Tratamiento de la otitis en gatos

Francisco María García · 26 mayo, 2018
Además del dolor que provoca a la mascota esta afección, es posible que los felinos pierdan temporalmente la audición; en casos más graves puede ser parcial o completa, e irreversible

La otitis es una inflamación que afecta al epitelio que reviste el pabellón auricular y todo el canal auditivo. Esta afección puede acometer de forma muy similar a nosotros y también a nuestras mascotas. A continuación, te contamos los principales síntomas, las causas y el tratamiento para la otitis en gatos.

Causas de la otitis en gatos

Las otitis pueden ser primarias o secundarias, según sus causas y la forma de contagio. Muchas veces una otitis primaria está asociada a una infestación por ectoparásitos (garrapatas, pulgas o ácaros), pero la inflamación también puede derivar de la entrada de pequeños cuerpos extraños en el canal auditivo.

Por lo general, los gatos desarrollan otitis primarias al contagiarse a partir del contacto directo con otros animales afectados. Ello explica por qué esta condición es más común en los mininos que viven en refugios o junto a colectivos felinos.

Junto a lo anterior, los felinos también pueden experimentar otitis secundarias, que aparecen como resultado de un trauma o de una infección subyacente. Dicho proceso inflamatorio puede ser ocasionado por hongos, bacterias, levaduras, etc.

Otitis en gatos: síntomas

Factores de riesgo

Si bien cualquier gato puede desarrollar una otitis, esta condición es más frecuente en los animales inmunodeficientes. Es decir, en los felinos que no reciben una adecuada medicina preventiva o viven en condiciones desfavorables. Por ello, los felinos callejeros representan una población especialmente propensa a desarrollar cuadros de otitis.

Hay que tener en cuenta que la incidencia de otitis en nuestras mascotas aumenta durante el verano y la primavera. La subida de las temperaturas y de la humedad son puerta de entrada para la proliferación de numerosos microorganismos y agentes patógenos.

Entre consecuencias de la extensión de estos microparásitos, crece el riesgo de entrar en contacto con los llamados ‘ácaros del oído’, que están entre los principales causantes de las otitis.

Por otro lado, los mininos que nacen con un problema congénito de queratización son más vulnerables a las otitis. Y las alergias alimentarias o cutáneas también pueden favorecer este proceso inflamatorio.

Clasificación de las otitis en gatos

La otitis en gatos suele ser clasificada según la región del oído que es afectada por el proceso inflamatorio. Estos son los tres tipos principales de otitis y su evolución en el organismo felino.

  • Otitis externa: la inflamación se concentra en el oído externo y puede extenderse desde el pabellón hasta el tímpano. Es el cuadro más frecuente y con mejor pronóstico, ya que resultan relativamente sencillos de tratar.
  • Otitis media: generalmente, estos cuadros surgen a partir del agravamiento de la otitis externa, para denominarse otitis media secundaria. Afecta a la región intermediaria del canal auditivo, cuando el tímpano ya ha sido afectado y la inflamación no pudo ser controlada.
  • Otitis interna: estos cuadros pueden generarse tras algún trauma o derivar del agravamiento de la otitis media. La inflamación alcanza el oído interno, por lo cual esta patología requiere un tratamiento más complejo.

¿Cómo saber si mi gato tiene otitis?

La otitis en gatos puede desarrollarse de forma silenciosa y avanzar rápidamente, cuando no es tratada de forma adecuada. Es esencial saber reconocer tempranamente sus síntomas y acudir a la clínica veterinaria, para establecer un tratamiento adecuado a nuestros mininos.

A continuación, resumimos los principales síntomas de la otitis en gatos:

  • Sacudir constantemente la cabeza.
  • Caminar tambaleándose, con la cabeza inclinada.
  • Prurito.
  • Hipersensibilidad o dolor en la región auricular.
  • Orejas enrojecidas o hinchadas.
  • Mal olor en la región de las orejas.
  • Alteraciones en el comportamiento (agresividad, aislamiento, letargo, etc).
  • Pérdida de pelo.
  • Disminución de audición.
Otitis en gatos: remedios

Tratamiento de la otitis en gatos

Aunque sea relativamente común en perros y gatos, la otitis suele generar importantes daños a su salud. Los animales afectados pueden sufrir pérdidas temporales de audición, además de experimentar dolores constantes y progresivos. Y en casos más graves, la pérdida parcial o integral de audición puede llegar a ser irreversible.

Es esencial llevar rápidamente a tu minino al veterinario al detectar cualquier síntoma mencionado anteriormente. El profesional podrá realizar los análisis necesarios para confirmar su diagnóstico y establecer un tratamiento adecuado a las necesidades de cada felino.

En principio, se deberán eliminar los agentes patógenos que ocasionan la inflamación: realizar una higienización cuidadosa del canal auditivo. Generalmente, este procedimiento será hecho en la propia clínica veterinaria para evitar cualquier lesión.

Dependiendo del estado de salud del animal y del avance de la otitis, el veterinario podrá administrar antiinflamatorios tópicos. Y si se constata la presencia de ectoparásitos, también será esencial combatirlos.