Parásitos pulmonares en perros: características, tratamiento y prevención

Los parásitos se encuentran prácticamente en todos lados. Han conseguido adaptarse a distintas condiciones, teniendo la capacidad de llegar a lugares tan extraños como los pulmones de los caninos, en los que completan su ciclo vital.
Parásitos pulmonares en perros: características, tratamiento y prevención
Daniel Aguilar

Escrito y verificado por el veterinario Daniel Aguilar.

Última actualización: 20 agosto, 2021

Todos los animales son propensos a padecer enfermedades a causa de parásitos presentes en su entorno. En el caso de los canes, sobre todo aquellos jóvenes y curiosos, existe un tipo de parásitos pulmonares en perros que puede ocasionar graves cuadros respiratorios y poner en riesgo su vida.

Los pulmones de tu mascota podrían estar invadidos por estos parásitos sin que ni siquiera te hayas dado cuenta. En este artículo, te hablaremos de la forma que utilizan estos microorganismos para invadir su vía respiratoria, junto con algunas recomendaciones para que seas capaz de identificarlos a tiempo. Además, abordaremos algunas estrategias diagnósticas y terapéuticas.

¿Qué son los parásitos pulmonares en perros?

Los parásitos son seres que viven a expensas de otro animal vivo (el hospedador) y son capaces de invadir distintas zonas, órganos y sistemas en los animales. En el caso de los parásitos pulmonares en perros, colonizan los pulmones y regiones cercanas dentro de las vías respiratorias.

Quizás dentro de tu hogar haya menos posibilidades de contraer alguna enfermedad causada por parásitos. Sin embargo, cuando tus mascotas salen al exterior y entran en contacto con el medio ambiente, el nivel de exposición aumenta. Algunos parásitos pulmonares en perros tienen preferencia por ciertas condiciones ambientales y zonas geográficas en específico.

En ocasiones, la signología que presentan los parásitos pulmonares en perros puede complicar su diagnóstico definitivo, debido a la similitud con muchas otras patologías respiratorias. Por ello, es importante que desde el primer signo o comportamiento extraño en tu mascota acudas con el médico veterinario.

Un parásito sanguíneo al microscopio.

¿Quién es el gusano pulmonar y como infecta a mi perro?

Contrario a lo que muchos piensan, no todos los parásitos que infestan a los perros se transmiten por vectores como artrópodos e insectos alados. Cuando se trata de parásitos pulmonares, los seres implicados en su trasmisión son inesperados: caracoles y babosas.

Uno de los principales parásitos pulmonares que afectan a los perros es Angiostrongylus Vasorum, un nemátodo de la familia Metastrongylidae. Estos peligrosos inquilinos, una vez adultos, se localizan en las arterias pulmonares y en el corazón de algunos canes, donde causan diversas alteraciones.

El ciclo biológico de los parásitos pulmonares en perros es muy interesante. Todo comienza cuando tu mascota bebe agua de charcas o estanques en los que haya presencia de larvas suspendidas, o bien tras la ingesta de algún animal vector. Una vez dentro de su organismo, el nemátodo viaja por el tubo digestivo, en donde logra atravesar la pared intestinal y llegar al torrente sanguíneo.

Cuando por fin han alcanzado los pulmones tras viajar por arterias y capilares, los parásitos comienzan su desarrollo para convertirse en larvas adultas. Este proceso puede demorar hasta 2 meses y al finalizar miden 2 centímetros. Las condiciones que ofrecen los pulmones son ideales para que estos invasores se reproduzcan y emerjan más larvas jóvenes.

Al momento que tu mascota estornude, tosa o libere alguna exudación, los parásitos lograrán llegar a la cavidad bucal, en donde serán tragados y de nuevo harán un viaje hasta alcanzar el recto. Serán evacuados en las heces del can para finalmente esperar en el ambiente a que un vector los transporte y el ciclo se repita.

Perros con mayor predisposición.

