Staffordshire bull terrier

Laura Huelin 25 octubre, 2017

De un aspecto fiero, pero con un interior tierno y cariñoso. Todo aquel que conoce a un Staffordshire bull terrier se enamora de él. Esta raza tiene unos inicios poco deseables, pero con su gran carácter y su increíble físico, consiguió ganarse a sus propietarios, quienes empezaron a presumir de ellos. Hoy conoceremos y admiraremos a esta peculiar raza.

Historia y origen del Staffordshire bull terrier

Los orígenes del Staffordshire bull terrier están relacionados con los del resto de razas tipo bull. Se crearon y criaron para cazar y pelear con toros.

Los perros tipo bull descienden de los grandes molosos que eran adiestrados para combate. Es descendiente directo de los primeros bull británicos, hoy extintos.

Esta raza surge de mezclar esos genes tipo bull con los del old english terrier, también extinto. se hizo para conseguir una mezcla de la fortaleza y resistencia física de los primeros con el carácter alegre e inquieto de los segundos.

Eran deseados, en su origen, para las peleas clandestinas de perros, puesto que por su físico y carácter era un perro ganador. Cuando estas fueron prohibidas, alrededor de 1930, los amantes de la raza decidieron crear un estándar y presentarlo oficialmente como una raza registrada.

Características

Los Staffordshire bull terrier son perros de tamaño mediano. La altura deseable es de 35-40 cm hasta la cruz en machos y hembras. Sin embargo, el peso deseado está situado alrededor de 12-17 kg para los machos y de 11-15 kg para hembras.

Como se puede observar, es un perro bajo de talla y alto de peso. Esto es porque los staffies son perros anchos y muy musculados. La cabeza es corta y ancha, como la de todos los perros tipo bull. El cuello es ancho, corto y musculoso. Tienen un pecho ancho y profundo, con las costillas bien arqueadas. Tiene las patas cortas, separadas y de huesos anchos. También tiene un cuerpo de porte cuadrado y pesado.

Gracias a estas características físicas, los staffies se mueven de manera ágil y vigorosa.

Tienen el pelo liso y corto. Aparecen en muchos colores diferentes: rojo, leonado, blanco, negro o azul, y cuaquiera de las combinaciones de estos con blanco. También hay stafforshire bull terriers de colores atigrados; no aparece la combinación negro fuego ni color hígado.

Carácter

El Staffordshire bull terrier mezcla las características de las razas tipo bull con las razas terrier. Es valiente, tenaz e inteligente, a la vez que obstinado y paciente. Tienen un carácter muy equilibrado y precedible.

Son perros muy activos que demandan ejercicio físico y mental. Son deportistas y leales pero divertidos y muy amistosos. Por ello, son perros tremendamente leales a su dueño, y sienten devoción por los humanos que forman su familia. A pesar de su aspecto de animal fiero, son dulces, con un gran deseo de complacer a su dueño, y no pararán hasta conseguirlo.

Sin embargo, no se puede olvidar que comparte genética con los perros bull. En su relación con otros canes, especialmente durante el juego, pueden ser un poco bruscos y otros peludos pueden malinterpretarlo.

En ocasiones, se pueden crear disputas con otros perros debido a la tendencia de estos Staffordshire de jugar dando golpes con la boca o con pequeños mordiscos. Sin embargo, no es más que juego y las disputas suelen quedarse en solo eso: disputas de juego.

El origen de esta raza define su carácter. Se buscaban perros fuertes y valientes, pero cariñosos, leales y predecibles en su trato con las personas. A pesar del mal inicio de su raza, son perros familiares que guardan una muy buena relación con los humanos y con el resto de perros.

Perro staffordshire bull terrier acostado en el cesped

Cuidados

El Staffordshire terrier es uno de los perros clasificados como Potencialmente Peligroso a ojos de la ley, a pesar de su buen carácter. Por ello, para poder contar con uno en la familia, se debe contar con un seguro de responsabilidad civil. Además, ha de pasear siempre atado a la correa y con bozal.

El carácter del staffie es equilibrado y predecible, pero ante cualquier problema de comportamiento, deben utilizarse métodos respetuosos, amables y en positivo, ya que su terquedad y bravura impedirán que aprenda aplicando dolor (collares de castigo o adiestramiento) o castigos (métodos basados en la dominancia).

Es un perro activo e inteligente que necesita tanto ejercicio físico como mental. Le gusta correr y jugar con otros canes, pero también aprovechará paseos por la montaña o juegos físicos con su dueño que representen un reto mayor que simplemente perseguir una pelota.

Al ser inteligente y tener deseos constantes de complacer a su dueño, disfrutará del aprendizaje de cualquier destreza, tanto juegos de obediencia básica como juguetes interactivos.

El cuidado físico de esta raza es muy sencillo, ya que con su pelo corto solo necesita algún cepillado esporádico para poder deshacerse de los pelos muertos.

No debemos olvidar hacerle revisiones veterinarias periódicas, para mantener su cartilla de vacunación al día y garantizar que las enfermedades más comunes en su raza (cataratas o problemas articulares) no perjudican su salud.

Quien conoce y convive con un staffordshire bull terrier no puede evitar enamorarse de estos pequeños pero robustos perros. Más allá de su aspecto imponente, guardan un corazón tierno y cariñoso.

Te puede gustar