¿Qué cuidados necesita un Agapornis en casa?

Las parejas de Agapornis pasan mucho tiempo juntos

Hoy vamos a hablar de una de las aves más bellas e interesantes del mundo: el Agapornis. Estas pequeñas aves multicolores tienen su origen en el continente africano. Debido a su monogamia y fidelidad, se los conoce también como Inseparables o Loritos del amor. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre su cuidado si los eliges como mascotas.

Datos interesantes sobre el Agapornis

La palabra Agapornis proviene de dos términos griegos. Por un lado, ágape significa ‘amor’ o ‘afecto’. Ornis, por su parte, significa ‘pájaro’. Su nombre parece ser una buena síntesis para definir a esta especie de loros pequeños con cola corta y un precioso colorido en sus plumas. Ciertamente estos animalitos pasan mucho tiempo en pareja y es común verlos acicalarse mutuamente o estar acurrucados el uno junto al otro.

El agapornis destaca por su plumaje de diversos colores

Se trata de un ave psitaciforme que habita en distintas regiones de África. Sin embargo, debido a su gran atractivo y belleza, es muy común que se críe en cautiverio en diversas partes del mundo. Tiene un tamaño medio de entre 12.5 y 15 centímetros y una esperanza de vida de entre 10 y 15 años.

Sus patas son muy versátiles y las emplean para tomar los alimentos. Por supuesto, como todo loro que se precie, el Agapornis puede imitar distintos sonidos.

Conoce los cuidados que necesitan estas exóticas aves

Si te has decidido por tener como mascota un par de Agapornis -porque la idea es que tengas la parejita- o te los han regalado, lo ideal es que los proveas de todos los cuidados necesarios para que se críen debidamente.

Lo primero y principal es que compres una jaula lo más espaciosa posible para que estas aves puedan, al menos, batir sus alas o realizar pequeños vuelos. Lo ideal es que los barrotes sean horizontales, ya que así podrán trepar a sus anchas.

Y, por supuesto, tienes que ubicarlos en un espacio ventilado que imite el clima tropical del que proceden. Esto puede conseguirse poniendo cerca alguna lamparilla extra y evitando los cambios extremos de temperatura o la exposición a corrientes de aire. En caso de que el ambiente sea muy seco, quizá sea necesario que pulverices un poco de agua para humidificar el lugar.

Aunque las hembras son más ariscas que los machos, suelen ser pájaros vivaces, alegres y juguetones que se adaptan bien a la vida doméstica. Además, destacan por ser cariñosos y sociables. Si los acostumbras, pueden pasar tiempo fuera la jaula. Eso sí, deberás extremar los cuidados para que no sufran ningún tipo de accidente o queden a merced de algún otro inquilino que, por ejemplo, ladre o maúlle.

Cómo alimentar correctamente a los Agapornis

Para que tus Agapornis estén sanos y fuertes, debes alimentarlos con una dieta equilibrada. El veterinario sabrá indicarte cuál es la más adecuada y te ayudará para que esta exótica mascota goce de un correcto cuidado. De todas formas, considera que existen mezclas específicas con semillas seleccionadas para estas aves que podrás adquirir en el mercado.

Además, en la alimentación de los Agapornis no pueden faltar nunca pequeños trozos de fruta y verdura. Te recomendamos que pruebes con los siguientes:

  • Peras
  • Mazanas
  • Zanahorias
  • Calabacín
  • Sandías

En último lugar, es recomendable que introduzcas en su dieta algún suplemento de vitaminas y minerales.

Otras recomendaciones para el cuidado del Agapornis

Nunca está de más decir que estos animales necesitan tener siempre a mano agua fresca y limpia. Igualmente, mantener limpia e higienizada su jaula es una regla de oro.

Los agapornis son un género de aves exóticas que suelen vivir en pareja

Dado que a estas pequeñas aves les encanta bañarse, es aconsejable que tengas unos recipientes preparados donde puedan darse un buen chapuzón de vez en cuando. Por otra parte, para que no se aburran y estén entretenidos, es bueno que les dejes algún juguete cuyo tamaño y material sean adecuados. Como sus picos son muy fuertes, es necesario que supervises que no puedan romperlo e ingerirlo para que no se atraganten.

Por último, si quieres que tengan polluelos, lo único que debes hace es dejarles libertad y proporcionarles un nido donde puedan poner sus huevos y más tarde criarlos.