Shikoku: valiente y divertido

Laura Huelin · 28 enero, 2018
Este can, a pesar de ser alegre, también muestra un carácter fuerte y decidido, por lo que hay que adiestrarlo mediante el refuerzo positivo; llegó a Japón hace 3 000 años, y desde entonces se empleó para la caza del jabalí

El shikoku es una raza procedente de Japón. De hecho, adquiere su nombre de la región de la que proviene. Esta raza es más grande que otras japonesas más conocidas y tiene un patrón de color único en las razas asiáticas.

Historia del shikoku

El shikoku es una raza con mucha historia en Japón. Se cree que llegaron a la isla nipona hace unos 3 000 años, problablemente desde China; sus orígenes son tan antiguos que solo se puede especular con una fecha aproximada.

Durante mucho tiempo existieron tres variedades de esta raza, pero la que se mantuvo más pura fue la que estaba viviendo dentro de la isla de Shikoku debido a la incomunicación existente. Esa es la línea que sobrevive hoy en día.

El shikoku es un perro muy ágil y valiente que se ha empleado en la caza del jabalí casi desde su origen. Hoy en día, además, son utilizados como animales de compañía y guardianes.

Características del shikoku

A rasgos generales, el shikoku es un perro de tamaño mediano, con un cuerpo bien proporcionado, musculado y compacto. Su aspecto recuerda al del shiba inu, pero de mayor tamaño.

Shikoku: características

En cuanto a la cabeza, tiene el morro afilado y ligeramente más corto que el cráneo. Sus orejas son de inserción alta, triangulares y las lleva erguidas. Sus orejas tienen un poco menos de movilidad que las de otras razas de perros y suele llevarlas enfocadas hacia adelante.

Como todos los perros tipo spitz, la cola es de inserción alta y la lleva enroscada sobre la espalda. Esta es gruesa y tiene el pelo un poco más largo que en el resto del cuerpo.

El pelaje del shikoku es doble: la capa externa es áspera y recta mientras que la interior es más corta y suave. A los perros con este tipo de pelaje no debe cortársele el pelo, ya que esta doble capa les protege tanto del frío como del calor.

En cuanto a color, esta raza de perro aparece en tres variaciones de sesam, la mezcla típica de razas japonesas como el shiba inu o el akita inu: el sesam habitual con una proporción equilibrada entre pelos blancos y negros; el sesam negro, con más pelos negros que blancos, y el sesam rojo, con la inclusión de pelos rojizos entre el blanco y el negro.

Comportamiento del shikoku

Se ha empleado desde hace muchas generaciones al shikoku como perro cazador de jabalíes: es un perro ágil y valiente. También tiene una gran energía mental y física que le gusta descargar jugando o explorando su entorno. Un shikoku aburrido podría convertirse en un animal destructivo; sin embargo, es un gran compañero de juegos.

Shikoku: comportamiento

Como muchas otras razas asiáticas, tiene un carácter fuerte y decidido. Por esto, es imprescindible enseñarle a estos canes mediante la educación en positivo. No son perros que puedan aprender mediante los castigos o la fuerza: al contrario, colaborando son muy inteligentes y les encanta aprender.

En la caza son animales enérgicos y perseverantes. Este temperamento persiste cuando son animales caseros, donde además se muestran alegres y divertidos. A primera vista pueden no parecer los perros más cariñosos, pero si encuentran una familia que les respete serán tremendamente fieles.

Cuidados del shikoku

El shikoku no tiene muchas enfermedades hereditarias que debieran preocupar a su familia. A pesar de eso, parece que tienen cierta tendencia a padecer problemas oculares como la atrofia de retina o el hipotiroidismo.

A pesar de esto, deben seguirse las indicaciones del veterinario en cuando a las revisiones periódicas y la prevención de otras enfermedades, como la displasia de codo. Tampoco debes olvidarte de seguir con los calendarios de vacunación y desparasitación.

Problemas veterinarios más comunes

Debido a que es un animal con tanta energía y con tradición cinegética, es importante recordar que después de cada salida al monte es necesario hacer una revisión completa del cuerpo del perro. Entre las almohadillas o en las orejas podrían haberse clavado espigas.

En animales que pasean por el campo es especialmente necesaria una buena desparasitación, ya que las pulgas y las garrapatas pueden ser portadoras de enfermedades graves. Estas podrían esconderse entre el pelo o en cualquier lugar del cuerpo del perro.

No olvidar que debido a su tipo de pelaje, es necesario hacer por lo menos un buen cepillado semanal para retirar el pelo muerto. En verano no se les debe cortar, ya que su capa interna de pelos más cortos y densos les protege del calor.

El shikoku puede recordarnos a otras razas de perros japonesas y aunque comparte su carácter distintivo, tiene un físico único. Respeta a tu shikoku, enséñale mediante un enfoque positivo y ofrécele recompensas por su buen comportamiento; tendrás un amigo fiel y protector para siempre.