Prevención y tratamiento de la torsión de estómago

Francisco María García 17 agosto, 2017

Los problemas digestivos presentan un creciente nivel de incidencia en las mascotas. Principalmente, en las razas de perro de tamaño mediano y grande. Por eso, es necesario saber cómo actuar en caso de que tu perro sufra una torsión de estómago.

Es cierto que amor y dedicación son esenciales para la salud de una mascota. Sin embargo, no son los únicos aspectos a estar atento en su crianza. Es fundamental garantizar que su organismo esté equilibrado.

Son siempre recomendables las visitas periódicas al veterinario, vacunación y tratamiento antiparasitario al día.

¿Qué es la torsión de estómago?

La torsión de estómago también es conocida por su nombre en inglés: “BLOAT”. Se caracteriza por la distensión aguda del estómago que genera la posibilidad de torsión sobre sí mismo. O sea: el estómago dilatado puede girar sobre su propio eje.

Autor: Christine und David Schmitt

El giro del estómago puede dañar otros órganos, como el bazo, el hígado y el páncreas. Además, bloquea el flujo sanguíneo y causa deficiencia de suplementos vitales en el organismo. Entonces, el perro entra en shock.

La dilatación es resultado de la fermentación y producción de gases excesivos durante la digestión. A su vez, la fermentación excesiva deriva comúnmente de una alimentación desequilibrada. Puede ocurrir cuando el perro ingiere gran cantidad de alimento de una sola vez, sin masticarlo correctamente.

El síndrome de la torsión gástrica afecta a perros de porte mediano, grande y gigante. Siendo poco común en los canes más pequeños.

¿Cuáles son los síntomas de la torsión de estómago?

Conocer los síntomas es indispensable para diagnosticar temprano este disturbio en tu mascota.

Estos son los síntomas más frecuentes de la torsión de estómago:

  • Aumento de volumen del abdomen.
  • Dolores abdominales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Respiración y ritmo cardíaco acelerados.
  • Mucosidad y encías pálidas.
  • Nerviosismo y/o ansiedad excesivos.
  • Cansancio y pérdida de apetito.

El primer síntoma es el más evidente. La dilatación del estómago produce inmediatamente el aumento de volumen de la cavidad abdominal. Acudir pronto al veterinario, al reconocer este síntoma, puede salvar tu mascota.

El dolor es tan agudo que el perro llora con un simple toque en su abdomen. En el comienzo, el animal se ve constantemente inquieto por la molestia en su estómago. En una fase posterior, ya se queda prostrado y pierde el apetito.

¿Cómo prevenir la torsión de estómago?

Es importante tomar las debidas precauciones para que el perro no desarrolle este síndrome.

Los 4 consejos para prevenir la torsión de estómago son:

Elegir el alimento adecuado

Una alimentación adecuada se basa en el equilibrio entre cantidad y calidad. No es aconsejable creer en todas las publicidades. Ni siempre el alimento de moda o el más caro es el mejor.

Es importante entender que no hay exactamente un alimento mejor o peor. Sí existe el alimento más indicado para tu mascota. Cada perro tiene una necesidad diferente de dieta de acuerdo a su raza, porte, edad y estilo de vida.

Por eso, la elección del alimento debe ser orientada por el veterinario. El dueño debe respetar las determinaciones y evitar la introducción de comidas humanas en la dieta del perro. Eso puede ocasionar disturbios graves en su digestión.

Ajustar la cantidad diaria

Es común que el dueño aumente arbitrariamente la cantidad de alimento al percibir que el perro no queda satisfecho o está delgado. No es recomendable hacer esto.

Si el perro no gana masa muscular, está sin energía o se muestra hambriento, se debe consultar el veterinario. Esos pueden ser síntomas de alguna enfermedad o de la presencia de parásitos.

También puede ser que el alimento no proporcione saciedad y que haga falta ajustar la dosis diaria. En todo caso, se recomienda ayuda profesional.

Como regla general, se aconseja dividir la dosis diaria en 3 pequeñas raciones. Jamás ofrecer toda la dosis diaria de una sola vez.

Agua y comida

Se recomienda retirar el recipiente de agua mientras el perro está comiendo. Y solo volver a ofrecerle 30 minutos después de que termine de ingerir el alimento.

Ejercicios justo después de comer

Se aconseja esperar por lo menos 30 minutos antes de llevar a pasear o a ejercitar un perro que terminó de comer.

¿Cómo es el tratamiento para la torsión de estómago?

En caso de diagnóstico temprano, la dilatación abdominal se resuelve con una succión. El veterinario introduce una sonda hasta el estómago del animal vía oral y retira el exceso.

Pero, si ya hubo la torsión, no se puede introducir la sonda. El tratamiento entonces consiste en intervención quirúrgica.

Muchos veterinarios recomiendan realizar el procedimiento quirúrgico de forma preventiva en caso de que el animal haya presentado los síntomas de la torsión de estómago.

Fuente de la imagen principal: Emily Orpin.

Te puede gustar