Salamandra rabilarga: hábitat y características

Con una cola más larga que el resto de su cuerpo y un particular color negro, la salamandra rabilarga destaca entre otras especies. ¿Quieres conocerla?
Salamandra rabilarga: hábitat y características
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 09 noviembre, 2021

La salamandra rabilarga (Chioglossa lusitanica) es un anfibio urodelo de la familia Salamandridae endémico del noroeste de la península ibérica (España y Portugal). Este animal cubre un territorio bastante delimitado, partiendo de algunas comunidades españolas y llegando hasta el río Tajo en la región portuguesa.

Dicha especie debe su nombre a su característica cola, que es más grande que la de otras salamandras en cuanto a la proporción de su cuerpo. Sin embargo, este es solo uno de los aspectos por los que este anfibio destaca entre otras especies de su familia. A continuación conocerás los datos más importantes de la salamandra rabilarga.

Hábitat de la salamandra rabilarga

La salamandra rabilarga es una especie endémica de la península ibérica, específicamente del noroeste, limitando con Asturias, llegando a Cantabria cerca de Panesel y extendiéndose hasta el centro de Portugal en Serra da Estrela. Su hábitat no supera los 1000 metros sobre el nivel del mar y como muchas salamandras debe estar cerca del agua para sobrevivir.

Es un animal semiterrestre que prefiere los arroyos de corrientes de agua fría con vegetación densa, entre la que se mueve durante la noche. Se le halla debajo de las piedras, entre la hojarasca o el musgo y cerca de ríos o arroyos con aguas limpias. S e traslada rápidamente en la tierra de los bosques montañosos en los que habita.

Uno de los tipos de salamandras.

Características físicas

La salamandra rabilarga es un animal esbelto de cuerpo muy alargado y cuenta con extremidades anteriores y posteriores cortas (con 4 y 5 dedos respectivamente). Por lo general, mide de 13 a 16 centímetros y pesa entre 1,3 y 3,3 gramos. Cuando su cola no está regenerada puede alcanzar longitudes que duplican su cabeza y su cuerpo juntos.

Estos anfibios presentan un claro dimorfismo sexual en cuanto al tamaño, ya que la hembra es más grande y pesada que el macho. Su piel en general es lisa y su dorso es de color negruzco con rayas irregulares doradas que se unen en la base de la cola. El tono de su vientre suele ser más claro y en ocasiones las rayas o bandas se convierten en puntos y manchas.

Comportamiento de la salamandra rabilarga

Como la mayoría de los anfibios urodelos, las salamandras rabilargas son predominantemente nocturnas y crepusculares (aunque los ejemplares jóvenes pueden tener alguna actividad diurna). Por otro lado, en cautiverio los adultos se animan a salir algo más durante el día, pues se encuentran en un entorno más seguro y sin depredadores.

Este anfibio requiere temperaturas moderadas para sobrevivir, ya que un clima con máximas superiores a los 28 °C es letal para él. Las larvas de la salamandra rabilarga no soportan temperaturas por encima de los 25 °C, pero viven sin problemas en aguas a unos 20 °C.

En raras ocasiones, es posible apreciar a las salamandras rabilargas a menos de 25 metros del curso del agua durante el invierno. Por otra parte, esta distancia se reduce a 15 metros durante el verano y pueden migrar hacia lugares concretos de estivación en épocas de sequía.

Alimentación de la salamandra rabilarga

Este anfibio se alimenta de pequeños artrópodos que captura con su lengua protráctil, la cual se mueve rápidamente. Según portales profesionales, las víctimas de la salamandra suelen ser en su mayoría arañas, coleópteros y dípteros adultos. También caza larvas de dípteros, colémbolos, hormigas, ácaros y ciempiés que no superan los 4 milímetros de longitud.

Curiosamente, la alimentación de esta especie varía según su época reproductiva, pues la captura de presas disminuye drásticamente en el macho y en menor medida en la hembra en la temporada de celo. Por otro lado, en cautiverio la salamandra rabilarga puede disparar su lengua hacia otros ejemplares para alejarlos de su alimento.

