Cuidados de un perro con anemia

La anemia en perros es una condición que puede ser leve o muy grave, dependiendo de la causa subyacente y del estado de salud general del animal. Aquí te enseñamos cómo abordarla.
Cuidados de un perro con anemia
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 18 julio, 2021

Todo tutor necesita tener una idea básica de los cuidados de un perro con anemia. Este desajuste sanguíneo es común en seres humanos —hasta el 11 % de los adultos mayores de 65 años la sufren— y por ello a todos nos suena, pero lo que quizá se desconoce entre los cuidadores de mascotas es que la anemia también puede presentarse en perros, gatos y otros vertebrados.

Esta condición puede tener muchos desencadenantes, entre los que se encuentran enfermedades parasitarias, hipotiroidismo, cáncer, enfermedades autoinmunitarias, influenza y mala nutrición. Aquí te lo contamos todos sobre este cuadro clínico y hacemos especial hincapié en el mantenimiento de la salud del paciente canino desde casa. No te lo pierdas.

¿Qué es la anemia en perros?

Los glóbulos rojos (hematíes) son unos cuerpos celulares que se sintetizan en la médula ósea —dentro de ciertos huesos del can— y se liberan en sangre. Estos cumplen la importantísima función de transportar el oxígeno adherido a la hemoglobina a todos los tejidos del cuerpo, incluyendo el cerebro y el corazón.

En los cuadros anémicos, se produce una reducción en el conteo de glóbulos rojos circulantes en sangre. En una situación normal, del 35 al 55 % de la sangre del can está compuesta por hematíes: si este valor es menor al 35 % ya citado, se considera que el perro analizado tiene anemia, tal y como indica Central Texas veterinary

Esta condición se puede clasificar en 2 grandes grupos:

  • Anemia regenerativa: en este cuadro, la médula ósea responde a la falta de glóbulos rojos y comienza a sintetizar más de ellos.
  • Anemia no regenerativa: la médula ósea no responde de la forma adecuada a la necesidad de más glóbulos rojos.
Un perro al que se le extrae sangre.

Causas de la anemia en perros

Como habrás podido comprobar, la anemia no es una enfermedad per sé, sino un signo clínico —conteo bajo de glóbulos rojos en sangre— que indica una enfermedad subyacente. Entre todas las causas de la falta de hematíes circulantes, podemos destacar las siguientes:

  • Lesiones, traumas y hemorragias internas: en estos casos, los glóbulos rojos se “pierden” con los vómitos, las heces o una herida abierta que no deja de sangrar. Estos tipos de anemias suelen ser regenerativos, pues el problema no se encuentra en la médula ósea y esta funciona normalmente.
  • Infestaciones parasitarias: algunos parásitos —como ácaros, pulgas y garrapatas— se alimentan de la sangre del can. Una infestación importante puede trastocar el conteo de glóbulos rojos.
  • Tumores que sangran de forma continua, sean malignos o benignos.
  • Enfermedades autoinmunitarias: en este tipo de cuadros, los glóbulos rojos se producen con normalidad, pero son destruidos por los glóbulos blancos y otros cuerpos celulares por error. El sistema inmunitario reconoce a los hematíes como amenazas y acaba con ellos.
  • Desbalances nutricionales: sin el hierro y otros compuestos vitales, la médula ósea no puede sintetizar el número de glóbulos rojos adecuado.

Así pues, un perro puede ser anémico por la pérdida de sangre (sangrado), por la destrucción equivocada de glóbulos rojos (reacciones autoinmunes) o por la incapacidad de sintetizar hematíes en la médula ósea. Cada tipo de anemia tiene un abordaje clínico especial.

Síntomas de la anemia en perros

Observar la anemia en perros a simple vista es muy difícil, pues se presenta de forma general y se puede confundir con otros muchos signos clínicos. Un can anémico en una parte leve del espectro se tornará fatigado con el tiempo y querrá hacer menos actividades de lo normal. Por ello, el tutor suele creer que su mascota tiene depresión.

Más allá de estos signos iniciales, a largo plazo se puede notar cómo el perro desarrolla hematomas más fácilmente —pérdida de plaquetas— y que sus encías están más pálidas de lo normal. Por otro lado, si la causa de la anemia es hemorragia interna, el can producirá vómitos y heces ennegrecidas.

