¿Cuáles son los síntomas de leucemia en gatos?

30 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el veterinario Juan Pedro Vazquez Espeso
Los síntomas de la leucemia están relacionados con el tipo de virus y la presentación de la enfermedad. A pesar de ello, existen diversos signos comunes.

En cuestiones de enfermedades, es más lo que nos une que lo que nos separa a mascotas y humanos, pues son muchos los procesos patológicos que compartimos con varias especies de animales. Hoy os vamos a hablar de la leucemia en los gatos.

Esta enfermedad, propia del paciente felino, ocurre con frecuencia en animales callejeros o en condiciones de vida de semilibertad. ¿Conoces qué produce esta enfermedad? Hoy os traemos los signos y tratamientos de la leucemia felina.

Definición y etiología de la leucemia

La leucemia se considera una de las enfermedades víricas más frecuentes entre los gatos de todo el mundo, especialmente en aquellos de vida libre y que no cuentan con el adecuado manejo veterinario.

Está producida por un retrovirus ARN —que a su vez se divide en tres subgrupos distintos— con distintas prevalencias. Asimismo, cada uno de estos produce sobre el gato una sintomatología diferente. No tiene predilección por raza o sexo, aunque por sus hábitos deambulatorios callejeros, existe mayor presentación en los machos.

La transmisión del virus se realiza de forma horizontal directa, por inhalación o ingestión.

Presentación de la enfermedad

Como ya adelantamos, depende del subgrupo viral implicado en la infección, así como de las condiciones idiosincrásicas del animal, ya que pueden existir infecciones subclínicas.

En este sentido, la mayor parte de las infecciones, en torno al 70 %, cursan con procesos clínicos no neoplásicos, es decir, sin el desarrollo de tumores. Por el contrario, en torno al 30 % de las infecciones por el virus de la leucemia producen tumores en el paciente felino.

Un gato enfermo sobre un fondo blanco.

Enfermedad neoplásica

En la enfermedad neoplásica de la leucemia, suelen estar implicados los subtipos B del virus. Los gatos infectados por esta variedad vírica desarrollan un tipo concreto de tumor, el linfoma. El linfoma es un tumor maligno compuesto por linfocitos anormales en distintas etapas de maduración.

Esta formación puede afectar a varias localizaciones y su presentación más frecuente es en forma de linfoma mediastínico. Los síntomas del linfoma mediastínico suelen estar relacionados con la presión de la masa neoplásica en las estructuras adyacentes. El gato enfermo puede mostrar los siguientes signos:

  • Dificultad respiratoria, más o menos acentuada dependiendo del tamaño de la masa tumoral.
  • Disfagia, dificultad para ingerir alimentos o incluso líquidos. Se produce por la compresión del esófago.
  • Síndrome de Horner, por compresión de los nervios simpáticos. Este síndrome se relaciona con la presencia de alteraciones oculares, como contracciones de la pupila, caída del párpado o protrusión del tercer párpado.

El linfoma multicéntrico se considera la siguiente forma de presentación más habitual. Afecta a los nódulos linfáticos periféricos, hígado y bazo. Los síntomas son los relacionados con el órgano afectado, por lo que pueden ser variados. El más habitual es el aumento de tamaño de los ganglios linfáticos, que se hace especialmente evidente en la región mandibular.

Existe otra forma de presentación relacionada con la aparición de linfomas en el tejido intestinal, pero su relación con este virus todavía es controvertida y no se ha visto una implicación causal directa.

Leucemia no neoplásica

Estas infecciones suelen estar causadas por los subgrupos A del virus. En los animales afectados, podremos encontrar:

  • Anemia no regenerativa: se estima que en torno al 75 % de todos los gatos con anemia tienen asociada la presencia del virus de la leucemia. Los gatos afectados van a mostrar debilidad, cansancio y dificultad respiratoria, así como una evidente palidez de las mucosas.
  • Problemas inmunes: este virus también afecta a la serie celular blanca, es decir, a la encargada de las defensas. Por lo tanto, los gatos enfermos van a tener mayor predisposición a desarrollar infecciones de todo tipo, desde dermatitis hasta procesos respiratorios.
  • Aborto y problemas de reproducción: es muy frecuente el aborto y la infertilidad entre los gatos enfermos. Asimismo, las crías paridas por una hembra enferma van a encontrarse débiles, enfermizas y con una elevada tasa de mortalidad neonatal.
Un gato en el veterinario por leucemia felina.

Como habéis podido leer, la leucemia felina es una enfermedad que afecta con mucha frecuencia a los gatos. Por este motivo, resulta de especial interés incluir la vacuna frente a la enfermedad en los protocolos vacunales felinos, especialmente en aquellos con hábitos de vida libre. La vacuna supone una eficaz medida de control sobre la enfermedad.