamente: lo que parece ser un hambre infinita puede ser, en realidad, un síntoma de la diabetes.

Diabetes en perros y gatos: factores de riesgo

La diabetes de tipo uno está relacionada, en casi el 100% de los casos, a la herencia genética. La del tipo dos en perros y gatos posee importantes factores de riesgo asociados a:

  • Sedentarismo.
  • Sobrepeso.
  • Alimentación desequilibrada.
  • Herencia genética.

Diabetes en los perros: prevención y tratamiento

La mayoría de los perros que sufre de diabetes desarrolla el tipo uno. En estos casos, es casi imposible hablar de prevención. Estos animales deberán ser sometidos a inyecciones diarias durante toda su vida, como tratamiento para una enfermedad crónica.

Diabetes en perros

Las razas de perros que demuestran mayor tendencia genética son:

  • Caniche (poodle francés).
  • Beagle.
  • Teckel (‘perro salchicha’).
  • Golden retriever.
  • Schnauzer miniatura.

Algunos perros pueden desarrollar la diabetes de tipo dos debido a la acumulación de los factores de riesgo mencionados anteriormente.

En estos casos, la prevención es clave para preservar la salud y el bienestar del animal. Hábitos sencillos, como proporcionarles una nutrición balanceada y ejercicios regulares, son muy eficaces para combatir la diabetes.

El tratamiento es muy similar a lo del tipo uno y consiste en la aplicación de insulina. Pero cambios positivos en la rutina del animal pueden llevar a la disminución de la dosis diaria. Además de ayudar a mejorar su calidad de vida y aumentar su longevidad.

Diabetes en gatos: la prevención es clave

En el caso de los felinos, la diabetes de tipo dos es más frecuentemente diagnosticada. Generalmente, estos animales desarrollan este trastorno metabólico derivado de malos hábitos adquiridos en la vida hogareña.

Muchos gatos que viven en pisos sufren una gran disminución de su actividad diaria. Esta ausencia de ejercicio, los hace más vulnerables a factores de riesgo como la obesidad y el sedentarismo. Como consecuencia, pueden desarrollar no solamente diabetes e hipertensión, sino también trastorno de conducta y depresión.

Enfermedades comunes en los gatos

Los gatos domésticos suelen experimentar un cambio radical en su alimentación. En libertad, cazarían para obtener su propio alimento y su dieta se basaría mayormente en proteínas de la carne.

Pero en el hogar, los gatos suelen comer piensos con gran porcentaje de carbohidratos. Estas moléculas son transformadas en azúcar en el organismo, favoreciendo la elevación de los niveles de glucosa en la sangre.

Por tanto, es fundamental hablar de prevención cuando el tema es la diabetes en gatos domésticos. Lo ideal es ofrecerle una dieta rica en proteínas e incentivarlo a tener una rutina más activa. Juguetes y momentos de convivencia son excelentes formas de motivar a tu mejor amigo.

Diabetes en gatos: tratamiento

El tratamiento es muy similar a el de los perros; se basa en la administración de inyecciones de insulina, pero los gatos cuentan con una gran ventaja comparativa.

Con pequeños cambios en su alimentación y estilo de vida, el animal puede revertir su cuadro metabólico. En muchos casos, las inyecciones pueden ser suspendidas y el animal recupera íntegramente su calidad de vida.

La diabetes en perros y gatos puede ser fácilmente prevenida con la inclusión de hábitos saludables en la rutina de nuestro mejor amigo. Vale la pena reafirmar la importancia de tener en cuenta la medicina preventiva para las mascotas y sus visitas periódicas al veterinario.

Te puede gustar