Toxicidad de medicamentos en perros

11 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
La toxicidad de los medicamentos de humanos en perros puede ser muy grave, incluso letal.

Si hay algo que nunca vamos a recomendar a un tutor es que medique por cuenta propia a su perro, pues ante la sospecha o evidencia de algún problema de salud, acudir a un especialista es la única opción. La toxicidad de los medicamentos de humanos en perros puede llegar a ser muy grave, y acabar costando mucho más caro que una visita al veterinario.

Aunque los humanos también seamos animales mamíferos y nuestro organismo funcione de manera similar, los perros y las personas somos diferentes, y los efectos secundarios que puede provocar un medicamento varían mucho de una especie a otra.

Toxicidad de medicamentos antiinflamatorios en perros

El ibuprofeno, la aspirina y el paracetamol son los medicamentos que con mayor frecuencia podemos encontrar en casa. Sirven para reducir los efectos del dolor leve o moderado. El paracetamol además es antipirético, es decir, reduce la fiebre.

Solemos tomarlos cuando tenemos alguna patología leve, nos duele la cabeza, padecemos algún dolor muscular o sufrimos una gripe. Este tipo de fármacos sin receta son los medicamentos de los que más abusamos.

Por su uso recurrente y la facilidad de tenerlos a mano, es fácil pensar que estos fármacos de uso diario en humanos serían la solución a algún tipo de dolor en las mascotas. Sin embargo, su utilización es muy peligrosa en animales, y en este caso concreto, tiene efectos letales en perros.

Los medicamentos humanos pueden ser letales para los perros.

Los medicamentos de humanos superan la dosis letal en perros

La cantidad terapeútica de paracetamol que podría tomar un perro es muy baja (15 mg/kg) en comparación con el ser humano, y la dosis letal (150 mg/kg) también resulta poca cantidad teniendo en cuenta que los comprimidos para humanos se comercializan en unidades de 500 mg a 1 g de producto, muy por encima de la dosis letal en perros.

Esto significa que si a un perro de unos diez kilos le damos uno de estas pastillas, habríamos superado la dosis letal más de cinco veces. El animal, probablemente, sin atención veterinaria de urgencia, moriría.

¿Cómo actúan los fármacos en el organismo?

La velocidad a la que aparecen los primeros síntomas depende de lo que tarden los medicamentos en circular por el torrente sanguíneo hasta el órgano diana. Normalmente, el fármaco circula por la sangre hasta metabolizarse en el hígado y filtrarse en los riñones. El tiempo que estos órganos tardan en metabolizarlo depende de, entre otros factores, la concentración del producto.

La velocidad del metabolismo de los fármacos no es igual en todos los perros. En algunos, el metabolismo puede ser tan rápido como para impedir que se alcancen concentraciones sanguíneas tóxicas. En otros, sin embargo, puede ser muy lento, con lo cual dosis más bajas o normales pueden provocar efectos tóxicos.

Las interacciones farmacológicas de otros medicamentos con los que se pueda estar tratando al animal, su genética, o si presenta algún tipo de enfermedad, son los factores principales que influyen en la velocidad del metabolismo de los fármacos.

Perro enfermo en el veterinario

¿Qué síntomas provoca una intoxicación por medicamentos?

Algunos síntomas comunes producidos por toxicidad de medicamentos en perros son:

  • Anorexia o falta de apetito
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Letargia
  • Deshidratación
  • Ictericia. La piel y las mucosas adquieren una coloración amarilla debido al mal funcionamiento del hígado.
  • Hinchazón de las patas
  • Moratones. También ocurre con las aspirinas.
  • Aumento de la temperatura. Síntoma típico del consumo de aspirina.
  • Cianosis. Partes del cuerpo del animal se tornan de un color azulado por falta de oxigenación de la sangre.
  • Dificultad respiratoria o disnea. Los AINEs son fármacos que impiden la oxigenación de los tejidos al unirse a las proteínas de la sangre.
  • Taquicardia
  • Coma
  • Muerte por fallo hepático y renal

Los AINEs también dañan la mucosa gastrointestinal, ya que inhiben a las prostanglandinas, unas moléculas encargadas de proteger al intestino produciendo moco que lubrica su superficie y reduciendo la secreción del ácido gástrico.

Además de los efectos de la toxicidad de estos medicamentos en perros, el problema original que tuviera el can puede agravarse por la toma del fármaco, dificultando el diagnóstico veterinario. Por todas estas razones, la única opción viable ante cualquier patología de la mascota es acudir lo antes posible a un centro especializado.

  • MSD manuals. Metabolismo de los fármacos.
  • Ortocanis. Efectos secundarios de los antiinflamatorios en perros y gatos.
  • Affinity. Intoxicación por AINEs.
  • PortalVeterinaria. Uso racional de AINE en el perro.