¿Por qué puede morir una perra en el parto?

Antonia Tapia · 1 febrero, 2015

Las perras tienen un proceso de gestación de entre 58 y 67 días. La preparación para atender el parto puede ser emocionante y divertida. Sin embargo hay que ser consciente sobre cuáles son los riesgos que puede tener nuestra perra en el parto.

Fases a tener en cuenta

Una buena idea es anotar el registro de fecha de reproducción de tu perro con el fin de poder estimar cuándo se producirá el parto. Después de los 35 días de embarazo, las necesidades calóricas de la madre comenzarán a aumentar. En general debe consumir el doble de alimentos. El mejor plan nutricional te lo sugerirá el veterinario.

El ejercicio de la perra embarazada no tiene por qué restringirse hasta después de las primeras 4-6 semanas de embarazo. Mucho cuidado con el exceso de vitaminas puede ser perjudicial para los cachorros. Por lo que es importante que todo aquello que tenga que ver con la salud de tu mascota lo discutas con su veterinario.

En algún momento alrededor del día 45, tu perro debe ser examinado por su veterinario. Si se le hace una ecografía al animal podrás observar a sus cachorros. Es de destacar que el ultrasonido puede ser usado para confirmar el embarazo después de 25 días.

Una zona cómoda debe ser reservada para que tu mascota pueda parir y criar a los cachorros. La perra debe sentirse como en casa y debe ser capaz de ir y venir como le guste, mientras que los cachorros deben permanecer bajo su órbita.

Si hay otros perros en la casa, es importante que sean aislados de tu perra, unos tres semanas después del parto. Esta medida ayuda a prevenir la infección por Herpes. El herpes se propaga cuando los perros se lamen o huelen. Los perros adultos rara vez presentan síntomas, pero los cachorros recién nacidos o no nacidos generalmente mueren. Por eso, para prevenir, es importante el aislamiento.

Dificultades de la perra en el parto

ecografia perra

Revisión previa. Si el proceso de embarazo de tu perra ha sido seguido por su veterinario seguramente no habrá problemas en el parto. Por eso es muy importante que cuando detectes que te perra se encuentra preñada la lleves con su veterinario así puede detectar cualquier malestar que pueda presentar. Recordemos que las hembras suelen sufrir de enfermedades cardiorespiratorias. Si bien quizás este problema no signifique la muerte de tu mascota, es importante que sea detectado para estar atentos durante el parto.

Problemas para expulsar los cachorros. Muchas veces el tamaño de los cachorros y la posición en la que se encuentren dentro del conducto de parto puede convertirse en un gran impedimento para que tu perra pueda expulsarlos. En esos casos es importante que su veterinario se encuentre allí en el momento del parto ya que, con su experiencia, puede ayudar a mejorar la situación.

Si tienes una perra braquicéfala, mucha atención. Las perras de raza buldog, por ejemplo, debido a la gran dimensión que tiene la cabeza de sus cachorros suelen ir a cesárea programada.

Síndrome de reperfusión. Esta dificultad significa que el corazón de tu mascota bombea más sangre de lo normal., lo cual puede ocasionar la muerte de tu mascota.

¿Qué hacer durante el parto?

parto

Cuando la fecha de parto esté cerca, debes comenzar a controlar la temperatura rectal de tu perra. Cuando su temperatura cae por debajo de 37 Cº(temperatura normal canina es de 38, 39 grados Cº, el trabajo de parto se puede esperar en un plazo de 24 horas. Durante esta etapa comenzarán las contracciones uterinas.

La perra parecerá muy inquieta seguramente notarás que se pasea, vomita, cava o siente escalofríos. Todos estos síntomas son normales. Esta etapa es muy larga, tiene una duración de 6-12 horas y culmina con la dilatación completa del cuello uterino.

La segunda etapa es conocida como de “trabajo duro”, momento en la que expulsará al cachorro. Luego durante la tercera etapa hace referencia a la expulsión de la placenta.

Los cachorros nacen cubiertos de membranas que se deben limpiar o el cachorro puede asfixiarse. La madre va a morder y lamer las membranas. Permite que ella después de un minuto o dos del nacimiento haga esta tarea, si ella no lo hace, entonces tendrás que limpiar el cachorro para ella.

Simplemente quita la cubierta resbaladiza y frota al cachorro con una toalla limpia. También debes cortar el cordón umbilical. La madre seguramente querrá comer la placenta, pero esto probablemente no es una buena idea ya que más tarde le producirá vómitos. Por lo tanto es mejor quitarla de su alcance.