Si no puedes adoptar, ¡aún puedes ayudar!

Virginia Duque Mirón · 26 julio, 2018
Y es que es posible hacer de casa de acogida durante un tiempo, ser voluntario en una protectora, hacer donaciones, unirse a grupos de rescate e incluso denunciar a los que abandonan

El abandono sigue siendo un mal muy extendido y, aunque nos encantaría llevarnos a casa a todos los animales que están en las calles, refugios o perreras, esto no es posible. Para algunos, ni siquiera es factible adoptar uno. Tranquilo, si no puedes adoptar, ¡aún puedes ayudar! ¿Te gustaría saber cómo? Pues de varias maneras que enumeramos a continuación.

Aunque no puedas adoptar, ¡aún puedes ayudar!

Ten en acogida

Quizá tus circunstancias no te permitan de manera permanente tener una mascota, pero sí es posible que puedas tener una por varios días, semanas o meses. La acogida es un método que se usa cuando los refugios están llenos y la opción que queda es trasladarlos a otros refugios, o sacrificarlos.

Para evitarlo, se permite que familias o personas que viven solas, que quieran y cumplan una serie de requisitos, se queden con estos animales durante un tiempo mientras aparece alguien que los adoptará de manera permanente.

Como es de esperar, si deseas participar tendrás que pasar por un examen exhaustivo que demuestre que eres responsable, que tienes un entorno en el que el animal podrá estar bien y que, por supuesto, no tienes ningún antecedente con maltrato o abandono animal.

El problema que podría surgir al participar de la acogida de animales es que te encariñes tanto con el animal que has acogido, que quieras quedarte con él.

Si tus circunstancias no te permiten hacer esto, lo mejor es que antes de apuntarte a este programa estés muy concienciado de que el animal se irá en cuanto encuentre a otra persona o familia que pueda tenerlo. Aunque si evalúas tus circunstancias, tú estarás el primero en la lista para adoptarlo.

Colaborar con un refugio de animales

Sé voluntario

En distintos refugios y centros de animales, así como en asociaciones que luchan contra el maltrato, se necesitan voluntarios que desempeñen distintas labores de trabajo. Quizá no puedas adoptar, pero sí que puedes ayudar de esta manera. Solo necesitan un poco de tiempo a la semana; este es flexible según lo que puedas ofrecer.

Aunque solo fuera una hora a la semana, tu aportación será valorada en gran estima e incluso puede que tu ejemplo motive a otros a hacerlo. Puedes ser voluntario también en eventos que se organizan para dar en adopción a las mascotas. A veces para rellenar papeles o para servir aperitivos.

Dona lo que puedas

Los refugios que velan por el bien de los animales necesitan ayuda para poder mantenerlos, como comida, medicinas, objetos para su comodidad, juguetes y dinero para visitas veterinarias. Aunque no puedas adoptar, ¡aún puedes ayudar!

Entérate de dónde hay algún refugio en la zona en la que vives y pregunta con qué cosas podrías colaborar. Quizá tengas más gatos y necesiten alimento para estos, o en ese momento hay muchos cachorros y necesiten comida especializada. Ellos te dirán en qué puedes aportar tu granito de arena.

No olvides a los grupos de rescate

Hay grupos sin ánimo de lucro que se encargan de recoger a las mascotas que encuentran abandonadas en la calle para llevarlos a un lugar seguro, aunque esto supone unos costes a los que a veces no llegan. Lo primero que requiere un animal que es rescatado es una revisión veterinaria, y ponerle el chip y las vacunas obligatorias si es que aún no las tiene.

Grupos de rescate animal

Luego hay que alimentarlo y tratarlo con medicinas si fuera necesario hasta que encuentre una familia que lo adopte. En todo esto también puedes ayudar, bien sea con tus aportaciones económicas, con tu trabajo o con alimentos y otros enseres.

Denuncia

Ante cualquier signo de abandono o maltrato animal que veas, por mínimo que parezca, ¡no te calles! Denuncia, porque si todos lo hiciéramos lo más probable es que las tasas de abandono fueran mucho más bajas.

Ya ves que si amas a los animales, incluso si no puedes adoptar, ¡aún puedes ayudar! Toma nota de estos consejos, y ponte en marcha para luchar contra el abandono y el maltrato animal.