Stepan, el oso mascota de una pareja rusa

Alba Muñiz 11 junio, 2016

Para que haya reglas siempre hay excepciones. Por más que nos resulte extraña la noticia de un oso mascota que vive hace 23 años con una pareja en Rusia, no es el único caso en que estos plantígrados se adaptan a vivir con los humanos. Pero si bien los animales nos deparan muchas más sorpresas de las que nosotros siquiera podemos imaginar, no es la idea que seres nacidos en un ambiente salvaje sean domesticados de un día para otro.

Osos y personas, una relación no siempre feliz

La verdad es que la relación de los humanos con los osos nunca ha sido demasiado amistosa. Si los hombres no los están cazando para obtener vaya a saber qué tipo de trofeo, los exhiben en un zoológico o los obligan a hacer morisquetas y pruebas en algún circo que, todavía los hay, se valen de los animales para armar sus espectáculos. Y encima quedan como los malos de la película cuando matan a alguna persona si se la cruzan en su territorio y se sienten amenazados.

Sin embargo, este no es el caso de Stepan, nuestro oso mascota en cuestión. Este animalito, a pesar de superar los 2 metros de altura y los 135 kilogramos de peso, es como un perrito juguetón y mimoso que convive hace 23 años con Svetlana y Yuriy Panteleenko.

Y es que este particular oso pardo está desde los tres meses con la pareja, que lo cuidó tras encontrarlo solo en un bosque y en pésimas condiciones, aparentemente después de haber quedado huérfano.

Te contamos la historia de Stepan, un oso pardo que es la mascota de una pareja rusa desde hace 23 años. Los Panteleenko lo rescataron cuando era un cachorro de tres meses y desde entonces se transformó en un miembro más de la familia.

Conoce más de la historia de Stepan, el oso mascota

Los Panteleenko se encariñaron tanto con el cachorro que, una vez que se recuperó, no pudieron despegarse de él para intentar que retomara su vida salvaje.

No es la idea de este artículo juzgar si la decisión de estas personas fue correcta. En todo caso, el objetivo es contar cómo es la vida de Stepan conviviendo entre humanos.

De todas formas, por más que esta historia es la de una “feliz convivencia” de 23 años, no intentes imitar a esta pareja rusa. Si bien siempre hubo casos de humanos que decidieron tener animales exóticos como mascotas, no olvidemos que hay que respetar la naturaleza  de estas criaturas.

Cómo pasa sus días Stepan

Stepan es la dulzura personificada, parece un peluche gigante que adora jugar y pasar el tiempo con su familia humana. Es feliz cuando lo acarician, comparte el sillón con los Panteleenko a la hora de mirar televisión y se sienta a la mesa con ellos para recibir su alimento.

Por cierto, el animal ingiere unos 25 kilogramos diarios de comida entre pescados, huevos y verduras. Aunque según confiesan sus dueños, sus platos preferidos son la avena y la leche condensada.

Según el relato de los Panteleenko, por más que la imponente imagen de Stepan pueda intimidar a otras personas, es un animal muy tranquilo y dócil, que jamás se ha mostrado agresivo ni ha mordido a nadie.

Que la excepción no se transforme en la regla

La diferencia entre los osos pardos en estado salvaje, poco afectuosos al contacto con humanos, y este oso mascota que vive con humanos en Rusia, es francamente sideral.

Y si vemos las imágenes de este video que te dejamos aquí, parecen no quedar dudas de que Stepan es un miembro más de la familia Panteleenko.

Cuál hubiera sido su destino si lo hubieran devuelto a su habitat natural, es una pregunta que ya no tiene sentido hacerse. Sin embargo, lo ideal es que los humanos no caigamos en la tentación de querer domesticar a animales que, de más está decir, no nacieron para compartir nuestro hogar.

Fuente de la imagen: www.telesurtv.net

 

Te puede gustar