Mi perro lame en exceso

Mariela Ibarra Piedrahita · 16 febrero, 2016
Los perros esconden muchos misterios ligados a su conducta, muchos de los cuales tienen su origen en su instinto animal. ¿Te has preguntado por qué tu mascota te lame tanto?

Una situación normal cuando se habla de perros es que estos nos laman, ya sea a sus cuidadores o las personas que llegan a su casa y con las que están familiarizados. Sin embargo, cuando repiten esta conducta sin parar puede ser muy incómodo; te hablamos un poco del por qué tu perro lame en exceso.

El lamer, en el lenguaje canino, corresponde al saludo aceptado por ellos. Es una manera de demostrar afecto o sumisión y es un hábito que traen desde que convivían con su madre en el nido.

Esto se debe a que la madre, al traer el alimento, dejaba que los cachorros hambrientos le lamieran la boca. Como consecuencia, ellos quedan con la costumbre de hacerlo como una manera de decir ‘hola’.

Sin embargo regañar a tu perro por hacer esto puede acabar siendo sumamente confuso para ellos. Además, se trata de un recurso que funciona poco porque el perro no entiende lo que está haciendo mal.

El perro lame en exceso. ¿Cómo corregirlo?

Lo mejor sería enseñarle a realizar otra actividad que sea incompatible con lamer. Para esto, la acción debe concentrarse lejos del rostro, que es la parte que más les gusta lamer por la cercanía a la boca.

perro lame

Por ejemplo, enséñale a echarse en su cama a una distancia corta después de que te ha dado un saludo inicial. De esta manera, desalientas cualquier intento de su parte por atacarte a lengüetazos o hacerlo a tus visitas.

También es importante facilitarle algún objeto que pueda morder. Muchas veces, el lamido excesivo proviene de la ansiedad por morder cosas. Asimismo, tener una actividad gratificante para hacer le ayudará a distraer la atención de tus visitas.

Para tener en mente si el perro lame

Tanto el ladrido como el lamido son herramientas multifacéticas en la vida social de los perros. Estas desempeñan muchos papeles en el comportamiento canino; en consecuencia, pueden hacerse muchas interpretaciones diferentes.

He aquí una lista de las muchas formas en las que las personas han llegado a comprender este modo de comunicación:

  • Primero, el lamido es un instinto natural en los cánidos. Cuando una madre lame a sus crías y sus cachorros se lamen unos a otros durante el aseo y otras interacciones sociales, estamos observando el comportamiento por excelencia en los perros. De hecho, esta conducta se mantiene como una que puede servir como base para todas las demás decisiones que un perro hace.
  • Lamer puede desempeñar un papel en la solicitud de recursos, como cuando los cachorros lamen a sus madres como un precursor de la alimentación o cuando un lobo de menor rango lame a miembros de la manada, en especial si son sus superiores, con la esperanza de una invitación a cenar una presa comunal.
  • Es solo otra herramienta sensorial, dicen algunos investigadores. Lamer —y degustar— es como llegar y tocar algo; una especie de exploración babosa.
  • El comportamiento canino, cuando está en búsqueda de atención, a menudo incorpora la lengua. Los perros lamen para conseguir tu atención o como un simple saludo.
  • Puede ser una manera de jugar. Esto se presenta como un fenómeno de inhibición de la mordida, en especial cuando lo hacen con sus cuidadores; entonces, sustituyen su lengua por sus dientes durante las diferentes facetas del juego.

Además, en muchos casos el lamido es un comportamiento aprendido. Los perros aprenden que, cuando lamen a sus propietarios, reciben más atención. Por ese motivo, vienen a incorporar el lamido cada vez más en sus comportamientos diarios.

¿Qué sucede cuando el perro lame en exceso?

perro lame la cara

Quien determina si el lamido es excesivo o no es el humano. Esto se debe a que la naturaleza del perro es esa, ellos se lamen. A pesar de esto, si tu perro lame en exceso puedes entrenarlo para que lo haga con menor frecuencia, en especial cuando la actitud se torna compulsiva.

Por supuesto que existen esos momentos en los que el perro lame y se puede entender como algo anormal. Los canes que sufren ciertos tipos de comportamientos obsesivo-compulsivos pueden manifestar estos como excesivo lamido.

Comúnmente, sin embargo, los perros afectados por estos trastornos de conducta se convertirán a sí mismos en el objeto de su inclinación desmesurada para lamer.

En definitiva, debes saber que esta acción de parte de tu can puede ser algo natural de su parte. Una de las mejores medidas para evitar que lo haga es enseñarle otras conductas desde que es pequeño.