Pasó de ser el peludito más alegre y gordito, al más indefenso y triste del refugio

Este perrito vivió sus peores días luego de ser adoptado, sin embargo, los rescatistas volvieron a acogerlo y lo curaron. Mira la historia.
Pasó de ser el peludito más alegre y gordito, al más indefenso y triste del refugio

Escrito por Nicolás Forero

Última actualización: 14 junio, 2022

Los perritos que viven en las calles tienen que convivir segundo a segundo con el hambre, la indiferencia, los peligros y las inclemencias. Por lo tanto, todo lo que esperan es que los trabajadores de un refugio se crucen en su camino y los rescaten.

Esto con la intención de que puedan atender todas sus necesidades esenciales, mejoren su estado de salud y puedan sentirse protegidos. Además, después de esos objetivos, tienen el anhelo de encontrar a una familia que los cuide de la mejor manera para toda la vida.

Sin embargo, contrario a lo que muchas personas piensan, no todos los finales de los animales adoptados son felices. Así lo demostró un perrito que tenía una personalidad alegre antes de salir de un refugio y retornó en un estado desgarrador.

En este artículo te contamos todo lo que sucedió en esta historia.



La vida del perrito en el refugio

Shorty, un canino que estaba indefenso en las calles, fue rescatado por el refugio de animales del condado de Montgomery, Texas. Debido a ello, desde el primer momento lo atendieron de la mejor manera y le permitieron crecer sano.

Tanto así que durante su estadía en aquel hogar de rescate pesaba 18 kilos y lucía radiante. Además, siempre se mostraba muy feliz debido a que los trabajadores de la organización siempre lo llenaron del amor que se merecía.

Por lo tanto, después de que el perrito cumplió 2 años, los rescatistas concluyeron que estaba listo para ser acogido por una familia que se encargara de hacerlo sentir muy feliz.

Debido a ello, compartieron fotos de él a través de las redes sociales y contaron su historia. De esa manera, muchas familias se interesaron en adoptarlo y tramitaron la solicitud.

A raíz de esa situación, los rescatistas analizaron a cada uno de los candidatos y, tras pasar una gran cantidad de filtros, decidieron dársela a una pareja que manifestó que la cuidaría con mucho amor.

En vista de esto, todos, incluyendo al perrito creyeron que habían llegado los mejores días. No obstante, el tiempo se encargó de demostrar que la realidad era totalmente opuesta.

El peludito sano.

El deterioro del peludito al lado de la familia

Durante el 2020, la vida de Shorty dio un giro doloroso e inesperado. Pues, pasó de ser un perrito bien alimentado a tener un grado de desnutrición en el que se le notaban todas las costillas.

Además, cada vez tenía menos fuerzas. Por tal razón, le costaba ponerse de pie por su propia cuenta y pasaba la gran mayoría del tiempo acostado.

Esto debido a que, según las versiones que se conocen, la familia encargada tuvo una fuerte crisis económica a causa de la pandemia. De esa manera, los sacaron de la vivienda en la que vivían y no contaban con los recursos para alimentar al canino.

Fue así como esa dura realidad causó que el perrito tuviera que volver al refugio. Sin embargo, esta vez en condiciones diferentes porque la tristeza y el mal estado de salud era los factores que predominaban.

Pero, los trabajadores del refugio lo recibieron nuevamente con todo el amor del mundo y manifestaron que harían todo lo posible para recuperarlo.



La labor de la organización

En el instante en el que todos percibieron el preocupante estado en el que se encontraba el perrito, Jamie, la fundadora del refugio, se puso al frente de la situación. De esa manera, comenzó a gestionar todos los tratamientos que se necesitaban.

Lo positivo fue que el perrito volvió a conocer las caras de todos los rescatistas con los que antes había conmovido. Por lo tanto, dejó a un lado los temores y se dejó atender sin ningún problema.

Así, todos los cuidados dieron los mejores resultados y el perrito comenzó a recuperar las fuerzas. Tanto así que a los pocos días se pudo poner de pie y caminar por su propia cuenta.

Además, en tan solo 30 días recuperó 15 kilos. Por tal razón, hoy en día tiene la fortuna de volver a estar saludable y ser muy feliz porque los rescatistas se encargaron de devolverle todas las esperanzas.

Debido a ello, todo lo que se espera es que pronto encuentre un hogar en el que sí pueda tener días llenos de dignidad y alegría para siempre.

Te podría interesar...
Perrito de un refugio, toma la mano de cualquiera que pase a su lado
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perrito de un refugio, toma la mano de cualquiera que pase a su lado

Este perrito de un refugio le toma la mano a cualquier persona, él quiere amar y ser amado. El final de esta historia es hermoso.



  • DA DERECHO ANIMAL. La dignidad de los animales [internet]. España: DA DERECHO ANIMAL; (s.f). [citado 27 de mayo de 2022].