Tips para ayudar a un perro obeso

Yamila · 23 enero, 2018
La salud física de los canes es fundamental para su bienestar, y es que si no la cuidamos es posible que padezca problemas cardíacos o artritis, entre otros; hacer deporte junto a él y plantearle una dieta bajo supervisión de un profesional son medidas inexcusables para alcanzar el éxito en este difícil proceso para el animal

Al igual que sucede con las personas, lamentablemente cada vez hay más mascotas con sobrepeso. La buena noticia es que podemos ayudar a un perro obeso para que esté más saludable con ejercicio y una alimentación adecuada. Entérate de más en lo que te contamos a continuación.

Ayudar a un perro obeso: consejos

Más allá de una cuestión estética o externa, un perro debe estar en su peso ideal para evitar ciertas enfermedades, entre ellas diabetes, artritis, hipertensión, problemas hepáticos o cardíacos. Las dos principales causas de obesidad en mascotas son el sedentarismo y el alimento extra.

Sacar a nuestro perro solo para hacer sus necesidades y regresar a casa a los cinco minutos o darle las sobras de la mesa o comida todas las veces que pide, provoca que aumente de peso. Luego le será muy difícil eliminar esos kilos de más.

Obesidad en los perros

Por supuesto que para ayudar a un perro obeso debemos cambiar ciertos hábitos como dueños y como personas, ya que incluso el ejercicio que haga nuestra mascota nos puede beneficiar a nosotros.

Una de las preguntas que nos hacemos cuando nuestra mascota tiene sobrepeso es si debería comer menos o hacer más ejercicio. Aunque ambos cambios son aceptables, lo cierto es que reducir la ingesta de comida –aún manteniendo el mismo nivel de actividad física– es la manera más eficaz.

Tips para ayudar a un perro obeso

Como se dice popularmente, “del dicho al hecho hay un largo trecho”. Por ello, y más allá de la teoría, es fundamental poner manos a la obra si deseamos que nuestra mascota baje de peso.

1. Determina el grado de obesidad

Mira con objetividad a tu perro para analizar si realmente está obeso; sabemos que para ti es el más bonito del mundo, pero debes ser sincero para poder ayudarle. ¿Se le ven las costillas, la columna vertebral o las escápulas? Si la respuesta es negativa es bueno porque quiere decir que no está desnutrido.

Perro obeso

¿Puedes palparle con facilidad esas mismas áreas? Si la respuesta también es negativa entonces quiere decir que nuestro amado can tiene sobrepeso. También puedes pesarle y consultar con el veterinario sobre los estándares normales según su raza, tamaño o edad.

2. Dale menos comida

El veterinario te puede ayudar, en este caso, a desarrollar un plan de alimentación acorde a sus necesidades: que lo alimente y que al mismo tiempo evite que consuma grasas o hidratos.

En las tiendas de mascotas venden pienso bajo en calorías que son ideales para estos casos.

Piensos para perros por raza: consejos

Si le das comida casera, asegúrate de añadirle algunas verduras cocidas –consulta con el especialista para que te diga cuáles son las adecuadas– y sobre todo ten cuidado con las dosis o ingesta diaria.

Lo recomendable es que el perro coma un poco por la mañana y otro poco por la tarde o noche. En otros momentos del día no debes darle ni siquiera una galleta o lo que te sobra en el plato.

3. Ejercitad

Por supuesto que puedes hacer ejercicio con tu mascota, y aprovechar ambos las bondades de la actividad física, sobre todo al aire libre. No hace falta tener demasiado tiempo libre; con 20 minutos de caminata al día es suficiente.

Mascota normal u obesa

Si puedes, añade una o dos jornadas semanales con juegos donde el animal tenga que correr un poco, por ejemplo, para buscar una pelota o rama.

Ten mucho cuidado con exigirle demasiado esfuerzo: no olvides que cuando un perro es obeso su corazón debe trabajar más, así que es probable que se agite o canse más rápido.

4. Monitorea su evolución

Otra de las maneras de ayudar a un perro obeso es, como no podía se de otra manea, es el hecho de ser constante y comprometerte en el objetivo de que baje de peso.

Perro obeso

Puedes llevar un diario o agenda, donde anotes los kilos que pesaba al comenzar el tratamiento, la cantidad de ejercicio que realiza cada día, los cambios en su contextura física, etc.

En lo posible, pésalo una vez a la semana y presta mucha atención a cómo se siente el animal: cansado o sin energía; triste o deprimido; contento o predispuesto al ejercicio, etc.

Quizás al principio lo notes algo nervioso porque no le das comida a cada rato o porque está ingiriendo menos alimento, pero poco a poco se acostumbrará a los cambios.