¿Podemos usar los productos de aseo de los humanos para las mascotas?

Alba Muñiz · 3 septiembre, 2016

A la hora de encarar la higiene de nuestras mascotas debemos ser tan estrictos como en el tema de los medicamentos. Entonces, tanto las medicinas como los productos de aseo de los humanos no pueden ser utilizados en los animales domésticos. Te contamos por qué.

Los productos de aseo para humanos no son adecuados para los animales

La respuesta es sencilla. Por más que querramos mucho a nuestros peludos y los consideremos parte de la familia, no debemos olvidar nunca que se trata de animales y no de personas.

En consecuencia, debemos evitar la humanización o el egocentrismo de pensar que lo que es bueno para nosotros debe ser bueno también para ellos. Al tratarse de especies distintas, los productos de aseo -y los medicamentos- deben estar diseñados respetando las características de cada una.

En el caso de los elementos de higiene, hay que tener muy en claro, por ejemplo, que el pH (la unidad de medida que sirve para establecer el nivel de acidez o alcalinidad de una sustancia) de la piel de los humanos no es el mismo que el del perro, o el del gato o el de otros animales.

baño perro

Los productos de aseo para mascotas deben ser específicamente diseñados para cada especie. Así que olvídate de utilizar tu champú o tu pasta dental para higienizar a tu peludo.

Ten en cuenta el pH de la piel de tu mascota al elegir los elementos para higienizarla

Para observar gráficamente la cuestión, ten en cuenta estos números:

  • El pH de la piel humana varía entre 4,5 y 5,9.
  • El de los perros se ubica entre 6.3 y 7.5.
  • Los gatos tienen un pH entre 7 y 7.5.

Por tal motivo, deben utilizarse artículos elaborados específicamente para cada especie, adecuados a su grado de alcalinidad o acidez.

Y no debes caer en un error común, que es bañar a las mascotas con champú para bebés, creyendo que es “más suave”, porque está pensado para recién nacidos y, por lo general, indican que tienen pH neutro (para nosotros, no para los animales) también puede ser usado en animales domésticos.

Cuál es el champú adecuado para tu peludo

Así que ya lo sabes, por más buenos resultados que obtengas en tu cabello con tu champú, no lo uses para bañar a tu peludo. Lo más probable es que le provoques irritaciones o complicaciones mayores a nivel dermatológico.

Debes utilizar un producto de aseo indicado para perros, gatos o para la mascota que tengas. No dudes en consultar al veterinario para que te oriente con las opciones más adecuadas.

Pero además, como cada animalito tiene características particulares dentro de su especie, también deberás utilizar un champú que se adapte a, por ejemplo, el largo y tipo de pelo o a su piel más o menos sensible.

Cómo seleccionar la pasta de dientes correcta para una mascota

También debes estar atento en lo que se refiere a la higiene bucal de tu mascota. La crema dental elaborada para humanos tampoco deben ser utilizadas en animales, ya que contienen elementos que pueden ser nocivos para ellos.

Además, ten en cuenta un pequeño detalle. Nosotros nos enjuagamos la boca y no tragamos los componentes de estos productos de aseo bucal. En cambio, los peludos no pueden o no saben escupir la pasta dentífrica con la que cepillamos sus dientes.

En este caso también se impone que los productos de higiene bucal deben ser específicos para cada especie, incluido el cepillo.

Más temas a considerar a la hora de encarar el aseo de los animales de compañía

baño gatos 2

Ten en cuenta también estas cuestiones a la hora de encarar el aseo de tu mascota:

  • Asegúrate de que estás utilizando productos de buena calidad. Recuerda ese frase que dice “lo barato sale caro”.
  • Si llevas a tu peludo para que lo bañen en un negocio dedicado al tema, presta atención a que utilicen artículos adecuados para tu mascota.
  • Procura no humanizar a tu peludo en el tema del aseo. Mantenerlo limpio es correcto y necesario. Perfumes, cosméticos y accesorios de belleza te interesan solo a ti y no a tu amigo de cuatro patas. Además, suelen incomodarlo, no le gustan e incluso le provocan distintos tipos de reacciones alérgicas.