¿Requiere cuidados especiales la piel del gato egipcio?

Virginia Duque Mirón 29 junio, 2018
Al estar más expuesta al sol, se puede quemar y, como el felino necesita gastar más energía para mantener la temperatura, también suda más; además, será más fácil que su cuerpo quede impregnado con suciedad

Siempre escuchamos hablar sobre los cuidados del pelo de nuestras mascotas, pero, ¿qué sucede si tenemos una mascota sin pelo? ¿Necesita cuidados especiales? Veamos, por ejemplo, el caso de la piel del gato egipcio, conocido también como gato esfinge.

¿Cómo es el gato egipcio?

En más de una ocasión te hemos hablado de este animal que, gracias a ser diferente de otras razas, se ha ganado la admiración y el amor de muchos, mientras que ha provocado el rechazo de otros. Como es evidente, su mayor característica es la ausencia de pelo.

Se cree que son originarios de Egipto, de ahí sus dos nombres, aunque comenzaron a criarse en Canadá aproximadamente 50 años atrás. Su falta de pelo es una mutación genética, pero que para nada influye en el carácter o la salud del animal.

Hay dos variedades de esta raza: la europea y la americana. El primero es más alto y largo, mientras que el segundo es más pequeño, con un morro más pronunciado y más compacto.

Los colores admitidos en su piel pueden ser chocolate, rojo, crema, morado y gris, entre otros. El color de sus ojos también varía, dependiendo del gato, y se admiten todos ellos ya sean amarillos, verdes, azules o marrones. Lo cierto es que esta es una raza que da mucho juego en lo que a rasgos faciales y corporales se refiere.

Gatos esfinge

Su carácter es tranquilo y cariñoso, y aunque a veces parezcan tener una mala mirada ocasionada por su apariencia física, para nada estará sucediendo eso. Es un animal ideal para tenerlo como animal de compañía, también para estar con niños, pues la paciencia es una de sus virtudes.

Cuidados de la piel del gato egipcio

Al igual que el pelo de nuestras mascotas requiere una serie de cuidados, es lógico pensar que un gato que no tenga pelo y que su piel esté más expuesta a todo el entorno también necesite cuidados.

El pelo suele ser esencial para proteger al gato de las inclemencias del tiempo, así como de otros agentes externos. Por ello, uno de los principales cuidados de la piel del gato egipcio tiene que ver con mantener su temperatura corporal ideal. En invierno esta debe rondar los 20 grados, y en verano intentar que haya un máximo de 25 grados.

El sol es un enemigo principal de esta raza, por lo que hay que extremar los cuidados para protegerlo de él. Su piel puede quemarse del mismo modo que sucede con las personas.

Si sales con tu gato a pasear ve siempre por las zonas de sombra. Si lo tienes en una terraza o jardín, asegúrate de proporcionarle un lugar en el que refugiarse y, si no puedes hacerlo, quizá es bueno que pase una temporada en casa.

Ropa para mascotas

Otro de los cuidados para la piel del gato egipcio debe ser la higiene. Al no tener pelo, su cuerpo trabaja más duro para mantener su temperatura corporal y, por tanto, produce más sudor que otra raza. Esto hará que el gato huela mal e incluso podrás producirle alergias o irritaciones en la piel, así que los baños deben ser más frecuentes.

Otros consejos para cuidar la piel del gato egipcio

La higiene de la casa, así como de su cama y demás objetos, es esencial para cuidar la piel del gato egipcio, que por no tener pelo estará más expuesto a bacterias, parásitos o infecciones causadas por la suciedad.

La alimentación puede influir de forma directa en la piel de este animal, por lo que lo ideal es comprar un tipo de pienso especializado en gatos egipcios. Estos suplirán todas sus demandas nutricionales.

El agua y los alimentos húmedos ayudarán a que el gato egipcio esté bien hidratado, algo necesario para que piel se mantenga sana, brillante y en buen estado.

Una zona de su piel muy delicada, y a la que debemos prestar la máxima atención, es la que se encuentra cerca de sus ojos. Al no tener pelo, tampoco tienen pestañas, así que esta zona está desprotegida ante todo tipo de agentes externos. Vigílala y límpiala con una gasa cada vez que lo veas necesario.

Si decides tener un gato egipcio, estarás adoptando una mascota ideal para toda la familia, aunque ya ves que habrá una serie de cuidados extra.

Te puede gustar