Problemas de salud asociados a obesidad en perros y gatos

6 enero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los problemas de salud asociados a la obesidad en perros y gatos se pueden prevenir por completo y, sin embargo, continúan aumentando año tras año

La obesidad en perros y gatos causada por el desequilibrio en su dieta no tiene muchos síntomas, aparte de aumentar peso. Aun así, una mascota obesa puede presentar pelaje opaco, ojos apagados, diarrea o estreñimiento. También es muy común que padezcan fatiga y bajos niveles de energía.

Es importante destacar, sin embargo, que si notas cambios en tu mascota, no debes asumir que forma parte de su ‘normal’ estado de obesidad. La obesidad puede asociarse a una lista de padecimientos que pueden ser graves. Asegúrate de que un veterinario lo revise.

La obesidad en perros puede ser signo de malfuncionamiento de la tiroides

En ocasiones, la obesidad puede ser causada por problemas de la glándula tiroides. Recordemos que en esta glándula se producen las hormonas que controlan la tasa del metabolismo corporal.

Cuando la glándula produce muy pocas hormonas –tiroides poco activa–, la afección se denomina hipotiroidismo. La única forma de diagnosticar el hipotiroidismo es hacer que su veterinario realice algunos análisis de sangre.

El hipotiroidismo se ve con mayor frecuencia en perros de mediana edad a mayores de razas medianas a grandes. Perocualquier perro de cualquier tamaño o edad podría tenerlo, mientras que en los gatos el hipotiroidismo es muy inusual.

Perros y gatos asomados

Síntomas del hipotiroidismo

Cuando la tasa metabólica disminuye, prácticamente todos los órganos del cuerpo se ven afectados. La mayoría de los perros con hipotiroidismo tienen uno o más de los siguientes signos:

  • Mayor peso sin aumento del apetito y subida de los niveles de colesterol en sangre.
  • Disminución de la frecuencia cardíaca, letargo y falta de ganas de hacer ejercicio.
  • Cabello seco y opaco con desprendimiento excesivo. Puede ocurrir que no vuelva a crecer el cabello después de cortarlo o afeitarlo. También es común la intolerancia al frío.
  • Cambios en la piel: puede causar picazón y aumentar la pigmentación oscura en la piel.
  • Mayor susceptibilidad y ocurrencia de infecciones de piel y oído.

Diabetes

El rápido aumento de peso puede ser un síntoma de diabetes en perros, ¡pero también puede ser una pérdida de peso repentina! La diabetes es una enfermedad sin cura, que puede afectar a perros y gatos. Se estima que 1 de cada 100 perros que alcanza los 12 años desarrollará diabetes. En los gatos se estima que entre 1 de cada 50 y 1 de cada 500 desarrollará esta enfermedad.

La diabetes mellitus ocurre cuando tu perro o gato ha dejado de producir insulina,tiene niveles inadecuados de insulina o tiene una respuesta anormal a la insulina.

La influencia de las razas

Ciertas razas de perros también experimentan tasas de diabetes superiores a la media. Estas incluyen: toy poodle, terrier, cocker spaniel, dachshund, doberman, pinscher, german shepherd, labrador retriever y golden retrievers.

En los gatos, la diabetes mellitus es más común en gatos con sobrepeso. Ciertas razas, como los gatos siameses, experimentan una tasa de diabetes superior a la media.

Otros síntomas de la diabetes mellitus

  • Micción aumentada: tu perro o gato quiere salir a menudo, tiene accidentes y orina fuera del área habitual.
  • Bebe mucha agua: debes llenar el tazón de agua con más frecuencia que antes o notar que tu gato o perro bebe de lugares inusuales, como el inodoro.
  • Siempre tiene hambre: nunca parece tener suficiente; siempre está rogando por comida.
  • Pérdida de peso repentina.
  • Los ojos parecen nublados: este signo solo está presente en los perros.
  • El pelaje se ha deteriorado: tu gato ha dejado de arreglarse y el pelaje se vuelve seco y opaco.
  • Letargo: duerme más o es menos activo.
Perro con obesidad en la báscula

Existen otras enfermedades relacionadas con la obesidad en perros y gatos

Mientras la epidemia de obesidad en perros y gatos continúa sin cesar, aumenta la incidencia de enfermedades dolorosas y debilitantes. Así, en mascotas obesas es más común el padecimiento de osteoartritis, cistitis o enfermedad del tracto urinario, hepatitis, enfermedad renal crónica e insuficiencia cardíaca congestiva.

Es común que diferentes afecciones tengan uno, si no varios, síntomas en común. Por lo tanto, para obtener un diagnóstico preciso, debes hacer que tu mascota sea examinada por tu veterinario, quien realizará los análisis necesarios para llegar a la raíz del problema.

  • Stogdale, L. (1980). The diagnosis and treatment of canine hypothyroidism. Journal of the South African Veterinary Association, 51(1), 46-48.
  • Reusch, C. (2011). Diabetes mellitus in dogs and cats. Kleintierpraxis, 56(4), 204-218.