¿Cómo puedo ayudar a los gatos callejeros?

Laura Huelin 23 noviembre, 2017

Cuando se acerca el invierno empiezan a circular por las redes sociales las advertencias sobre gatos callejeros que pueden meterse en los motores de los coches. Ya con el inicio de la primavera cientos de gatitos tienen que sobrevivir en las calles, así que si quieres saber cómo ayudar a los gatos callejeros te contamos por dónde empezar:

Ayudar a los gatos callejeros en una colonia ya controlada

El paso más sencillo para ayudar a los gatos callejeros es averiguar si hay colonias controladas donde vives y quién las controla. Puedes ponerte en contacto con una protectora de animales y ofrecerte para echarles una mano.

En las protectoras necesitan siempre voluntarios que les ayuden a trabajar y donaciones económicas, de pienso o de otros materiales. Piensa cuál puede ser tu aportación y anímate a colaborar.

Gatos comiendo en un refugio

Empezar a controlar colonias con una protectora de animales te ayudará a saber qué hacer en cada caso. Te acompañará gente con más experiencia y que ya conoce a los gatos de la colonia y te guiará en lo que necesitan y lo que no necesitan.

Alimentación de colonias

Parece fácil ayudar a los gatos callejeros dejándoles alimentos cerca de donde viven, pero si no se hace con cuidado puede ser peligroso para ellos; o puede provocar un problema de salud pública en el barrio en el que están los gatos.

Si hay una colonia cerca de donde vives y no está controlada por nadie –protectora o particulares– puedes animarte a empezar a controlarla, pero para alimentar a esos gatos debes tener en cuenta:

  • El alimento debe ser únicamente seco (pienso). No les pongas comida húmeda salvo que sea muy necesario y, desde luego, no les alimentes con restos de comida humana. Y es que el alimento húmedo atrae insectos, ratas y otras plagas; mientras que los restos de comida humana, además, pueden ser tóxicos o perjudiciales para los gatos.
  • Retira los platos o el alimento estropeado cuando te vayas. No llenes de basura el sitio donde viven los gatos, por su comodidad y por no atentar contra la salud pública de los demás.
  • Cada vez que vayas, cámbiale el agua que les hayas dejado por agua fresca. No dejes que se estanque, porque los gatos no querrán beberla o ser pondrán enfermos.
  • Si sobra, antes de que te vayas, deja el alimento escondido y fuera del alcance de los transeúntes. Algún desalmado podría echar veneno, esparcirlo y estropearlo; o algún otro animal podría comérselo.

Esterilización de los gatos de las colonias

Parte de la responsabilidad del control de colonias es la esterilización de sus miembros. Mediante los proyectos CES los gatos callejeros se atrapan, se esterilizan y se devuelven a sus colonias. Es la parte más difícil y más cara de mantener una colonia, pero es la única manera de evitar nuevos nacimientos y que la colonia siga creciendo.

Cuántos más gatos esterilizados, menos crías en las épocas de reproducción. Los gatos esterilizados, además, dejan de tener peleas por territorialidad o por celo. Así las cosas, esterilizar los gatos aumenta su calidad de vida y disminuye tremendamente los riesgos de que sufran un accidente.

Refugios para el frío

Hay diferentes tipos de soluciones para ayudar a los gatos callejeros en las épocas de más frío. Como hemos relatado al comienzo de este artículo, sabemos que hay que mirar el motor del coche antes de arrancarlo. De cualquier manera, dentro de las colonias podemos crear habitáculos cómodos para ayudar a los gatos callejeros a dormir más abrigados.

El habitáculo que se sugiere hacer normalmente se construye con dos grandes cajas de plástico, una más grande que otra. Se hace un agujero en cada una de las cajas, see pone una dentro de la otra y el espacio que queda entre las dos se rellena de paja. Así, la cámara de aire que queda entre las dos cajas ayudará a aislar la caja donde dormirán los gatos.

Otra opción son casetas de madera, para que los gatos puedan refugiarse dentro. Algunas colonias controladas las tienen, pero son menos económicas o caseras que el refugio con cajas de plástico.

Gato en la calle

Camadas huérfanas

Especialmente cuando llega la primavera los gatos empiezan a reproducirse. Si te encuentras con una camada de gatitos lactantes, sigue estos pasos para asegurarte de hacer lo mejor para ellos:

  1. Asegúrate de que su madre no vuelve. Las madres tienen que salir a cazar y dejan a los gatitos solos un rato cada día. Vigila, desde donde su madre no pueda verte, dos o tres horas. Si no viene en ese tiempo, podemos aventurar que son huérfanos y serán tu responsabilidad.
  2. Intenta encontrar una nodriza o una gata con una camada reciente que pueda sacar los gatitos adelante. Hay gente con experiencia que podría ayudaros.
  3. Busca información de cómo dar biberón a gatitos huérfanos y ayudarles a sobrevivir. No es difícil cuidar de unos gatos huérfanos si se sabe cómo, ya que por suerte en internet hay información de cómo hacerlo.
  4. Búscales adopción. Una vez dejen de tomar biberón y vayan al arenero solo, búscales una buena familia. Asegúrate de entregarlos a gente responsable que no los abandonarán cuando sean mayores, pues queremos disminuir la cantidad de gatos callejeros y no aumentarla.

Ayudar a los gatos callejeros no es difícil y debería ser responsabilidad de todos nosotros. Los gatos comparten las calles con nosotros y cuesta muy poco hacerles la vida más fácil.

Fuente de la imagen principal: Antonio Marín Segovia

Te puede gustar