Los parásitos pulmonares en perros no conocen de raza, sexo ni edad y todos los canes se encuentran expuestos a contraerlos. No obstante, los cachorros, perros inquietos o que al momento de pasear no se encuentren bajo la supervisión de sus propietarios podrían beber agua estancada o jugar con algún vector y desencadenar todo el ciclo que te comentamos anteriormente.

Durante el temporal de lluvias suele haber un mayor número de pacientes afectados, debido al aumento de la población de caracoles y babosas. La importancia de mantener a tu mascota con un sistema inmune fuerte y un buen estado de salud se debe resaltar, pues esto disminuirá la posibilidad que los parásitos pulmonares en perros causen un daño en él.

Síntomas del gusano pulmonar

Cuando un can ha sido infestado por parásitos pulmonares, la signología que puede presentar dependerá de varios factores, tales como: el tiempo que lleva parasitado, el tipo de parásito que lo aqueja, su estado de salud y la gravedad de la infestación. Dentro de los síntomas leves, se encuentran los siguientes:

  • Falta de apetito y pérdida de peso.
  • Tos seca después de realizar algún tipo de esfuerzo.
  • Apatía y decaimiento físico general.
  • Intolerancia al ejercicio.

En algunos casos, los parásitos pulmonares en perros pueden tomar la delantera y causar fuertes estragos en su salud. Pon atención, pues tu mascota podría presentar los siguientes signos en los cuadros graves:

  • Coagulopatías y consecuentes hemorragias de distintos tipos.
  • Problemas oftálmicos (uveítis y hemorragias conjuntivales, entre otros).
  • Parálisis, ataxia, temblores, afecciones en nervios craneales y demás signos nerviosos.

Diagnóstico y tratamiento de los parásitos pulmonares en perros

Si has notado alguno de los signos que te acabamos de mencionar, lo mejor será llevar a tu mascota a una clínica veterinaria para que, después de una revisión, se obtenga un diagnóstico definitivo. El médico veterinario utilizará una serie de herramientas y algunos estudios para la detección de los parásitos pulmonares en perros. Los más frecuentes son los siguientes:

  • Auscultación pulmonar.
  • Toma de radiografías torácicas.
  • Resonancia magnética.
  • Análisis de sangre (posible anemia, conteo plaquetario disminuido).
  • Examen fecal (para comprobar la presencia de larvas del parásito).
  • Toma de muestra de secreciones respiratorias.

Una vez que se haya corroborado la infestación por parásitos pulmonares en perros, la primera recomendación es someter al paciente a un tratamiento antiparasitario. Las opciones de qué medicamento administrar son vastas y el médico te indicará que fármaco usar, junto con la dosificación y duración.

También es importante administrar medicamentos que lleven un buen control de los signos clínicos y así mantener a tu mascota lo más tranquila y cómoda posible. Los parásitos pulmonares en perros pueden llegar a ser tan agresivos que, en ocasiones, es necesario hospitalizar al can, realizar oxigenoterapias y administrarle broncodilatadores, diuréticos y analgésicos.

¿Cómo prevenir los parásitos?

Como te habrás dado cuenta, la variedad de parásitos que pueden afectar a tu mascota es enorme. De ahí radica la importancia de que las desparasitaciones que realices en ella abarquen más allá de parásitos externos (como pulgas y garrapatas) y su efecto también erradique endoparásitos, incluidos todos aquellos que logran colonizar los pulmones.

Al caminar con tu mascota, evita acudir a lugares en los que hayan charcas de agua estancada. Si acostumbras pasear al can sin correa no lo pierdas de vista, pues podría encontrar algún caracol o babosa con el que querrá jugar y puede llegar a engullirlo.

Un perro sobre una manta.

Los parásitos pulmonares de los perros están esperando el momento preciso para invadir a sus víctimas. Te recomendamos seguir cada una de estas indicaciones y realizar periódicamente una visita con el médico veterinario de tu mascota. No permitas que estos nemátodos ganen la batalla.

Te podría interesar...
7 parásitos que pueden afectar a los perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
7 parásitos que pueden afectar a los perros

Hay parásitos que causan enfermedades en los perros. Unos infectan el interior de su aparato digestivo y otros provocan lesiones cutáneas.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.