¿Por qué los ácaros del polvo dan alergia?

Los ácaros son pequeños arácnidos que viven con nosotros en todo momento, nos guste o no. ¿Sabías que algunas personas tienen una ligera reacción alérgica a ellos? ¿A qué se debe esto?
¿Por qué los ácaros del polvo dan alergia?
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 26 agosto, 2021

Los ácaros son arácnidos microscópicos que están en todas partes. ¿Sabes que si coges 1 metro cuadrado de suelo de bosque encontrarás de media un millón de ellos, pertenecientes a más de 200 especies y 50 familias diferentes? Los ácaros del polvo son esenciales para el mantenimiento de los ecosistemas, pero cuando se instauran en los hogares a veces provocan alergia.

Tal y como indica el portal Quirón Salud, entre el 20 y el 25 % de la población mundial sufre algún tipo de alergia y la tendencia no deja de ir a la alza. Es esencial describir los mecanismos que provocan esta reacción de hipersensibilidad y qué alérgenos son los más comunes para tratar todos los cuadros con más eficacia. Aquí te contamos por qué los ácaros del polvo dan alergia.

¿Qué son los ácaros?

Antes de resolver la pregunta que aquí nos atañe, vemos de interés describir de forma somera a los ácaros desde un punto de vista biológico. En primer lugar, cabe destacar que estos invertebrados son arácnidos (clase Arachnida), por lo que comparten grupo superior con arañas, escorpiones, vinagrillos, opiliones, solífugos o arañas camello y garrapatas.

A día de hoy, se han descrito unas 50 000 especies de ácaros, aunque se estima que existen hasta 500 000 diferentes. Han colonizado prácticamente todos los ecosistemas del mundo, desde los desiertos hasta las aguas termales a más de 50 °C de temperatura. También viven en nuestras casas, en cuyo caso los conocemos como “ácaros del polvo”.

Estos últimos arácnidos miden de 0,2 a 0,5 milímetros, son invisibles al ojo humano y se alimentan de desechos y pequeños hongos microscópicos. Prefieren instalarse en microclimas templados y húmedos y se asientan bien en colchones, alfombras, ropa de cama y otras estructuras con recovecos y dobleces. Tienen un intestino muy simple y suelen seleccionar alimentos ya descompuestos.

En un solo gramo de polvo se pueden detectar 188 ácaros viviendo.

Un ácaro del polvo visto a nivel macroscópico.

¿Por qué los ácaros del polvo provocan alergia?

Sin duda, las especies de ácaro del polvo más comunes son Dermatophagoides farinae y Dermatophagoides pteronyssinus, aunque existen muchísimas más. Estas son las que más problemas generan en lo que a alergias se refiere, ya que tienen un estrecho contacto con el ser humano desde hace siglos.

Antes que nada, es necesario destacar que un alérgeno es una sustancia inocua que provoca una respuesta inmunitaria injustificada en el organismo del paciente alérgico. No todas las personas con estos cuadros reaccionan con la misma intensidad a los alérgenos presentes en el mundo: algunas tienen alergia al polen, otras a algunas comidas y otras a los ácaros del polvo, por ejemplo.

Los alérgenos de los ácaros del polvo

Una vez tenemos este concepto claro, podemos decir que la alergia a los ácaros del polvo se produce por dos tipos de compuestos: los presentes en sus heces y los que componen su exoesqueleto. Te los explicamos en la siguiente lista:

  • Enzimas digestivas: los ácaros expulsan heces microscópicas que contienen enzimas digestivas. Si un ser humano inhala las heces de forma involuntaria (algo muy común), el cuerpo reacciona a estas enzimas o alérgenos. La peptidasa 1 es la más problemática, pero existen más.
  • Componentes del exoesqueleto: la tropomiosina es una proteína que compone el cuerpo de los ácaros. Si se inhala, puede provocar sensibilización al compuesto. Curiosamente, esta proteína también se presenta en los mariscos, así que se cree que las alergias a los ácaros y a los crustáceos están muy relacionadas entre ellas.

Así pues, la alergia a los ácaros del polvo se adquiere con el tiempo tras inhalar sus heces o sus compuestos corporales. Según estudios, en Estados Unidos esta reacción afecta a más de 20 millones de personas. No presenta un patrón de estacionalidad y provoca síntomas durante todo el año, ya que estos invertebrados mantienen su ciclo vital en los distintos meses.

Mecanismo patológico

La alergia a los ácaros del polvo es una hipersensibilidad de tipo 1. Tras un periodo de preexposición, los linfocitos CD4+ y T del paciente estimulan la secreción de anticuerpos IgE, específicos para cada alérgeno presente en el cuerpo o las heces de los invertebrados. A su vez, la reacción anticuerpo-alérgeno provoca mecanismos inflamatorios, lo cual da lugar a los síntomas.

Una persona alérgica a los ácaros presentará signos clínicos como estornudos, moqueo, ojos rojos, congestión nasal, picazón en la nariz, tos y malestar leve. Por desgracia, en los pacientes que son asmáticos la reacción suele propiciar que el cuadro empeore y se presenten ataques, caracterizados por dificultad a la hora de respirar y opresión en el pecho.

¿Cómo prevenir la alergia a los ácaros del polvo?

Tal y como indica la Clínica Mayo, el primer paso para tratar esta alergia es evitar a los ácaros del polvo en la mayor medida de lo posible. Si el cuadro es muy molesto se pueden utilizar antihistamínicos, corticosteroides y descongestionantes, pero hay que destacar que estos medicamentos solo alivian los síntomas (no curan la enfermedad).

Por ello, la mejor solución en todos los casos es la prevención y combatir a los ácaros acabando con sus ambientes predilectos. Para ello, puedes seguir los consejos que te listamos:

  • Usa cubrecamas y almohadas a prueba de alérgenos: existen materiales específicos con telas de tejidos ajustados que impiden la colonización de los ácaros.
  • Lava la ropa cada semana como mínimo: utiliza programas de lavado calientes (más de 55 °C), pues así se asegura la muerte de los ácaros y la destrucción de sus huevos.
  • Mantén el nivel de humedad bajo: los ácaros tienen muchos problemas para desarrollarse si la humedad relativa del hogar se mantiene por debajo del 50 % de forma constante.
  • Pasa la aspiradora con regularidad e instala filtros de aire: todo tipo de limpieza e higienización que elimine el polvo será de utilidad para acabar con los ácaros.
  • Deshazte de ciertos elementos del hogar: las alfombras, los mantos y otros telares son campos de cultivo excelentes para los ácaros, mucho más si no los limpias a menudo. Mantén tu casa ordenada y deshazte de decoros innecesarios.
Uno de los animales más pequeños del mundo.

La alergia a los ácaros del polvo es fascinante desde un punto de vista biológico. ¿Quién te habría dicho que reaccionamos por la inhalación de sus heces o que el cuadro alérgico está relacionado con la intolerancia al marisco? Desde luego, a pesar de sus molestos síntomas esta enfermedad merece ser conocida a fondo.

Te podría interesar...
Ácaros en reptiles: causas, síntomas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Ácaros en reptiles: causas, síntomas y tratamiento

Los ácaros en reptiles suelen manifestarse sobre todo en animales que han sido sustraidos de su medio natural con el fin del comercio.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.