¡Salva a tu perro! No sueltes la correa

Mariela Ibarra Piedrahita · 2 enero, 2015

Un error garrafal cuando se está educando un perro es creer que él tiene la suficiente autodeterminación para permanecer a tu lado mientras lo paseas por la calle. Los perros son depredadores y su instinto es algo que no podrás obviar, ni siquiera en los perros mejor educados, por eso es mejor que escuches nuestros consejos y no sueltes la correa.

La correa te da control

perro con correa 2

Los perros son depredadores y correrán tras una presa a la menor oportunidad, esto es más fácil de manejar con perros que han recibido adiestramiento, sin embargo, no es una garantía. En la calle los animales tienen muchos estímulos ante los que pueden reaccionar de una forma inadecuada y si lo llevas sin correa no tendrás manera de controlarlo, o por lo menos no en la inmediatez que la situación amerita. Veamos algunos de estos estímulos:

  • Otros animales: Uno de los principales motivos de pérdida de mascotas es que, al llevarlos de paseo, corrieron detrás de otro animal y el dueño no pudo alcanzarlo. Esto también provoca casi la totalidad de las peleas entre mascotas, que son también causas de disputas entre vecinos.
  • Personas: Se ha reportado un importante número de ataques a personas, en especial a niños, por parte de perros que estaban en la calle sin supervisión, sobre todo aquellos que no se encuentran bien socializados. Generalmente los niños son más invasivos y no tienen tanta experiencia analizando el lenguaje corporal del perro. Un incidente de este tipo puede traerte muchísimos problemas legales y la muerte de tu mascota.
  • Bicicletas, motos y autos: Los vehículos son una gran tentación para los perros, y esto es algo que se acrecienta según la raza. Por ejemplo una causa común de muerte en perros pastores (Boder Collies, Pastor Alemán, Pastor Ovejero) es por atropellamiento, los canes que han sido domesticados para el pastoreo tienen un fuerte instinto de perseguir cosas y en las ciudades perseguirán autos, siendo esto una actividad muy peligrosa para ellos.
  • Ruido: Hay perros muy nerviosos, y con una capacidad auditiva mucho más desarrollada que la nuestra, es normal que los perros reaccionen mal ante este estímulo. El claxon de los vehículos, los camiones, los gritos o la pirotecnia son cosas que puede asustarlos y hacer que se echen a correr.

Algunos consejos

perro corriendo

Como ves es mucho lo que te puedes evitar siendo responsable y teniendo el control de tu mascota en todo momento a través de la correa. Además un aspecto que debes tener en cuenta es el legal. Las legislaciones de los países son muy variantes en este aspecto y si bien hay unas que son más flexibles, existen en la mayoría apartados dedicados a la tenencia responsable de mascotas, que varían desde simples normas de convivencia, hasta códigos que regulan los aspectos de calidad de vida que deben tener los animales.

Uno de los elementos sobre los que se lleva más control es precisamente el uso de la correa y, dependiendo de la raza, el bozal. Básicamente lo que se pretende a través de esta normatividad es evitar muchos de los conflictos que se derivan de tener perros sueltos.

Si en definitiva deseas ver tu perro correr libre, y es que eso no está mal, busca una gran zona verde, no un parque pequeño, sino de preferencia uno que esté cerrado para que no tenga donde escapar  que sea muy grande, existen lugares, en especial en las ciudades densamente pobladas, que cumplen con estas características, eso sí, primero asegúrate de que tu perro esté bien socializado, no corras el riesgo de tener sin correa un perro con problemas de agresividad.

Ten en cuenta además que durante los paseos el centro de atención de tu mascota debes ser tú. Lleva una pelota o algún juguete y snacks, de esta forma podrás jugar con él manteniéndolo enfocado en ti, es decir, si está concentrado no tendrá la tentación de salir corriendo detrás de algo o alguien.

También debes acostumbrarlo a que camine contigo sin que tire de la cuerda, este simple ejercicio le reducirá los niveles de ansiedad y el impulso de salir corriendo detrás de lo primero que vea moverse. Recuerda que tu perro necesita entrenamiento, un perro que responda a tus ordenes te facilitará muchísimo las cosas durante los paseos.