El ritual del aseo de los gatos

Luis Francisco 17 febrero, 2016

Fieles a su condición misteriosa y calculadora, la limpieza y aseo de los gatos cuenta con un orden que ellos suelen cumplir invariablemente, por lo que una vez que conoces todo el proceso, se hace fácil saber lo que hará cuando notes cual parte de su cuerpo está lamiendo.

Si alguna vez te has preguntado cual es dicho orden, aquí te lo daremos a conocer este y otros detalles curiosos del aseo de los gatos, esos animales adorables y peculiares.

El aseo de los gatos es muy ordenado

gato lame

En primer lugar, el felino comienza por las patitas delanteras, las cuales empieza a lamer por varios minutos hasta que estas estén en la condición apta, por lo que suele ser una creencia popular que si deseas que tu minino nunca se escape debes mojar dicha parte de su cuerpo con aceite.

Una vez que hayan terminado con sus patas delanteras, proceden a limpiar sus flancos, los cuales están ubicados un poco más arriba de sus ingles, en la parte lateral que está por debajo del abdomen. Así sigue el aseo de los gatos.

El tercer lugar es su cola, la cual lamen con mucho cuidado dada sus condiciones y características, por lo que no solamente es normal que se tomen su tiempo en esta parte, sino también que la posición que adopten para hacerlo sea un poco más incómoda que con el resto de su cuerpo.

Luego de que termina con su cola, el felino limpia sus patas traseras, cuya limpieza para ellos es fundamental, ya que estas partes son las extremidades que actúan como piedra angular de su agilidad, puesto que con ellas estos animales pueden saltar y trasladarse rápidamente de un lugar a otro.

El último lugar que suelen asear los gatos es su rostro, en el que se toman más tiempo que cualquier otra parte, no solamente por la dificultad que representa limpiarlo de la manera adecuada, sino también porque al no poder hacerlo con su lengua lo hacen con su patita, lamiéndola primero para luego frotarla en su carita.

¿Por qué los gatos se asean tanto?

Naturalmente este es una interrogante que muchas personas tienen, ya que pocos animales ven el aseo de una forma tan peculiar y rigurosa como los gatos, los cuales hacen entender que no soportan tener una parte de su cuerpo sucia.

La razón por la cual los felinos se asean tanto no es únicamente por cuestiones de higiene, aún cuando puedas verlos hasta un tercio de su tiempo diario limpiando cada parte de su cuerpo.

Sucede que cuando hacen esto, ellos mantienen su piel y su pelaje en muy buenas condiciones, volviéndolos brillantes, suaves e impermeables gracias a las glándulas cutáneas que segregan a través de la grasa que extienden a través de su lengua.

Por otro lado, lamerse representa un sabroso masaje anti estrés que les ayuda a mantener un equilibrio mental y emocional que los ayude a poder hacer sus cotidianeidades sin ningún tipo de inconvenientes, ya que cuando un gato está deprimido, esto es algo que puede ocasionarle numerosos daños a su salud.

De igual forma,  y esto es algo que muchas personas no saben, la razón por la cual puedes ver a los gatos aseándose constantemente es para poder mantener su propio olor, y de esta forma marcar su territorio.

¿Alguna vez has acariciado a tu felino y este se lame en la parte donde lo tocaste? Lejos de ser mala educación o una manera de rechazarte, esto se debe a que cualquier contacto que tenga el cuerpo de tu gato con un ente externo, cambiará el olor, por lo que ellos se lamen para recuperarlo, es decir,  para recuperar su identidad.

¿Es necesario bañar al gato?

baño gatos 2

A menos que sea en situaciones excepcionales, en las que tu gato se encuentre sumamente sucio por haber estado en el barro, o algún ente parecido, lo más recomendable es no bañarlos , ya que de esta manera le estarás removiendo una serie de aceites fundamentales que les brinda su hermoso pelaje.

Lo que si es sumamente recomendable es peinarlos de vez en cuando, sobre todo cuando se trata de un gato de mucho pelo, ya que al no poderlo hacer ellos mismos, algunas veces pueden formarse nudos que obstaculicen su movilidad, además de absorber una cantidad de polvo que les dificulte respirar.

En resumidas cuentas, si bien los gatos saben asearse adecuadamente, nunca está de más que de vez en cuando les des un poco de ayuda.

Te puede gustar