Cómo mi perro me dice ‘te amo’

Alba Muñiz 7 marzo, 2016

Si tienes un peludo y lo quieres con locura, seguramente crees que el cariño que le profesas es correspondido. Pero quizá te preguntes: ¿de qué manera mi perro me dice que me ama? Te contamos algunas de las muchas formas en que los canes demuestran el afecto que sienten por sus dueños.

El secreto del amor entre perros y personas está en los ojos

perro guau con pareja

Mucha gente está convencida de que a sus mascotas solo les falta hablar, al punto de considerarlas casi humanas. Sin embargo, al igual que las personas, los animales tienen distintas herramientas para expresarse.

No es extraño escuchar frases como “mi perro me dice que que ama con su  ojos” o “mi peludo me mira de una manera especial”.

Y es que, según se ha comprobado por recientes estudios, la particular relación de amor que se ha tejido a lo largo de siglos entre canes y seres humanos le debe mucho al contacto visual que se establece entre ellos.

Es que cuando una persona y su peludo se miran, se producen niveles altos de oxitocina, la llamada “hormona del amor”. Y esto provoca un fortalecimiento mutuo de la confianza y de la conexión emocional entre ambas especies.

Si eres de los que te preguntas: “¿Cómo mi perro me dice que me ama?”, aquí te damos algunas pistas de las distintas formas en que los canes le expresan su cariño a sus dueños.

¿De qué otras formas mi perro me dice que me ama?

Sin embargo, en la mirada no reside la única forma en que mi perro me demuestra su afecto. Y algunas no concuerdan con actitudes humanas para el mismo fin. Y está perfecto. No olvidemos que ellos son de otra especie y nosotros no somos el ombligo del mundo. Veamos algunos ejemplos:

Es que está muy contento de verte.

  • Lamiéndote el rostro.

Las lamidas del perro en tu cara equivalen a los besos o caricias que los humanos damos por afecto y como forma de saludo. Además, de esta manera, el can puede interpretar tu estado de ánimo y buscar confortarte si advierte que estás triste o preocupado.

  • Tirándose panza arriba y permitiendo que le acaricies la barriga.

Si bien esta es una forma de mostrar sumisión, también te está demostrando confianza.

Otras actitudes por las que puedes afirmar que tu peludo te quiere

Si tu mascota tiene alguna de estas conductas, ten por seguro que el  afecto que siente por ti no puede ponerse en duda:

  • No quiere despegarse de tu lado si advierte que estás enfermo o deprimido.
  • Le encanta tumbarse junto a ti para dormir, tal como lo haría con los integrantes perrunos de su manada.
  • Bosteza cuando tú lo haces, tal como sucede cuando le “contagiamos” el bostezo a otras personas.
  • Te ofrece su juguete favorito, no solo para pedirte que juegues con él sino buscando complacerte al brindarte su objeto más querido.

Demasiado amor perruno

Hay otras conductas de tu peludo que si bien pueden leerse como formas de expresar su afecto, también pueden ser consideradas señales de algún problema –como la ansiedad o el hiperapego- sobre todo si se tornan excesivas. Por ejemplo:

  • No deja de hacerte fiestas y brincar como loco cuando regresas al hogar, aunque hayas salido solo 5 minutos.
  • Te persigue a sol y a sombra por toda la casa, pegado a ti.
  • Quiere dormir a tu lado. Si es arriba de tu cama, mejor aún.

En estos casos, puedes consultar al veterinario o a algún especialista en comportamiento animal para que te asesore sobre las mejores formas para superar estas situaciones.

Cuanto más cuides a tu perro, más afecto recibirás de él

el perro y la hormona del amor

Nunca está de más recordar que si quieres a tu perro tanto como él te quiere a ti, no basta con mimos y caricias para demostrárselo. Y es aquí donde la palabra responsabilidad vuelve a colarse. Así que no olvides:

  • Socialización.
  • Educación.
  • Vacunas.
  • Desparasitación.
  • Controles veterinarios periódicos.
  • Paseos y juegos.
  • Alimento adecuado a su tamaño, peso y edad.
  • Espacio cómodo y limpio para su descanso.
  • Juguetes y accesorios.

¿Te parece que la lista es larga? Podemos seguir ampliándola. Seguramente cuanto más lo cuides, tu perro más te lo agradecerá y más te querrá.

 

Te puede gustar