El reencuentro de un chimpancé rescatado y sus cuidadores no es lo que parece

Eugenio Fernández · 8 noviembre, 2018
Un chimpancé rescatado se reencuentra con sus cuidadores. ¿Pero todas las noticias son lo que parecen?

En las últimas semanas se ha hecho famoso un vídeo de un chimpancé rescatado reencontrándose con sus cuidadores. En la era de internet, debemos tener cuidado con qué compartimos y difundimos, pues no todas las historias enternecedoras que encontramos en las redes son lo que parecen.

Limbani, el chimpancé rescatado

Limbani aparentemente es un chimpancé rescatado, pero también es una auténtica estrella. Sus vídeos abrazando tigres o jugando con gente se hacen instantáneamente virales en las redes sociales. ¿No es genial que un pequeño simio rechazado por su madre viva entre algodones?

Lo cierto es que las cosas no son siempre lo que parecen, y es que aunque la historia oficial es que Limbani fue rescatado por Zoological Wildlife Foundation, la verdad es que no está clara la función altruista de esta fundación ubicada en Estados Unidos. Según el centro, la madre rechazó a Limbani, que tenía una enfermedad respiratoria, por lo que hubo que criarlo apartado de ella.

Chimpancé dando la mano a un humano.

¿Rescate o altruismo?

Este centro americano no solo aloja a Limbani, también aloja a otras especies de primates y grandes felinos. El común denominador de estos animales es que son cachorros humanizados, cuyo tiempo es muy preciado: la empresa cobra cientos de dólares a los visitantes por pasar un rato jugando con una cría de león o con el propio Limbani.

Esto hace que las imágenes virales de Limbani y otros animales alojados por la fundación sean una publicidad inmensa para que la gente esté deseosa de sacarse una foto para sus redes con estos animales. ¿Nos sigue pareciendo esta labor altruista?

Otro de los hechos extraños en la vida de Limbani es hacernos ver a un mono con ropa. Lo cierto es que una organización que se comprometa con el rescate de un animal como Limbani debería criarlo en ambientes poco humanizados, por lo que vestir al animal no solo promueve que resulte normal ver a un chimpancé con ropa, sino que tampoco lo beneficia de cara al futuro.

Las consecuencias de la fama

¿Vivirá Limbani entre chimpancés cuando sea adulto? Será difícil, por no decir imposible: está siendo criado entre humanos y aprendiendo a comunicarse. ¿Vivirá toda su vida entre humanos? Es muy probable que no sea así, ya que los chimpancés durante la adolescencia se tornan peligrosos y con gran fuerza. Este es otro ejemplo de por qué no se puede tener un mono como mascota.

¿Qué ocurre cuando compartimos vídeos de un chimpancé rescatado como este? Les damos difusión y publicidad, además de normalizar imágenes donde se ve a un animal salvaje en una casa, con ropa y jugando con gente. Estamos normalizando su tenencia en hogares, un lugar muy alejado de donde debieran vivir tigres, leones o chimpancés.

Chimpancés en un árbol en fila.

Aunque sea un chimpancé rescatado, lo cierto es que no parece justificar su uso como mono de feria. Hay que decir que en muchos países animales como estos son incautados, y cualquier zoo puede acogerlos y proclamarse como rescatador. ¿Pero qué condiciones se ofrecen a estos animales? ¿Qué actividades realizan los centros con ellos? No todo lo que parece rescate animal lo es.

Si temes compartir este tipo de contenido en las redes sociales, lo que debes hacer es muy sencillo. No compartas imágenes que incluyan a animales salvajes en entornos humanizados, como puede ser vestidos con ropa o en un sofá abrazando a un perro. Comparte vídeos e imágenes donde aparezcan en su hábitat natural para no fomentar su tenencia. Además, recuerda que cualquier centro de rescate serio criará a estos animales con miembros de su especie. Un ejemplo son los diversos santuarios de primates en España.