Seborrea canina: causas, tratamiento y recomendaciones

La seborrea canina es una patología que necesita de un diagnóstico preciso para poder ser controlada de manera adecuada. Por esta razón es tan importante que se acuda al veterinario a revisión.
Seborrea canina: causas, tratamiento y recomendaciones
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 12 octubre, 2022

Al igual que los humanos, los perros también son susceptibles de padecer varios tipos de padecimientos dermatológicos. Estos pueden ser desde simples irritaciones leves, hasta algunos más complejos, como la seborrea canina. Si bien es cierto que la mayoría son tratables y fáciles de controlar, el problema recae en la identificación de la patología, pues el pelaje no siempre facilita su visibilidad.

En específico, la seborrea canina es una dermatopatía con diferentes grados de afectación. Debido a ello, es posible que sus primeros síntomas sean pasados por alto y se agrave lo suficiente hasta afectar la calidad de vida de la mascota. Sigue leyendo este espacio y conoce más acerca de esta patología.

¿Qué es la seborrea canina?

La seborrea canina es una enfermedad que ocasiona problemas en el proceso de la queratinización normal de la piel. Esta complicación puede o no afectar las glándulas sebáceas, por lo que los signos clínicos podrían diferir en cada caso. Según el nivel de afectación que presente el manto de la mascota, es posible clasificar la seborrea de la siguiente forma:

  • Seborrea seca: se caracteriza por la presencia de escamas blanquecinas similares a la caspa, las cuales son producto de descamación anormal de la mascota.
  • Seborrea grasa: ocasionada por una sobreproducción de grasa en la piel del can, lo que genera un aspecto grasiento en el pelaje e incluso mal olor.
  • Dermatitis seborreica: es ocasionada por una inflamación en la piel que afecta el proceso de queratinización. Por lo tanto, es posible que aparezcan escamas o que el manto produzca grasa en exceso. Este tipo de problemas suele ser originado por una infección bacteriana o fúngica, como la de Malassezia.
Un perro se muerde la pata.

¿Qué es la queratinización de la piel?

La queratinización es un proceso fisiológico normal que produce la capa más externa (capa córnea) de la epidermis, cuya función principal es proteger y fungir como barrera. Conforme las células mueren, se desprenden de la piel en forma de escamas, lo cual es conocido como descamación.

A pesar de que el objetivo de este mecanismo es formar una capa dura y protectora en el manto, también se necesitan ciertas proteínas y grasas. Por esta razón, algunas glándulas sebáceas están implicadas en dicho proceso, lo que explica por qué son afectadas en problemas dermatológicos como la seborrea.

¿Por qué aparece la seborrea?

La seborrea canina suele estar ligada a varios tipos de patologías, no solo a aquellas que afectan la dermis. No obstante, existen casos en los que podría tener un origen desconocido (idiopáticos). Por ello, se reconocen dos tipos de seborrea según el agente causal que lo provoque:

  • Seborrea primaria: se le denomina primaria cuando el origen de la seborrea es hereditario o por problemas idiopáticos.
  • Seborrea secundaria: es secundaria cuando la seborrea es provocada por otro padecimiento, como por ejemplo los parásitos, los problemas hormonales, la diabetes, las alergias, las infecciones o las deficiencias inmunitarias.

Síntomas de la seborrea canina

A pesar de que se hace una distinción entre seborrea oleosa (grasa) o seborrea seca, la mayoría de los casos presentan una combinación de ambas. Esto significa que los síntomas se comparten. Algunos de los más frecuentes son:

  • Descamación (caspa).
  • Piel y pelaje grasoso.
  • Escozor.
  • Pérdida de pelo.
  • Presencia de heridas o costras.
  • Pérdida de brillo en el manto.
  • Inflamación o enrojecimiento.

Cabe resaltar que los síntomas anteriores no son únicos de la seborrea canina, sino que también se comparten con otros problemas dermatológicos. Por ello, siempre es mejor evitar el autodiagnóstico y acudir con un profesional que revise a profundidad el caso.

