Parásitos externos que sobreviven en invierno y afectan a tu mascota

Los parásitos externos que afectan a las mascotas no suelen resistir bien las temperaturas frías del invierno. Sin embargo, existen algunas especies que a pesar de las condiciones climáticas aún tienen la capacidad de generar infecciones.
Parásitos externos que sobreviven en invierno y afectan a tu mascota
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 08 marzo, 2023

Los ectoparásitos (parásitos externos) son uno de los problemas más comunes que afectan a las mascotas. Aunque la mayoría de estos agentes patológicos no suelen ocasionar problemas de salud graves, generan signos clínicos molestos y bastante desesperantes. Por ello, se recomienda atenderlos lo más pronto posible para evitar perjudicar la vida diaria de tu compañero.

Debido a que los ectoparásitos viven en el pelaje o la piel de su hospedero, se encuentran expuestos a las variaciones climáticas como los cambios estacionales. Por supuesto, la temperatura suele afectar su metabolismo, de manera que no todos ellos son activos en cualquier época del año. Sigue leyendo este espacio y descubre cuáles son los parásitos externos que perjudican a tu mascota en invierno.

¿Qué es un parásito externo?

Los parásitos externos, mejor conocidos como ectoparásitos, son organismos patógenos que invaden e infectan la piel, el pelaje o las plumas de los animales. Estos seres se alimentan de las descamaciones o de la sangre de su hospedero, por lo que ocasionan lesiones directas que se vuelven más intensas conforme aumenta la infestación.

Por lo regular, los parásitos externos que afectan a las mascotas pertenecen a dos grupos taxonómicos principales: los insectos (Insecta) y los ácaros (Acari). Estos se caracterizan por poseer un tamaño diminuto que es casi imperceptible, lo cual complica su detección.

Eliminar garrapatas al perro

¿Qué parásitos externos afectan a la mascota durante el invierno?

La mayoría de los artrópodos que actúan como parásitos de las mascotas son ectotermos. Esto significa que son incapaces de regular su calor corporal, por lo que dependen de la temperatura ambiental para llevar a cabo sus actividades. Al igual que los reptiles, tienen un mejor desempeño en los climas cálidos o templados.

El invierno es una época bastante difícil para los ectoparásitos, pues las bajas temperaturas disminuyen su actividad y reducen su metabolismo. Por si fuera poco, debido a que viven en la piel y el pelaje de sus hospederos, se encuentran expuestos al ambiente frío casi todo el tiempo. Esta es la razón por la que pocas especies de parásitos externos sobreviven al invierno y son capaces de infectar a una mascota.

Para lograr resistir los climas invernarles, estos agentes patológicos han desarrollado varias estrategias de resistencia. No todas ellas son eficientes ni aseguran la supervivencia de los ejemplares, pero es suficiente para reducir su tasa de mortalidad y lograr que la especie persista. Algunos ejemplos de los parásitos externos que tienen cierta resistencia al invierno y podrían afectar a tu mascota son los siguientes.

1. Pulgas (Siphonaptera)

Las pulgas son un tipo de insectos pequeños reconocidos por su increíble capacidad para saltar. Miden entre 1.5 y 10 milímetros de largo, carecen de alas, tienen un cuerpo aplanado lateralmente y se alimentan de la sangre de sus hospederos. Viven entre la piel y el pelaje (o plumas) de la mascota, de manera que se mantienen calientes gracias al calor que genera el cuerpo.

Existen varios tipos de pulgas y cada una tiene preferencia por parasitar a una especie en concreto. A pesar de ello, son capaces de infestar a varios animales diferentes (incluido el humano) si existe contacto directo con un infectado. Las especies de pulgas más relevantes son estas:

  • Ctenocephalides felis: pulga del gato (también afecta a los perros).
  • Ctenocephalides canis: pulga del perro.
  • Xenopsylla cheopsis: pulga del ratón.
  • Echidnophaga gallinacea: pulga de la gallina.

Las lesiones que provocan estos insectos son casi imperceptibles. No obstante, su saliva tiende a propiciar una reacción alérgica que inflama la zona de su picadura y produce escozor. Si bien es cierto que no representan un peligro para la mascota, las infestaciones graves pueden disminuir las defensas del cuerpo e incluso causar anemia. Por ello, se recomienda atenderlas a la brevedad.

¿Sabes cómo eliminar las pulgas desde casa?
Siphonaptera.

2. Ácaros (Acari)

Los ácaros son un grupo taxonómico que se caracteriza por tener un tamaño diminuto e imperceptible a simple vista. Miden entre 0.1 y 0.5 milímetros de largo, son redondos y alargados, y se han adaptado a vivir dentro de la capa más externa de la piel (estrato córneo). Gracias a esto último, se protegen de las inclemencias del frío y no les afecta tanto la época invernal.

Contrario a otros parásitos, varias especies de ácaros viven de manera natural en la piel de las mascotas. Sin embargo, el sistema inmune regula su población y la mantiene en equilibrio para evitar perjuicios. Cuando los animales se enferman o sufren inmunodepresión, estos parásitos se «descontrolan» y ocasionan enrojecimiento, inflamación, resequedad y alopecia (casos avanzados).

