Perro rescata a su amigo de la lavadora

Francisco María García · 21 agosto, 2016

Hay juguetes para nuestros amigos caninos, que son imprescindibles. Entre ellos está su peluche, que puede constituirse en un amigo muy especial incluso dentro de la lavadora.

Ha sido conocida la historia de un Golden Retriever que ha querido impedir que “su mejor amigo”, un peluche llamado Teddy, se ahogara en la lavadora. Y no dudó en acudir al rescate. De alguna forma sabía que su peluche nunca sería el mismo una vez saliera del aparato de lavado.

Sus dueños intuían que este Golden tendría algún tipo de reacción al ver a su peluche Teddy entrar en la lavadora. Por ello pusieron una cámara y lo grabaron todo.

El jabón dejaría muy limpio a Teddy, y el suavizante lo volvería esponjoso. Pero no solo eso, el perro sabía que Teddy se iba a marear mucho en la lavadora. Con lo que decidió ir al rescate.

 Obsesión por juguetes incluso dentro de la lavadora

En muchas ocasiones, la obsesión de muchos perros por objetos o juguetes puede tener connotaciones extrañas. Los canes suelen ser muy posesivos con cosas que ellos consideran muy valiosas, como es el caso de la comida o sus juguetes.

Recordemos que los canes tienen a sus antepasados en los lobos, que van en manada y cumplen la ley de la posesión, sobre todo si los recursos son pocos. En este tipo de vida salvaje hay una norma importante que respetan y es que nadie puede apoderarse de algo que le pertenece a un miembro superior en la jerarquía.

Por otro lado, los expertos afirman que el perro, en realidad, cuestiona la autoridad de su dueño cuando coge un juguete y no quiere devolverlo, es decir, está olvidando una de las principales normas de la convivencia. Este comportamiento puede ser debido al estrés y ansiedad que siente nuestro amigo y que no fueron controlados a tiempo.

En este sentido, puede parecernos gracioso el ver a nuestro perro obsesionado. Pero sería lo mismo que reírnos de una persona que tiene una adicción importante. Además, este tipo de problemas, con el tiempo, puede conducir a una actitud agresiva hacia la propia familia y a extraños, entre otros problemas. Es muy importante en esos casos enseñarle a compartir las cosas y respetar la autoridad.

La agresión por la posesión

Si tu mascota intenta morderte al acercarte a su comida o a su cama, puede ser un comportamiento decepcionante, pero tiene solución.

Este tipo de agresiones por posesión es un comportamiento agresivo de los perros, que generalmente se muestra por gruñidos, actitudes de ataque o mordeduras, todo ello dirigido hacia quien se acerque a algún bien que el animal entienda que es de su posesión. También se la conoce como protección de recursos, y generalmente los dueños de los canes somos los que llevamos la peor parte.

Si tu mascota intenta agredirte cuando te acercas a sus cosas es porque está tratando de decirte que retrocedas, pues no tomarás sus objetos. En casi todos los casos se origina en cuanto a la comida, juguetes, cama y cualquier otra cosa que el perro considere de su propiedad, aunque nosotros pensemos que no tiene mucha importancia.

Las causas de la obsesión

Los orígenes de estos comportamientos pueden ser genéticos o adquiridos. Es normal que algunos cachorros muestren este tipo de actitud con apenas semanas de nacidos, y la razón puede ser una predisposición genética transmitida por sus madres a proteger sus recursos. En otros casos se trata de canes que aprenden a agredir en situaciones en donde sienten que hay competencia por sus cosas, como por ejemplo pasa con perros de refugio o cuando tienes más de una mascota en casa.

Es importante que nos planteemos si somos nosotros y nuestras actitudes los que estimulamos estas actitudes de los perros para proteger sus recursos. Por ejemplo, puede ser típico cuando nuestro cachorro nos roba algún objeto o juguete, sale corriendo simplemente por jugar y con curiosidad hacia esos objetos, y nosotros salimos corriendo tras ellos, con intención de arrebatárselo de forma violenta. Con estas acciones, estamos estimulando su tendencia a la posesión.

¿Cómo actuar?

Cuando nuestros cachorros se apoderan de algo, tenemos que quitárselo a base de juegos y caricias, que comprendan que deben obedecer a sus dueños, pero en ningún caso asociado a la violencia o a actitudes de fuerza.

Fuente de la imagen: institutoperro.com