Todo sobre el gato británico de pelo corto

Debido a su aspecto simpático, la autora del libro "Alicia en el país de las maravillas" utilizó al gato británico de pelo corto como inspiración para crear al gato "Cheshire".
Todo sobre el gato británico de pelo corto
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 09 julio, 2022

El gato británico de pelo corto, o mejor conocido como “british shorthair” en inglés, es una de las razas más populares en Reino Unido. Se caracteriza por poseer un hermoso pelaje y un color de ojos profundo, los cuales le otorgan una apariencia tierna y bastante llamativa.

Esta raza felina también presenta un comportamiento afable y pacífico. Además, su pelaje tiene una gran cantidad de variantes que pueden darle gusto hasta a las personas más exigentes. Sigue leyendo este espacio y conoce todo lo que tienes que saber sobre este curioso animal.

Origen de la raza

El gato británico de pelo corto tiene su origen en un grupo de felinos importados desde Egipto por los romanos, justo cuando invadieron Gran Bretaña. Desde ese momento, los amantes de los gatos cuidaron y criaron la raza para perpetuar sus características. Sin embargo, no fue hasta la década de 1870 que se presentaron los primeros ejemplares formales del british shorthair.

Con la llegada de la primera y la segunda guerra mundial, la crianza de estos felinos decayó tanto que estuvo a punto de desaparecer. Aunque al finalizar los conflictos se retomó la producción del gato, la población era tan reducida que se temía por la salud y la estabilidad genética de la raza.

Para intentar incentivar la variación genética y mejorar la apariencia del gato británico de pelo corto, se le cruzó tanto con ejemplares de la raza persa como con gatos cartujos. En consecuencia, aparecieron nuevas variantes con pelajes de diversos colores y un manto más largo. Esto dio origen a una raza nueva denominada british longhair, la cual es el pariente más cercano del british shorthair.

Uno de las razas de gatos naranjas.

Características principales

La característica más remarcable del gato británico de pelo corto es su pelaje abultado y esponjoso que rodea su cuerpo. Este le da una apariencia afelpada que se asemeja demasiado a la de un oso, con ojos grandes que en algunas ocasiones tienen colores profundos y llamativos. Además, sus facciones se observan más redondeadas que las de otros felinos, lo que realza su aspecto tierno.

El gato británico de pelo corto posee un cuerpo de tamaño mediano, musculoso y compacto. Sus extremidades se observan un poco cortas, pero tienen la suficiente fuerza para realizar saltos altos y largos. La coloración de este felino es demasiado diversa y se divide en varios tipos según su patrón de coloración. Entre los más comunes se encuentran los siguientes:

  • Colorpoint: ojos de color azul o gris y un pelaje claro con extremidades oscuras. La combinación de tonos puede variar.
  • Taby: patrón de color atigrado.
  • Chinchilla: el pelo presenta dos coloraciones, cerca de la piel se observa blanco o plateado, mientras que en la punta exhibe tonalidades negras u oscuras.
  • Arlequín: el cuerpo luce un pelaje blanco con unas cuantas manchas de colores oscuros. Solo alrededor de una sexta parte de todo su cuerpo tiene color.
  • Van: el pelo es de un solo color. El blanco es el más frecuente.
  • Tortie: pelaje tricolor.

Comportamiento

En general, el gato británico de pelo corto es famoso por ser afectuoso, sociable y pacífico. Les encanta pasar tiempo con sus tutores, de manera que tienden a molestarlos para recibir su atención. No son muy activos y prefieren mantenerse acostados que realizar alguna actividad. Por lo tanto, no llega a disfrutar tanto de los juegos como otros felinos.

La actitud tranquila y sociable de este gato le permite ser una buena opción para la familia. Incluso puede llevarse bien con los niños u otras mascotas en el hogar. Sin embargo, también necesita su espacio para descansar y recuperarse de las interacciones.

Cuidados de la raza

Esta raza no precisa de cuidados especiales, salvo los que tienen que ver con el mantenimiento de su pelaje. Por lo común, con un cepillado completo de 2 a 3 veces por semana será suficiente para evitar nudos y retirarle el pelo suelto. De hecho, este proceso suele gustarle al felino, por lo que no será difícil lograr que se quede quieto.

Quizá el mayor problema que se puede tener con el gato británico de pelo corto es su tendencia a ser sedentario. Dicho comportamiento propicia que gane peso y se vuelva obeso, lo que con el tiempo derivará en otras complicaciones de salud. Para evitarlo, trata de jugar con él en pequeños lapsos de tiempo durante el día.

También tendrás que proporcionarle juguetes, rascadores y torres que pueda trepar, pues de esta forma se incentivará su curiosidad y hará un poco de actividad física. Asimismo, trata de conseguirle un compañero de juegos (humano o gato) que lo acompañe durante el día. De esta manera, no se aburrirá tan fácil y desarrollará bien su conducta social.

Salud del gato británico de pelo corto

Aunque la mayoría de los ejemplares no presentan muchos problemas de salud, la raza es susceptible a ciertos padecimientos congénitos. Principalmente, se le deben poner atención a las siguientes patologías:

  • Cardiomiopatía hipertrófica: ocasiona un engrosamiento del músculo cardíaco que reduce la eficiencia del bombeo sanguíneo. Cerca del 9 % de los gatos británicos de pelo corto padecen esta enfermedad.
  • Hemofilia B: trastorno que evita la coagulación correcta de la sangre.
  • Enfermedad poliquística renal: como su nombre lo dice, es la presencia de varios quistes dentro de los riñones que crecen con el tiempo.

Las enfermedades hereditarias son imposibles de prevenir y de curar, por lo que se recomienda consultar con el criador sobre los problemas de salud que tienen los ejemplares. Asimismo, es importante que el felino acuda al veterinario mínimo una vez cada 6 meses a revisión. Con esto se podrá detectar cualquier complicación que aparezca y actuar lo antes posible.

Como te puedes dar cuenta, el gato británico de pelo corto es una raza increíble y hermosa que se adapta bien a la vida hogareña. Si buscas un felino con gran carisma, sociable y amoroso, ten por seguro que este gato cumplirá con tus expectativas e incluso las superará.

Te podría interesar...
Las mejores razas de gatos para alérgicos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Las mejores razas de gatos para alérgicos

No todas las razas de gatos son aptas para los alérgicos, por lo que se debe ser cuidadoso al elegir un compañero.



  • Dunner, S. (2014). GENÉTICA DE PERROS Y GATOS: PATOLOGÍAS HEREDITARIAS Y OTROS ASPECTOS DE INTERÉS EN LA CLÍNICA VETERINARIA. Canis et Felis, 129, 98-116.
  • The International Cat Association. (2021). British Longhair & British Shorthair Breeds. Recuperado el 4 de julio de 2022, disponible en: https://www.tica.org/Breed_Introductions/British_Long_and_Shorthair_for_Website.pdf
  • Australian Cat Federation. (2017). BRITISH SHORTHAIR [BRI] (Standard Source: FIFe 1987). Recuperado el 4 de julio de 2022, disponible en: https://www.catsgccfv.org.au/images/notices/files/Group%203/2017_British_Shorthair.pdf
  • Granström, S., Nyberg Godiksen, M. T., Christiansen, M., Pipper, C. B., Willesen, J. T., & Koch, J. (2011). Prevalence of hypertrophic cardiomyopathy in a cohort of British Shorthair cats in Denmark. Journal of veterinary internal medicine, 25(4), 866-871.