Pros y contras del contrato de adopción de una mascota

Francisco María García · 4 noviembre, 2018
Si quieres adoptar una mascota sea del tipo que sea, debes tener en cuenta ciertos puntos antes de hacerlo.

A día de hoy, es cada vez más común firmar un contrato de adopción al momento de decidir compartir nuestro hogar con una mascota adoptada. Aunque no sea obligatorio, se trata de una manera válida y digna de fomentar la adopción y la tenencia responsable.

En la realidad, muchas personas no conocen los pros y contras de firmar este documento. A continuación, te ofrecemos los principales detalles de un contracto de adopción de una mascota.

¿Qué es el contrato de adopción de una mascota?

El contrato de adopción de una mascota es un documento vinculante que contiene las condiciones que basan y orientan dicho acto. Este documento puede establecerse entre dos personas físicas, o bien entre un refugio o protectora de animales y una persona física.

En el texto del contrato de adopción, debe estar evidenciada la justificativa de propiedad del animal. Es decir, cómo el animal ha llegado a las manos de quien lo da en adopción.

Por supuesto, las reglas y responsabilidades involucradas en el acto de adoptar también no pueden estar ausentes de dicho documento. En el acto de la adopción, cada parte se queda con una copia del documento debidamente firmada.

Para garantizar su validez jurídica, las rúbricas deben constar en todas las páginas del contrato. Además, el documento debe contener todos los datos de identificación de la persona o institución que entrega el animal en adopción y de quien lo recibe.

Siguiendo con los aspectos formales, también es esencial que la copia se proporcione en la entrega del animal en adopción, y no en una fecha posterior.

Contrato de adopción de una mascota.

¿Qué aspectos son regulados por el contrato de adopción?

Como hemos mencionado, este documento regula no solo la forma en que ocurre la entrega del animal a su nuevo tutor, sino también sus obligaciones y responsabilidades al asumir los cuidados de una mascota.

También debe expresarse en el contrato el estado de salud del animal en el acto de la adopción, con la libreta sanitaria debidamente actualizada.

En caso de que el animal tenga alguna enfermedad específica o necesidad especial, también es adecuado que dichas informaciones estén registradas en el contrato de adopción.

A continuación, resumimos los principales aspecto que deben constar y son regulados por el contrato de adopción de una mascota:

  • Datos de la entrega. Local, fecha, hora y condición de la entrega del animal en adopción.
  • Identificación del donante. Datos personales y básicos sobre la persona física u organización que entrega la mascota en adopción.
  • Datos del nuevo tutor.  Datos personales y básicos sobre la persona física que recibe la mascota en adopción.
  • Importe de adopción. En caso de que sea necesario pagar un importe por la adopción, el valor debe figurar en el contacto, así como la forma de pago.
  • Estado de salud del animalLibreta sanitaria actualizada, estado de salud según examen físico realizado por un veterinario, enfermedades o necesidades específicas que posee, etc.
  • Historial de salud. Si el perro ha tenido algunas enfermedades, debe estar registrado en el contrato de adopción, así como los tratamientos realizados.
  • Tratamientos y prácticas médicas. El contrato de adopción también debe evidenciar las prácticas médicas o quirúrgicas a las cuáles el animal haya sido sometido. Por ejemplo: castración o esterilización, intervenciones quirúrgicas, desparasitaciones, etc.

Cláusulas básicas del contrato de adopción de una mascota

Adopción de una mascota.

Las cláusulas básicas del contrato de adopción tienen como principal objetivo garantizar que la mascota recibirá los debidos cuidados. A continuación, exponemos las condiciones esenciales que componen dicho documento para tu conocimiento:

  • Comprometerse a proporcionar los debidos cuidados al animal adoptado.
  • No ejercer maltratos de cualquier tipo, sean físicos o emocionales, a la mascota.
  • Jamás abandonar, ignorar o ceder el animal a otras personas.
  • Comprometerse a regresar el animal a la institución o a la persona donante en caso de no poder ofrecerle los debidos cuidados.
  • Actualizar los datos de identificación en caso de cambios (por ejemplo, mudanza de domicilio).
  • Estar de acuerdo con cumplir y facilitar el seguimiento realizado por el refugio o la protectora de animales, para garantizar la buena salud y el bienestar del animal, además de su adaptación al nuevo hogar.

Si alguna de las cláusulas es incumplida, el tutor puede devolver el animal a la institución o persona donante. De la misma manera, el donante también puede recuperar la tenencia del animal por razones de incumplimiento.

Por todo ello, observamos que objetivo de firmar un contrato de adopción es comprometerse a fomentar y practicar la tenencia responsable de mascotas.