Diagnóstico

El diagnóstico de la seborrea canina es relativamente sencillo, ya que consiste en un análisis físico profundo y en el descarte de otras patologías. De manera adicional, es posible que el veterinario recomiende realizar raspados cutáneos. Si a pesar de lo anterior no se consigue llegar a un diagnóstico preciso, podría ser necesario una biopsia de piel o pruebas clínicas adicionales.

Un perro con la cola dañada por exceso de seborrea.

Tratamiento de la seborrea en el perro

Debido a que existen muchos agentes causales, el tratamiento de la seborrea canina depende mucho del diagnóstico. Si el problema es causado por alguna patología primaria, el proceso a seguir es controlar y tratar dicha enfermedad. Al mismo tiempo, el veterinario podría recomendar lo siguiente:

  • Tratamiento seborrea seca: bañar al can varias veces a la semana (según el caso) durante 2 o 3 semanas. Para ello, se utilizan champús humectantes, hipoalergénicos, antimicóticos o con productos como clorhexidina, los cuales ayudarán a restablecer la salud de la piel.
  • Tratamiento seborrea oleosa (grasa): se suelen emplear champús con base de azufre, alquitrán o en casos más graves con sulfuro de selenio o peróxido de benzoilo. Además, debido al exceso de grasa, los canes que padecen esta seborrea son más susceptibles a las infecciones bacterianas o fúngicas, por lo que se tiende a recetar fármacos antibacterianos y antifúngicos.

En el caso de la seborrea primaria o idiopática, es probable que se necesiten seguir estas u otras recomendaciones de por vida. Esto debido a que la patología no cederá y la sintomatología continuará su curso sin mucha alteración. Claro está, todos los tratamientos deben adecuarse a cada individuo y solo el veterinario está capacitado para modificarlo.

Pronóstico

Si la seborrea secundaria es diagnosticada de manera eficiente, el cuadro clínico de la mascota debería ceder después de 30 o 60 días. Sin embargo, todo depende de la velocidad con la que se controle la patología primaria que causa este problema dermatológico.

Por el contrario, si el diagnóstico es una seborrea canina primaria, el perro deberá continuar con las recomendaciones del veterinario hasta paliar los síntomas. Asimismo, es posible que se aconseje un cambio de dieta que aporte más vitaminas, minerales y ácidos grasos.

Aunque el perro tendrá que lidiar con este problema de manera crónica, en la mayoría de los casos es fácil controlar los síntomas y no afecta mucho a su calidad de vida. No obstante, es crucial que un especialista se mantenga atento de su salud para evitar que tenga más complicaciones.

La seborrea canina no es una patología grave que ponga en riesgo inminente a la mascota, siempre y cuando se atienda a la brevedad. Por ello, si detectas cualquier signo de alerta en la piel de tu perro, lo mejor será que consultes con tu veterinario para que descarte otras enfermedades peligrosas. Recuerda que la salud de tu can depende por completo de ti, así que no escatimes en gastos y dale la atención que se merece.

Te podría interesar...
Enfermedades más comunes en perros bóxer
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Enfermedades más comunes en perros bóxer

Es importante conocer las enfermedades más comunes en perros bóxer, pues muchas están ligadas a su genética y el tratamiento es paliativo.



  • Saballos Espinal, X. F., & Zamora López, O. E. (2012). Determinación de principales dermatopatias de los caninos en el sector de Fundeci-El Calvarito de la ciudad de León, en el periodo de agosto a octubre del año 2011 (Doctoral dissertation).
  • Tonelli, M. E. A. (2020). 5. SÍNDROME SEBORREICO CANINO. Clínica médica de animales pequeños I, 135.
  • Vasquez, H. N., & Ulloque, S. (2017). Síndrome seborreico seco de origen secundario en caninos. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 18(12), 1-7.
  • Harvey, R. & Mckeever, P. (2004). Manual ilustrado de enfermedades de la piel en perro y gato. GRASS editions.
  • Nuttall, T., McKeever, P., & Harvey, R. (2009). A Colour Handbook of Skin Diseases of the Dog and Cat UK Version. CRC Press.