5 tips para dejar a tu perro en una residencia canina

Francisco María García 1 agosto, 2017

A veces, por razones ajenas a tus deseos, debes dejar a tu perro en una residencia canina. Ya sea por motivos de viaje, de trabajo, etc. Esta situación se incrementa en verano. Los hoteles, por lo general, no aceptan mascotas. También ocurre que viajar con un perro requiere de mucho papeleo, para el que no siempre tenemos tiempo.

Para nuestra tranquilidad y la de nuestra mascota, lo ideal es dejarlo en un lugar confiable, donde sepamos que lo tratarán bien. Se trata de obtener las mejores comodidades, haciendo que tenga una grata estancia.

Consejos para dejar al perro en una residencia canina

A continuación, algunos tips para dejar a tu perro en una residencia canina:

Fuente: Facebook de Happy Animals Club

Visitar el lugar

Es imprescindible que te asegures con tus propios ojos de que el lugar es adecuado para dejar a tu mascota. Existen residencias con jaulas muy pequeñas, sin terreno suficiente.

Lo mejor es que gastes un poco de tiempo y energía visitando la residencia canina en la que estará tu perro. De esta forma te puedes asegurar que todo esté en orden. También podrás observar la actitud de los cuidadores, y cómo se sienten los animales que estén allí.

Es posible que los cuidadores quieran aparentar ser amables cuando están los dueños. Con una buena observación, los animales siempre expresan lo que realmente sienten.

Revisar los documentos

Las residencias caninas tienen que tener ciertos permisos para poder ser legales. Esta documentación se obtiene después de pruebas de salubridad y el cumplimiento de requisitos.

Si una residencia tiene todos sus papeles en orden, es un indicio de que es fiable.

Otro indicio importante es que las mejores residencias piden antes del ingreso del perro algunos documentos. Se trata de comprobar la salud y la calidad de vida que tiene nuestro can. Si te piden historiales médicos, cartilla de vacunación, entre otros informes, recuerda que a todos los demás perros también se los han perdido. Por ello, tu peludo solo tendrá contacto con animales saludables y aptos.

Crear el ambiente adecuado

Tu perro no sabe que va a ir a una residencia, él no tiene ni idea de que estará ahí por un tiempo, ni que te irás de viaje. Sin embargo, los canes si pueden sentir tus emociones.

Tienes que evitar llorar o entristecerte, recuerda que solo serán unos días, y que pronto volverás a estar en casa con tu amigo de cuatro patas. También procura no corregirlo, levantarle la voz o regañarlo, ya que esto hará que se ponga nervioso.

Cuanto más natural actúes, mejor se sentirá tu can, y más fácil se adaptará. No hagas grandes despedidas, ni lo abraces fuertemente al irte. Lo más recomendado a la hora de decir adiós, es salir naturalmente del recinto. De esta forma, él no pensará que se están separando por largo tiempo, ni que algo extraño pasa.

Revisar los pros y contras

A la hora de dejar a tu perro en una residencia canina, es recomendable que tengas la mayor confianza en ella. Habla con personas cercanas, que sepas que tienen perros, para que te recomienden alguna. De esta forma podrás estar más tranquilo a la hora de dejar a tu perro, y, además, contarás con testimonios fidedignos del servicio.

Es muy útil comparar varias residencias, a ver cuál es la que más conviene. Asegúrate de que tenga servicio de veterinario, y limpieza, aseo, etc. Existen algunas residencias caninas que ofrecen servicios de cámaras web, las cuales te permiten ver a tu perro a distancia mientras está en el recinto.

Haz que conozcan a tu perro

Explica todos los detalles acerca de tu perro, y, si puedes, pasa las especificaciones por escrito. De esta forma te asegurarás de que toman las medidas necesarias para su cuidado. Además, debes pasar su historial médico, para que el veterinario sepa cómo actuar, en caso de que surja algún problema durante su estancia.

Cosas que debes recordar si dejas a tu perro en una residencia

  • Recuerda que los perros no conciben el tiempo de la misma forma que tú, y no saben cuántos días han pasado sin ti.
  • Los perros viven en el presente. Si la residencia es la apropiada, no estará sentado pensando en que lo dejaste, si no disfrutando con otros canes.
  • Los perros no guardan rencor. Probablemente, en el momento que te vea, ya no se acuerde de que lo dejaste un tiempo en la residencia.
Te puede gustar