Salud de la nariz del perro según los veterinarios

19 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
La nariz del perro es la puerta de entrada de gran parte de la información que recibe un perro, además de la vía principal de muchas enfermedades

La nariz canina es un superórgano capaz de oler 100 000 veces mejor que el ser humano. A través de ella, el perro conoce y entiende el mundo que lo rodea. Es capaz de detectar cientos de sustancias distintas pero, además, también descubre las emociones de los miembros de su familia. Por ello, la salud de la nariz del perro es primordial para que su estado general, tanto físico como psicológico, se mantenga en buena forma y estable.

En este artículo descubriremos algunas de las enfermedades que pueden deteriorar la salud de la nariz del perro, así como otras curiosidades. Recuerda que, ante cualquier cambio en el estado de tu mascota, debes acudir a un profesional que lo valore y aplique el mejor tratamiento.

La microbiota que vive en la nariz del perro

Al igual que los intestinos albergan una amplia variedad de bacterias cuyo equilibrio hace que nuestra mascota esté sana, parece ser que en las vías respiratorias ocurre lo mismo. 

No son muchos los estudios veterinarios centrados en este tema, pero aquellos que lo hacen han descubierto que en perros sanos existen algunos tipos bacterianos alojados tanto en las vías respiratorias altas como en las bajas. Estas bacterias viven aquí gracias a que no necesitan muchos nutrientes para sobrevivir.

Hocico del perro

Neoplasia nasal canina

La neoplasia nasal canina es una enfermedad poco común que suele darse en perros con hocicos largos. Son tumores, en su mayoría malignos, que afectan a la salud de la nariz del perro. El tutor del can puede comenzar a percibir esta dolencia en su mascota por la aparición de epistaxis –sangrado nasal– en uno solo de los orificios. Otros síntomas que presenta la enfermedad son:

  • Dificultad respiratoria.
  • Estornudos.
  • Secreción nasal.
  • Aparición de masas o bultos de distintas formas y tamaños.

Por otro lado, la microbiota nasal cambia en perros enfermos y aparecen infecciones secundarias que mejoran con la aplicación de antibióticos.

Rinitis crónica canina

La rinitis crónica es una dolencia inmunomediada que provoca un exceso de secreción y una inflamación generalizada de la cavidad nasal, lo que desemboca en síntomas tales como epistaxis, tos, secreción nasal y estertores o silbidos que provoca el paso del aire por conductos atascados.

El cuadro clínico de la rinitis crónica no parece mejorar con el uso de antibióticos, corticoides o antiinflamatorios. Por ello, esta enfermedad continúa en estudio.

Morro del perro

Otras enfermedades que deterioran la salud de la nariz del perro

La nariz de los perros concluye en un órgano llamado trufa, que es la zona más externa. Esta posee miles de terminaciones nerviosas, además de otros elementos que le permiten llevar a cabo su función.

Cuando la piel de la trufa se ve alterada puede ser señal de que algo no va bien en el perro. Esta siempre debe ser suave y húmeda, ya que el can se encarga de humedecerla con su lengua.

En el momento que aparecen grietas o heridas en la trufa, puede ser consecuencia de otras enfermedades distintas a las nombradas anteriormente, como son la parvovirosis, leishmaniosis o infecciones fúngicas.

Por otro lado, al ser piel y estar expuesta a las inclemencias del tiempo, la trufa puede sufrir daños. El sol puede provocar quemaduras graves si el animal pasa demasiado tiempo expuesto, además de poder desarrollar un carcinoma.

Si quieres mantener la salud de la nariz de tu perro, es importante que lo mantengas alejado de ciertos productos:

  • Tabaco.
  • Químicos de limpieza.
  • Veneno.
  • Azufre.
  • Climas extremos.
  • Ambientes sucios.
  • Clapper, W. E., & Meade, G. H. (1963). Normal flora of the nose, throat, and lower intestine of dogs. Journal of bacteriology, 85(3), 643-648.
  • Codner, E. C., Lurus, A. G., Miller, J. B., Gavin, P. R., Gallina, A., & Barbee, D. D. (1993). Comparison of computed tomography with radiography as a noninvasive diagnostic technique for chronic nasal disease in dogs. Journal of the American Veterinary Medical Association, 202(7), 1106-1110.
  • Gerde, P., & Dahl, A. R. (1991). A model for the uptake of inhaled vapors in the nose of the dog during cyclic breathing. Toxicology and applied pharmacology, 109(2), 276-288. 
  • Lefebvre, J., Kuehn, N. F., & Wortinger, A. (2005). Computed tomography as an aid in the diagnosis of chronic nasal disease in dogs. Journal of small animal practice, 46(6), 280-285.
  • Torres, G., & Rodríguez, S. (2008). Neoplasias de cavidad nasal y senos paranasales en caninos. Cultura Científica, (6), 56-61.
  • Tress, B., Dorn, E. S., Suchodolski, J. S., Nisar, T., Ravindran, P., Weber, K., ... & Schulz, B. S. (2017). Bacterial microbiome of the nose of healthy dogs and dogs with nasal disease. PloS one, 12(5), e0176736.
  • Windsor, R. C., & Johnson, L. R. (2006). Canine chronic inflammatory rhinitis. Clinical techniques in small animal practice21(2), 76-81.