Podenco portugués pequeño: características y cuidados

El podenco portugués pequeño es inteligente, enérgico e independiente. Si quieres conocer mejor a este maravilloso can, aquí puedes hacerlo en detalle.
Podenco portugués pequeño: características y cuidados
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 17 octubre, 2022

El podenco portugués pequeño (podengo português) es uno de los canes que más se ven en el país que le da su nombre, al igual que en el resto de la península ibérica. Se trata de animales de gran expresividad y fuerte personalidad, por lo que son muy queridos en los hogares.

Si te apetece conocer un poco más a esta raza tan llamativa, aquí tienes todo lo referente a sus características, cuidados y salud. No te lo pierdas, pues seguro que al terminar de leer le has cogido un cariño muy especial al podenco portugués pequeño.

Características de la raza

Existen diferentes tipos de podenco portugués en función de su tamaño. En este espacio se hablará del pequeño, que mide unos 20-30 centímetros hasta la cruz y pesa entre 4 y 6 kilogramos. Aun con su reducido tamaño, es un can de aspecto musculoso y patas fuertes.

Su cabeza posee ángulos marcados con un hocico afilado y de forma piramidal. Las orejas son erectas y con punta redondeada, aunque triangulares. La cola, por su parte, suele ir erguida y tener forma de hoz.

Se toman en cuenta 2 variedades de podenco portugués pequeño en cuanto a su pelaje. Una de ellas es la de pelo corto, que es suave y liso, y la otra es la de pelo largo, más duro, menos poblado y con barba. Este can solo posee una capa de pelo. La Federación Cinológica Internacional (FCI) acepta los siguientes colores para él: negro, marrón, blanco o manchado de estas 3 tonalidades.

Un podenco portugués pequeño jugando.

Origen del podenco portugués pequeño

Se trata de una raza canina muy antigua, clasificada dentro del grupo de los perros primitivos y los spitz. Se estima que sus primeros antepasados llegaron a la península ibérica transportados por los fenicios, allá por el 700 a.C. Durante este periodo se cree que se cruzaron con los perros salvajes continentales.

Posteriormente, estos ancestros se cruzaron con perros traídos por los árabes durante el siglo VIII. En este momento comenzó la selección artificial del antiguo podenco portugués pequeño para adaptarlo a la caza.

El podenco portugués pequeño que se conoce hoy en día comenzó a tomar forma a mediados del siglo XV, cuando los ejemplares acompañaban a los navegantes en sus barcos para controlar las poblaciones de roedores. Actualmente, se le considera una de las razas nacionales de este país.

Carácter del podenco portugués pequeño

Los sentidos de este can están muy desarrollados, ya que se ha buscado que sea capaz de detectar las presas de los cazadores. Además, es un perro con un gran nivel de actividad y una buena capacidad atencional.

Los portugueses pequeños son canes que tienden a ser independientes, aunque no por ello establecen un vínculo más débil con sus tutores o no disfrutan de su afecto. Simplemente, es un perro que no da grandes muestras de cariño y a quien se le deben respetar sus periodos de descanso y soledad.

A su gran actividad se unen su inteligencia y astucia, además de un carácter que tiende a ser obstinado y algo sobreprotector con su espacio. Son cánidos muy versátiles en el entrenamiento y aprenden con rapidez, pero requieren un esfuerzo extra y paciencia para ayudarles a realizar una correcta gestión emocional y socialización.

Necesidades en el cuidado

Al no tener capa de pelaje interna, su manto es fácil de cuidar, no obstante, requiere algún cepillado semanal para evitar enredos, sobre todo en las variedades de pelo largo. Asimismo, no conviene bañarlo muy a menudo (salvo accidentes), pues su piel está más expuesta que en otras razas y podría perder la capa oleosa que lo protege.

Su educación requiere una atención especial debido a su alto nivel de actividad e inteligencia. Son cánidos que se benefician de la constancia al subrayar los límites marcados y la socialización desde pequeños para que sean capaces de relacionarse sin caer en la territorialidad y la sobreprotección de sus tutores.

Además, requieren largos paseos en los que se incluya enriquecimiento y deporte. El agility o el canicross son buenas opciones para él y para ti, pues en ellos se descargan grandes cantidades de energía y podréis pasar tiempo de calidad juntos.

También es necesario matizar que, aunque se trate de un can independiente, esto no quiere decir que el podenco portugués pequeño pueda quedarse solo grandes periodos de tiempo. Necesita el mismo amor que cualquier otro perro y un ambiente enriquecido en casa.

Salud del podenco portugués pequeño

Si bien las razas puras suelen arrastrar ciertos problemas congénitos por los cruces seleccionados, lo cierto es que el podenco portugués pequeño goza de muy buena salud. Eso sí, son animales propensos a padecer enfermedades de la piel, como alergias y dermatitis.

La mayoría de problemas a los que están predispuestos estos animales se previenen fácilmente con los correctos cuidados en cuanto a alimentación, necesidades psicológicas e higiene. Además, no te olvides de mantener su calendario de vacunas, desparasitaciones y revisiones al día.

En definitiva, este can es ideal para aquellas personas que viven en un piso y tienen recursos a la hora de darle una buena educación. Puede que no se trate de un perro que se acurruque a tu lado en el sofá (aunque cada uno tiene su propia personalidad, no lo olvides), pero el vínculo que crearás con él será tan sólido como con cualquiera.

Te podría interesar...
12 razas de perros mini toy
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
12 razas de perros mini toy

Destacamos algunas de las razas de perros mini toy más populares, así como otras clasificadas como pequeñas, pero fáciles de confundir.



  • FCI. (30.03.2009). PODENCO PORTUGUÉS (Podengo português) . 30.07.2019, de FEDERATION CYNOLOGIQUE INTERNATIONALE Sitio web: http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/094g05-es.pdf
  • Gomes, M. L. S. C. (2003). Raças caninas autóctones portuguesas–Contributo para o seu estudo genético e demográfico.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.