¿Por qué razón debo cortar el rabo de mi perro?

Francisco María García · 20 julio, 2017

Es una costumbre de la que se tienen registros históricos por escrito desde la época de Jesucristo. En aquellos años, la razón era que, extirpando unos gusanos blancos que supuestamente se alojaban en el apéndice del animal, se evitaría que éste contrajese rabia. Pero puede que nos planteemos, ¿por qué razón debo cortar el rabo de mi perro? Vamos a comprobarlo.

Un poco más adelante, se determinaría que estas supuestas larvas no eran más que tendones.

A lo largo de los siglos, las razones por las que se debía lacerar el rabo variaron en múltiples ocasiones, siempre que se rebatía cada una de las teorías.

Evolución

Una de las que más ha perdurado durante los años, es que los perros cazadores con la cola al natural, se ven entorpecidos en su labor.

Cocker americano

Otra es que los ejemplares con colas largas, son más propensos a sufrir heridas mortales causadas por peleas con otros canes, o en duelos con animales más grandes.

Pero, sin duda, la respuesta a  por qué razón debo cortar el rabo de mi perro más común al día de hoy, obedece a (supuestos) fines estéticos. Perros como los bóxers, los dóberman, los pitbulls y hasta los poodles lucen ¿detestables? Es más, en algunos casos, hasta se tachan de diabólicos con el rabo completo. Y si no se le da forma también a las orejas, el cuadro es mucho peor. O eso creen algunos.

España ha ratificado –con 30 años de retraso- el Convenio Europeo de Protección de Animales de Compañía. En esta normativa se prohíbe textualmente practicar cualquier tipo de intervención quirúrgica a las mascotas con propósitos estéticos o con fines no curativos.

Razones por las que NO debo cortar el rabo de mi perro

Muchos expertos aseguran que cualquier amputación causará una serie de daños colaterales permanentes. Estos daños pasan inadvertidos para los propietarios. Pero de ninguna forma implican que no sean una molestia constante para el animal.

La Teoría de la Evolución de Darwin ha quedado demostrada varias veces. Aquello que alguna especie animal no necesite, irá paulatinamente desapareciendo, hasta que nadie lo recuerde. ¿Un ejemplo? El ser humano ha dejado de ser tan peludo como lo llegó a ser en la Edad de Piedra, porque hace mucho que ya no necesita protegerse de la intemperie.

Sin embargo, por mucho que algunas razas de perros desde hace siglos vengan sufriendo laceraciones sistemáticas de rabo, bigotes y orejas, no hay evolución. Estos tres elementos siguen estando presentes en todos los ejemplares de las razas mutiladas. Para molestia de los amantes de la “estética canina”, sin cambios aparentes.

Los veterinarios consideran que mucho tiempo después, los perros siguen sintiendo dolor por el apéndice cortado.

Los perros utilizan su cola como medio de comunicación. Al no contar con ella, pierden una herramienta vital para interactuar con otros canes, e, incluso, con los seres humanos. Aunque no lo parezca, quienes tienen perros con el rabo al natural, son capaces de distinguir un número importante de emociones. Estas sensaciones son expresadas por el animal a través de la postura o los movimientos de éste.

Ven afectado su sentido del equilibrio y, en algunas ocasiones, la movilidad.

Argumentos a favor

Cada vez quedan menos médicos veterinarios que, al menos públicamente, respondan afirmativamente a la pregunta que plantea el título de estas líneas. En cambio, son muchos los que siguen aportando razones por las qué no debe hacerse. Por ejemplo: los perros con muñones tienen más probabilidades de desarrollar hernias perineales.

Algunos son más categóricos al afirmar que los perros no mejoran en forma alguna ni su salud ni su calidad de vida tras perder la cola.

Entonces, ¿por qué razón debo cortar el rabo de mi perro?

En la actualidad está demostrado que mutilar a los animales carece de sentido práctico. De hecho, no obedece más que a un capricho humano, o al cumplimiento de estándares de belleza. La legislación española y la de buena parte del mundo prohíbe expresamente cortar rabos, orejas, y llevar a cabo cualquier intervención quirúrgica que no persiga objetivos médicos.

Bodeguero andaluz posando

Si a pesar de todo eso, todavía muchos formulan interrogantes como debo cortar el rabo de mi perro, parece que la única salida posible es aplicar la normativa estrictamente. Sería lo deseable que el resto de países en todo el mundo actualizara su legislación. También que se dotara de instrumentos legales para proteger al mundo animal.

Por qué razón debo cortar el rabo de mi perro. Para quienes buscan una respuesta concreta y contundente, la respuesta es: NO, no debes cortar el rabo de tu perro.