Reproducción de la salamandra rabilarga

La salamandra rabilarga suele reunirse en fuentes subterráneas o estructuras rocosas verticales que tengan una alta humedad para reproducirse y poner sus huevos. Probablemente la especie busca estos lugares porque hay abundancia de agua y una temperatura estable entre los 12 y los 14 °C.

Durante el celo el macho adopta una postura erguida con sus extremidades anteriores y sigue a la hembra hasta agarrarla en una posición denominada amplexo. El apareamiento dura unos 20 minutos, en los que el macho realiza diferentes movimientos para rozar con sus partes dorsales las secciones ventrales de la hembra.

En ocasiones se puede apreciar a 2 machos acoplados con una hembra y en vez de tomarla por las extremidades anteriores la sujetan con las extremidades posteriores. Sea como fuere, durante el amplexo el macho deposita el espermatóforo en la cloaca de la hembra para fecundar los futuros huevos.

La época reproductiva varía según la distribución de la salamandra rabilarga, pues en el noreste de Portugal ocurre entre agosto y diciembre. Por otro lado, en las provincias de Pontevedra y De la Peña (España) la reproducción se desarrolla de junio a noviembre y en La Coruña entre mayo y junio.

El número de huevos depositados por las hembras grávidas oscila entre 9 y 34, con una media de 18. Estos son esféricos y de color blanco, con un diámetro de 8 a 11 milímetros. Sin embargo, esta medida tan grande es atribuida generalmente a la membrana que cubre el huevo, cuyo tamaño real es de 3 a 4 milímetros.

Metamorfosis de la salamandra rabilarga

Las larvas de la salamandra rabilarga nacen a las 6 o 9 semanas tras el amplexo y miden aproximadamente de 4 a 5 centímetros. Sin embargo, en ocasiones pueden llegar a medir 7 centímetros y durante su fase embrionaria tienen un tono blanquecino. Son totalmente acuáticas, aunque presentan unas branquias poco desarrolladas en comparación con otros urodelos.

Mientras avanza su crecimiento, estas larvas empiezan a mostrar la pigmentación de los adultos.

Las extremidades de las larvas están bien desarrolladas al momento de su eclosión. Su cola es aplanada en la parte lateral y tienen una cresta baja con un extremo redondo. Por lo general, el peso de las larvas es de 0,07 a 0,45 gramos. Tras 1 año de vida (o un poco más) realizan la metamorfosis y salen a tierra.

Estado de conservación

La salamandra rabilarga es una especie protegida por el Convenio de Berna y según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por su sigla en inglés) su estado de conservación es “Vulnerable (VU)”. Las mayores amenazas a las que se enfrenta este anfibio son la contaminación de los arroyos (por el vertido de productos agroquímicos) y el cambio climático.

Asimismo, la pérdida progresiva del hábitat boscoso cercano a dichas fuentes hídricas afecta a su supervivencia. Aunque esta especie prefiere las zonas húmedas del bosque caducifolio, también tiene presencia en plantaciones de eucaliptos que pueden verse afectadas por incendios forestales.

Una salamandra rabilarga.

Como pudiste apreciar, la salamandra rabilarga es un anfibio particular con una distribución muy limitada y sus amenazas son latentes debido al calentamiento global y la contaminación hídrica por parte del hombre. Es necesario proteger los ecosistemas de la península ibérica para evitar su desaparición.

Te podría interesar...
Salamandra tigre: cuidados en cautiverio y consideraciones legales
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Salamandra tigre: cuidados en cautiverio y consideraciones legales

La salamandra tigre requiere un ambiente muy húmedo y templado para desarrollarse correctamente. Es un animal voraz y pacífico.



  • Vences, M. (2015). Salamandra rabilarga - Chioglossa lusitanica. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Martínez-Solano, I. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. Recogido el 6 de noviembre de 2021 de: http://www.vertebradosibericos.org/
  • Arntzen, J., Bosch, J., Denoel, M., Tejedo, M., Edgar, P., Lizana, M., Martinez Solano, I., Salvador, A., García París, M., Recuero Gil, E., Sá-Sousa, P. & Márquez, R. 2009. Chioglossa lusitanica (errata version published in 2016). The IUCN Red List of Threatened Species 2009: e.T4657A86596175. Recogido el 6 de noviembre de 2021 de: https://www.iucnredlist.org/species/4657/86596175