Cuidados de un perro con anemia

Ahora ya conoces qué es este cuadro clínico, los motivos causales y los síntomas más evidentes. En las siguientes líneas, exploramos los cuidados de un perro con anemia, tanto desde casa como en el veterinario. No te lo pierdas.

Transfusión sanguínea

Si el cuadro anémico es grave y la vida del perro peligra, puede ser necesaria una transfusión de sangre. De todas formas, antes de proceder a realizar este delicado proceso se tiene que realizar un análisis sanguíneo en el can con fines diagnósticos y para ver qué tipo de sangre tiene y con cuáles es es compatible.

Este abordaje es muy eficaz para restaurar los valores normales de glóbulos rojos circulantes, sobre todo si la causa de la anemia es una hemorragia severa interna o externa. De todas formas, sigue siendo necesario tratar el problema subyacente —parásitos, heridas, cáncer o enfermedades autoinmunes, entre otros—.

Tratamiento con corticosteroides

Si la anemia encuentra su causa en una enfermedad autoinmune, suele ser necesario un tratamiento a largo plazo con corticosteroides, tal y como indica el portal VCA Hospitals. Algunos fármacos como la prednisolona provocan inmunosupresión, por lo que se puede evitar la acción de los glóbulos blancos y otros cuerpos en la destrucción de los hematíes.

Normalmente, el tratamiento se receta por unos meses y se espera que el can mejore. Poco a poco los fármacos se deben dejar de administrar, pero es muy común que aparezcan recaídas. En algunos casos, el tratamiento con corticosteroides es vitalicio.

Antihelmínticos y otros antiparasitarios

Como hemos dicho en líneas previas, a veces el problema es un grupo de parásitos alimentándose de la sangre del can. En estos casos, el cuidado de la anemia en el perro pasa por desparasitar al animal, generalmente con antihelmínticos internos o ungüentos y repelentes cutáneos —en caso de garrapatas y pulgas—.

Cambios en la alimentación

Por último, cabe destacar que la anemia puede surgir por la falta de hierro en la dieta, cuadro que se conoce como anemia ferropénica. Este cuadro es más común en los perros de razas grandes, que requieren una ingesta calórica y nutricional muy alta debido a su tasa de crecimiento acelerada.

Los suplementos nutricionales, las algas secas, algunas carnes, vísceras animales y diversos tipos de vegetales son ricos en hierro o facilitan su absorción. Con ayuda del veterinario, es posible priorizar algunos alimentos para el can anémico hasta que su situación se estabilice.

Un perro comiendo alimento crudo.

Como puedes ver, todos los cuidados para un perro con anemia pasan por la visita al veterinario y la gestión profesional. Sea leve o grave, esta condición debe ser tratada con seriedad y nunca hay que optar por intentar solucionarla desde casa sin supervisión. En temas de salud animal, la farmacología y la veterinaria deben abrirse paso ante remedios tradicionales.

Te podría interesar...
Causas de la anemia hemolítica en mascotas
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Causas de la anemia hemolítica en mascotas

La anemia hemolítica en mascotas implica la destrucción de los glóbulos rojos por parte del sistema inmune. Esto deriva en diversos síntomas.



  • How is anemia in dogs diagnosed? Central Texas veterinary. Recogido a 15 de julio en https://www.ctvsh.com/resources/education/dog/anemia-dogs#:~:text=Thirty%2Dfive%20to%20fifty%2Dfive,count%20and%20the%20hemoglobin%20count.
  • Feldman, B. F., Kaneko, J. J., & Farver, T. B. (1981). Anemia of inflammatory disease in the dog: clinical characterization. American journal of veterinary research, 42(7), 1109-1113.
  • Scagnelli, A. M., Walton, S. A., Liu, C. C., & Acierno, M. J. (2018). Effects of therapeutic plasma exchange on serum immunoglobulin concentrations in a dog with refractory immune-mediated hemolytic anemia. Journal of the American Veterinary Medical Association, 252(9), 1108-1112.
  • Heffner, G. G., Cavanagh, A., & Nolan, B. (2019). Successful management of acute bilirubin encephalopathy in a dog with immune‐mediated hemolytic anemia using therapeutic plasma exchange. Journal of Veterinary Emergency and Critical Care, 29(5), 549-557.
  • Yuki, M., & Naitoh, E. (2019). Complete Remission of Associative Immune-Mediated Hemolytic Anemia in a Dog Following Surgical Resection of Intestinal Leiomyosarcoma. Veterinary sciences, 6(2), 55.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.