Por primera vez clonan en Argentina un animal en extinción

Antonia Tapia 21 septiembre, 2015

Diariamente escuchamos o leemos como un número alarmante de especies animales o vegetales se encuentran en peligro de extinción. Las causas son muchas, pero las más relevantes se asocian  con factores climáticos y humanos.

Por eso investigadores de todo el mundo se ven a abocados a la tarea de encontrar métodos para preservar el medio ambiente.

Un ejemplo de este tipo investigaciones son los hallazgos realizados por un grupo de investigadores argentinos pertenecientes a la Universidad de Buenos Aires. Los científicos, en su intento por preservar la biodiversidad, han clonado embriones de guepardo asiático.

A continuación compartimos algunos detalles sobre los alcances de este descubrimiento para preservar especies animales en extinción.

¿En qué consistió la investigación?

leopardo

El investigador principal, Daniel Salamone, afirmó en diferentes medios que el equipo está trabajando en las especies no nativas, pero que su objetivo de investigación es evitar la extinción de las especies autóctonas, como el jaguar.

“El zoológico de Buenos Aires cuenta con un banco de datos genético en el cual todas sus especies se conservan, tanto las autóctonas y exóticas. Tomamos células de la piel congelada de ese banco de datos para producir embriones de guepardo. Tuvimos éxito, y conseguimos una técnica válida de clonación”, expresó Salamone.

En primer lugar los investigadores clonaron gatos domésticos antes de probar con felinos salvajes. Hasta el momento, el equipo ha tenido éxito en la clonación de tigre asiático, guepardo y el tigre de Bengala.

Según Salamone, la técnica de clonación usada por los investigadores será capaz de producir clones con alto número de células madre.

Por otro lado, la investigadora Lucía Moro cree que la técnica utilizada por el equipo se puede emplear para clonar otras especies de felinos, siempre y cuando su material genético se encuentre disponible y la calidad de las células lo permita.

Cabe destacar que, a pesar de que los resultados de la investigación han tenido éxito, el proyecto no ha llegado más allá de las etapas embrionarias. Esto se debe a que existen reglas y normas éticas establecidas por diferentes asociaciones que permiten que este tipo de hallazgos se lleve a cabo solo en los embriones.

Clonación para preservar especies de animal en extinción

tigresa con su cria

En 2009 una compañía brasileña y el Jardín Zoológico de Brasilia comenzó a congelar sangre, esperma y células del cordón umbilical de varios animales salvajes que habían muerto.

Las muestras se obtuvieron de un oso hormiguero, un bisonte y un venado gris, entre otras especies. La idea era preservar la información genética de la vida silvestre en peligro de extinción en Brasil.

Luego de nutrir un amplio banco de datos, las organizaciones razonaron que podían utilizar el ADN recogido para clonar animales en peligro de extinción y reforzar aquellas poblaciones cada vez más escasas.

Hasta el momento las dos instituciones han recolectado al menos 420 muestras de tejido y están trabajando en un proyecto que va a utilizar el ADN de estas muestras para mejorar las técnicas de cría y clonación.

Las técnicas de clonación actuales tienen una tasa de éxito promedio menor al 5 por ciento cuando se trabaja con especies conocidas. En el caso de los animales salvajes, el éxito,  por lo general, es de un 1 por ciento.

Muchos investigadores coinciden en que, en la actualidad, la clonación no es una estrategia de conservación factible ni eficaz.

En primer lugar, algunos conservacionistas señalan que la clonación no aborda las razones por la que muchos animales se encuentran en peligro de extinción.

Algunos científicos sostienen que para que la clonación tenga éxito deben existir, al menos, tres componentes esenciales:

  • ADN del animal que sea clonado.
  • Un huevo viable para recibir que el ADN.
  • Una madre para gestar el embrión resultante.

A menudo, se necesitan cientos de embriones para producir solamente un par de clones.

Los primeros clones

A principios de la década de 1950, el Instituto de Investigación del Hospital Lankenau en Filadelfia (Estados Unidos) clonó con éxito 27 ranas leopardo a través de un proceso conocido como transferencia nuclear.

En 1996 un grupo de investigadores en Escocia intentó clonar una oveja de la especie Finn-Dorset. Se inyectaron núcleos extraídos de sus células y los científicos lograron crear más de 30 embriones.

Cinco de los embriones se desarrollaron y solo uno de esas ovejas sobrevivió hasta la edad adulta; los investigadores la llamaron Dolly.

Desde entonces algunos biólogos han sugerido en varias ocasiones que la clonación podría ayudar a salvar a las especies en peligro de extinción, especialmente en situaciones extremas en las que quedan pocos animales .

Te puede gustar