Razas de perros arrugados

Yamila · 7 septiembre, 2017

Apenas los vemos, nos morimos de la ternura y el amor que nos provocan sus pliegues en el rostro o en otras partes del cuerpo. Los perros arrugados son cada vez más populares en todo el mundo debido a su simpatía y su belleza. En este artículo te contamos cuáles son las razas dentro de este grupo que necesitarían un buen planchado.

¿Cuáles son las razas de perros arrugados?

Durante mucho tiempo los investigadores han intentando responder a la pregunta de ¿por qué existen perros arrugados? Analizando sus particularidades dérmicas, aún no pudieron encontrar el motivo por el cual la piel de estos animales no luce “planchada”.

En el caso de los Shar Pei, se debe a una enfermedad hereditaria llamada Mucinosis cutánea. Por ahora no se sabe nada más al respecto de las demás razas. Lo que si podemos garantizar es que apenas veas a uno, ¡morirás de amor! Y querrás llevarlo a casa. Los ejemplares de perros arrugados son:

1. Mastín Napolitano

Se trata de una raza del tipo moloso de la familia de los dogos y de gran tamaño. Su origen se remonta al año 300 a.C. y se cree que su antepasado es el Mastín Tibetano. Los griegos lo dieron a conocer entre los romanos, quienes crearon su propio animal, el cual era usado para los combates de circo.

El Mastín Napolitano es macizo, fornido, de cabeza grande y pesado. Aunque parezca peligroso, no lo es en absoluto. Protector acérrimo de una vivienda y su familia, siempre estará vigilante y atento. Muy leal, decidido, inteligente, majestuoso, y para nada agresivo. Es fundamental adiestrarlo desde cachorro. Puede sufrir displasia de cadera y debe ser alimentado con 1 kg de comida por día.

2. Bulldog Inglés

O sencillamente Bulldog, es otro de los perros arrugados de nuestra lista. Originario del Reino Unido, este can fue usado para las peleas en el siglo XVII y es uno de los símbolos del país. De aspecto “rechoncho” y cuerpo cuadrado, esta raza sirvió para crear otras razas como el Bóxer, el Bullmastiff y el Bull Terrier. Tiene el hocico achatado, es muy fuerte y resistente, y puede pesar hasta 22 kg (machos adultos). La cola es por naturaleza corta y rizada.

Si tienes un Bulldog Inglés, debes tener cuidado, porque es muy propenso a los golpes de calor. Además, sufre el Síndrome Braquiocefálico, que el dificulta la respiración. También es vulnerable a la obesidad si no realiza ejercicio.

3. Pug

También conocido como Carlino, es una raza de origen chino pero que se hizo famosa en Reino Unido. De pequeño tamaño y tipo molosoide, el Pug tiene cabeza grande en comparación con el cuerpo, patas rectas y cola rizada. Los colores “aceptados” son leonado color plata o albaricoque con antifaz negro.

Es un animal que necesita una buena socialización desde cachorro, y se lleva bien con perros de gran tamaño. Es muy juguetón, activo y algo receloso con los extraños. Aunque no se trate de un guardián, al menos alerta sobre los peligros. Se debe tener cuidado con los ojos, porque al ser saltones, pueden rozarse con los objetos de la casa. Las arrugas pueden acumular secreción y humedad causando infecciones y mal olor.

4. Bullmastiff

Esta raza de origen inglés es el resultado de la cruza entre un Bulldog y un Mastín Inglés (de allí su nombre). Los primeros ejemplares datan del siglo XIX, y fue usado para apresar cazadores furtivos debido a su potente mandíbula. Es de gran tamaño, cabeza cuadrada, ojos oscuros y pelaje leonado rojizo. Es guardián, poco ladrador, activo y casero. Se adapta a cualquier tipo de vivienda.

Perros arrugados

5. Shar Pei

Cuando pensamos en perros arrugados, pronto nos viene a la mente esta raza. ¡Es que sus pliegues están por todo el cuerpo! Este animal es de origen chino y se habló por primera vez de él en el año 206 a.C. Fue además el símbolo de la dinastía Han. Shar Pei quiere decir “Piel de arena” por su color.

Se usó como guardián de tumbas, de defensa, para pelea y actualmente como mascota. Casi desparece durante el régimen comunista, que consideraba a las mascotas como símbolos de la burguesía y un derroche de comida. Es sereno, equilibrado, independiente y de un solo amo. Juega como los gatos dando zarpazos y puede ser bastante revoltoso de cachorro.