Pancreatitis en perros: prevención y tratamiento

13 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
La pancreatitis en perros es una afección grave, dolorosa y poco conocida que afecta a perros en todo el mundo. Sin embargo, tomar medidas de prevención es posible.

La pancreatitis en perros es una de esas condiciones sobre las que el tutor debe estar informado antes de que se presenten. Esto es importante, ya que las señales de advertencia no siempre son evidentes al principio de la patología.

Cuando la pancreatitis en perros apenas está comenzando, los síntomas pueden confundirse con algo menos grave. Hay que tener mucho cuidado, pues esta enfermedad es potencialmente mortal. Aquí te mostramos cómo identificarla.

Entendiendo la función del páncreas

El páncreas es el órgano responsable de producir enzimas específicas necesarias para la digestión. Cuando este órgano funciona normalmente, las enzimas se liberan inactivas y su activación sucede solo cuando alcanzan el intestino delgado. Allí, permiten que el cuerpo absorba las grasas y los nutrientes liposolubles de los alimentos.

Este órgano también es una glándula digestiva, y es el encargado de producir la insulina que regula el azúcar en la sangre.

Sin el páncreas, los perros no tendrían forma de absorber los nutrientes de los alimentos

La pancreatitis en perros dificulta su alimentación.

¿Qué sucede en la pancreatitis en perros?

En un perro con pancreatitis, las enzimas se liberan ya activas, inflamando y causando daño al páncreas y sus tejidos circundantes. De hecho, en los cuadros graves, las enzimas pueden comenzar a digerir el páncreas en sí, lo que causa un dolor extremo.

¿Cuáles son las causas de la pancreatitis en perros?

Hay una serie de causas y factores de riesgo que pueden provocar pancreatitis. Se han descrito dos presentaciones de la enfermedad: aguda y crónica.

En el cuadro agudo la enfermedad a menudo aparece aparentemente de la nada. Sin embargo, existen factores asociados al desarrollo de la pancreatitis, algunos tan simples como una medicación. Entre ellos están:

  • Una dieta alta en grasas. Esta es una causa importante de pancreatitis, especialmente para un perro que recibe una gran porción de alimentos grasos en una única comida.
  • Un historial de indiscreción dietética.
  • Obesidad.
  • Hipotiroidismo (u otras enfermedades endocrinas).
  • Ciertas infecciones bacterianas o virales.
  • Traumatismo abdominal.
  • Diabetes mellitus.
  • Epilepsia.
  • Enfermedad del tracto gastrointestinal.
  • Hiperlipidemia idiopática.
  • Ciertos medicamentos u otras toxinas. Estos incluyen inhibidores de colinesterasa, bromuro de potasio, fenobarbital, estrógenos, salicilatos y diuréticos tiazídicos, entre otros.
  • Puede haber, en algunos casos, una predisposición genética.
  • Gastritis y otras afecciones del sistema digestivo.

Prevención de la pancreatitis en perros

La prevención siempre es mejor que el tratamiento. Aquí te presentamos los métodos de prevención que puedes considerar para cuidar a tu perro:

Cuidado de la dieta

Proveer alimentos naturales crudos o cocidos no procesados parece ser la mejor manera para prevenir la pancreatitis.  Si alimentas al perro con alimentos procesados, claramente aumentará la probabilidad de esta enfermedad, y también la hinchazón del estómago.

En caso de pancreatitis, los expertos recomiendan no alimentar con carne de res, búfalo, cordero, pato y comidas generalmente ricas en grasas.

Suplementos alimenticios

Complementa la dieta de tu perro con suplementos esenciales. Sin embargo, recuerda que los suplementos sintéticos nunca son tan buenos como las alternativas naturales hechas de alimentos integrales y hierbas.

Revisiones periódicas y ejercicio moderado

Asegúrate que tu perro sea revisado regularmente: es muy importante mantener hábitos saludables y un peso adecuado. Un veterinario podrá determinar si tu perro está en riesgo de sufrir esta enfermedad.

Tu perro necesita ser feliz y salir a caminar con frecuencia. El ejercicio debe activar su cuerpo y agilizar su mente.

Signos y síntomas de pancreatitis en perros

Los perros con pancreatitis aguda generalmente dejan de comer, comienzan a vomitar y pueden tener diarrea, molestia general o incapacidad para encontrar un lugar cómodo para acostarse.

Además, el perro puede estar letárgico y deshidratado. El abdomen puede parecer más firme y sensible al tacto, especialmente en su parte frontal.

También puede parpadear o gemir al tocar su abdomen o aparecer encorvado al pararse o caminar.

La mejor manera de confirmar el diagnóstico del perro es mediante un análisis de sangre en la consulta veterinaria.

En algunos casos de pancreatitis, es posible que el can no presenten síntomas visibles a pesar de tener un páncreas hiperactivo o una elevación de las enzimas pancreáticas, lo que puede retrasar el diagnostico.

Para prevenir el resfriado en perros hay que abrigarlos bien.

Tratamiento de la pancreatitis

Debido a que es un padecimiento potencialmente mortal, ante la sospecha de pancreatitis, tu perro debe ser atendido lo más rápido posible. No es momento de intentar remedios caseros. Al igual que con todos los problemas médicos, incluso el mejor recurso en línea no reemplazará la orientación médica oportuna de tu veterinario.

Normalmente, el veterinario recetará al animal analgésicos y antibióticos. En general, se prescriben 24 horas sin comida ni agua para descansar el páncreas.

El perro se hidratará por goteo intravenoso o inyección subcutánea. En algunos casos muy raros, será necesaria cirugía, si surgen hemorragias u otras complicaciones intestinales.

Los casos leves de pancreatitis en perros generalmente tienen un buen pronóstico, mientras que los severos presentan un futuro más reservado, debido al potencial de complicaciones sistémicas.

  • Batt, R. (2009). Diagnóstico laboratorial de las enfermedades intestinales en perros y gatos. Veterinary Focus, Vol 19 n 1-2009, 10.
  • Tissoni, J. (2018). Dilatación gástrica canina por inflamación aguda pancreática. Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires. Facultad de Ciencias Veterinarias; Argentina
  • Gascón Pérez, F. M., Fabián, A., & Carmen, M. (2001). Pancreatitis canina. Clínica veterinaria de pequeños animales, 21(4), 0293-299.