La mayoría de los ácaros suelen ser parásitos especialistas de un solo tipo de hospedero. Esto significa que la infección no se puede contagiar entre animales de distintas especies, como sucede con las pulgas. Las especies más conocidas de estos agentes patológicos son las siguientes:

  • Chorioptes bovis: ácaro de la sarna del ganado.
  • Dermanysus gallinae: ácaro rojo de las gallinas.
  • Demodex canis: ácaro del perro.
  • Demodex cati: acaro del gato.
  • Sarcoptes scabiei: ácaro de la sarna (con variantes para diferentes especies animales).
  • Otodectes cynotis: ácaro de la sarna de la oreja (perros y gatos).

3. Garrapatas (Argasidae, Ixodidae y Nutellidae)

Las garrapatas son artrópodos redondos que miden entre 3 y 10 milímetros de largo.  Son hematófagos y presentan un aparato bucal modificado con forma de «taladro» dentado. Esta adaptación les permite cortar la piel y anclarse de manera firme, por lo que es difícil eliminarlas por completo si no se retiran con cuidado.

Este grupo taxonómico es más abundante y diverso en los climas templados de los trópicos. A pesar de ello, ciertas especies han desarrollado estrategias para mantenerse activas incluso en las épocas invernales. Pese a que no tienen la misma eficiencia que durante el verano o la primavera, son unos de los pocos parásitos externos que mantienen la capacidad de infectar a la mascota.

La presencia de estos ectoparásitos provoca molestias mínimas como prurito o inflamación, pero pueden agravarse según el nivel de infestación. Aunque por sí solos no representan un riesgo para los hospederos, su presencia propicia la aparición de infecciones secundarias o la inoculación de toxinas. Esta es la razón por la que se recomienda la extracción inmediata al detectarlas.

Las garrapatas también son conocidas por ser vectores de transmisión de otras patologías peligrosas, como la enfermedad de Lyme, la ehrlichiosis o la babesiosis. Además, no tienen hospederos específicos, así que son capaces de infectar tanto a humanos como a las mascotas. Entre las especies más relevantes del grupo se encuentran las siguientes:

  • Dermacentor nitens: garrapata parda.
  • Amblyomma cajennense: garrapata cayena.
  • Amblyomma variegatum: garrapata tropical.
  • Ixodes scapularis: garrapata de patas negras.
  • Ixodes ricinus: garrapata de la oveja.
  • Ixodes holocyclus: garrapata australiana de la parálisis.

4. Piojos (Phthiraptera)

Los piojos son un tipo de insectos pequeños y aplanados que infestan la piel de las mascotas. Se alimentan de los restos de piel, secreciones sebáceas o sangre, según las necesidades nutricionales de la especie. Contrario a los parásitos anteriores, este grupo taxonómico tiene una alta especialización por sus hospederos, por lo que no es posible que contagien a especies de animales diferentes.

Por otro lado, el invierno no supone un problema para el desarrollo de los piojos, ya que todo su ciclo de vida se lleva a cabo en la cálida piel de su hospedero. Asimismo, mientras se mantengan en este sitio, sus recursos alimenticios están asegurados. Entre las especies más conocidas de piojos se encuentran estas:

  • Polyplax serrata: piojo del ratón.
  • Haemodipsus ventricosus: piojo del conejo.
  • Trichodectes canis: piojo del perro.
  • Menacanthus stramineus: piojo de las gallinas.
  • Columbicola columbae: piojo de las palomas.
Los piojos tienen muchas curiosidades.
Phthiraptera.

Como te puedes dar cuenta, existen varios tipos de parásitos externos que pueden afectar la piel de la mascota durante el invierno. A pesar de que no es una época propicia para estos seres, lo mejor es mantener las medidas preventivas todo el año (collares antipulgas, antiparasitarios, etc.). Con esto, será menos probable que tu compañero se infeste y experimente las molestias típicas de estos patógenos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Lareschi, M., & Drago, F. B. (2017). Artrópodos ectoparásitos. Colección: Libros de Cátedra.
  • Consejo Europeo para el Control de las Parasitosis de los Animales de Compañía. (2016).  Control de ectoparásitos en perros y gatos. Primera Edición ESCCAP.
  • Pulido-Villamarín, A. D. P., Castañeda-Salazar, R., Ibarra-Ávila, H., Gómez-Méndez, L. D., & Barbosa-Buitrago, A. M. (2016). Microscopía y principales características morfológicas de algunos ectoparásitos de interés veterinario. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 27(1), 91-113.
  • Poje, J. E., Rocke, T. E., & Samuel, M. D. (2020). Impacts of environmental conditions on fleas in black‐tailed prairie dog burrows. Journal of Vector Ecology, 45(2), 356-365.
  • Dobler, G., & Pfeffer, M. (2011). Fleas as parasites of the family Canidae. Parasites & Vectors, 4, 1-12.
  • Tropical Council for Companion Animal Parasites. (2022). Directrices para el control de ectoparásitos de perros y gatos en los trópicos. TroCCAP. Recuperado el 6 de marzo de 2023, disponible en: https://www.troccap.com/wp-content/uploads/2022/05/Spanish_ecto_v1.pdf
  • Mosallanejad, B., Alborzi, A. R., & Katvandi, N. (2012). A survey on ectoparasite infestations in companion dogs of Ahvaz district, south-west of Iran. Journal of arthropod-borne diseases, 6(1), 70-78.
  • Jamshidi, S., Maazi, N., Ranjbar-Bahadori, S., Rezaei, M., Morakabsaz, P., & Hosseininejad, M. (2012). A survey of ectoparasite infestation in dogs in Tehran, Iran. Revista brasileira de parasitologia veterinaria, 21, 326-329.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.