¿Se parecen los perros a sus amos?

Yamila · 18 septiembre, 2018
Quizás por la elección por parte del dueño en busca de un carácter o nivel de actividad parecido, o por la capacidad de adaptación o de 'imitación' de los canes hacia sus propietarios, se dice aquello de que se parecen los perros a sus amos

Quizás hayas visto por la calle a una persona caminando con su mascota y has pensado: “¡Son idénticos!” Su manera de caminar, su estilo y hasta su fisonomía parecían una fiel copia. ¿Es verdad que se parecen los perros a sus amos? En este artículo te lo contamos.

Los amos se parecen a sus perros

Algunos tienen un andar más bien tranquilo, otros parecen un ‘torbellino’… están los que duermen mucho y los que aman hacer ejercicio. ¿Nos referimos a los perros o a los dueños? ¡A ambos!

Aquellos que poseen una mascota en casa saben que hay muchas costumbres o detalles de la personalidad del animal que parece nos ha copiado.

“Le encanta echarse al sol por las tardes”, “es miedosa con los truenos”, “se pone algo tímido con los desconocidos” o “no para quieto un segundo”. Son afirmaciones que hacemos sobre nuestros perros y que también pueden definirnos a nosotros mismos.

Las personas que convivimos con animales podemos afirmar que es cierta la hipótesis de que se parecen los perros a sus amos. ¡Porque son iguales a nosotros! Nuestros compañeros de cuatro patas pueden ser sedentarios o activos, dormilones o enérgicos, tímidos o atrevidos, glotones o cuidadosos con la comida.

Parecido entre perros y sus dueños

Pero, ¿qué explicación tenemos de todo esto? Una teoría afirma que las personas escogemos a nuestras mascotas por afinidad, de manera instintiva. Por eso, al lado de un dueño nervioso hay un perro inquieto, o al lado de un amo tranquilo hay un can relajado.

Por supuesto que eso no lo sabemos cuando decidimos adoptar a nuestro nuevo mejor amigo, aunque podría decirse que existen ciertas ‘tendencias’ en cuanto a elecciones. Por ejemplo, si somos algo sedentarios y nos encanta el agua, es probable que elijamos un labrador retriever, o que si somos de hacer mucho ejercicio y estamos siempre activos busquemos como compañía a un dálmata o a un jack russell.

Esto mismo sucede cuando elegimos pareja, ya que es más probable que nos atraiga alguien que tenga una personalidad similar a la nuestra o que le gusten las mismas cosas. Quizás por eso se diga que nuestro perro se parece a nosotros en alguna cuestión ‘estética’ o externa: corte o largo del pelo, tamaño del hocico o rostro, etc.

Se parecen los perros a sus amos

Otra teoría afirma que en realidad no es que el dueño elija un perro ‘afín’, sino que el can tiene la capacidad de imitar a quienes le rodean, y de manera más precisa a quien considera su ‘líder’ o alfa.

Parecido entre perros y amos

La adaptación al entorno es muy importante si quiere sobrevivir. Por ello, el perro ‘se parece’ a quien le da de comer y le ofrece refugio. No podemos dejar de lado que los canes consideran ser nuestros iguales, sin separación de especies. Por ello, buscan imitarnos y tomarnos como guía.

¿Qué sucede entonces con los perros que han sido primero criados por una familia y luego por otra? Probablemente tengan la capacidad para cambiar sus hábitos y su personalidad basándose en las características de sus dueños actuales, aunque quizás guarden en su memoria algunos vestigios de su pasado.

Por otra parte, una cuestión fundamental a tener en cuenta son los hábitos de la familia o del dueño en particular. Por ejemplo, si somos muy activos y llevamos a nuestra mascota de paseo todos los días, es probable que aunque su raza sea más sedentaria termine ‘acoplándose’ a las actividades del amo.

Por último, cabe destacar que los perros no son los únicos animales capaces de emular las actitudes humanas. Los delfines, las ballenas y los simios parecen acoplarse a las personas, pero eso no sucede, por ejemplo, con los gatos, pese a compartir techo con nosotros.

Elgier, Á. M., Fosacheca, S. E., Mustaca, A. E., & Bentosela, M. (2008). La relación entre los perros domésticos (canis familiaris) y sus dueños; efectos sobre el aprendizaje de una tarea comunicativa. In XV Jornadas de Investigación y Cuarto Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur.