Palomas como mascotas

Francisco María García · 24 octubre, 2017

Las personas ya no se animan solo a tener perros y gatos. Adoptar aves es una tendencia que cada día gana más adeptos. Y los interesados no se quedan únicamente con el clásico loro. Tener palomas como mascotas se está poniendo de moda.

No hablamos de un asunto tan sencillo, y los futuros dueños deben aprender mucho sobre este animal antes de aventurarse. Enfermedades, conducta y adiestramiento son temas que deben manejarse con cuidado.

Sin embargo, esta es una posibilidad bastante utilizada. Explicaremos a continuación algunas cosas que se deben saber cuando se tienen palomas como mascotas.

Algunos datos generales para comenzar

Las palomas son animales considerablemente inteligentes, con gran visión e independencia temprana, desde cortas edades. Pueden llegar a tener interacción con el hombre, aunque de forma limitada.

Una paloma sobre una mano

Esta especie de aves suele ser muy libre y necesitan espacio para moverse en el piso, volar o reproducirse. Su sistema nervioso es bastante sensible, por lo cual son animales muy perceptibles y que pueden entrar fácilmente en estado de estrés.

El hecho es que adoptarlas o criarlas es una gran responsabilidad. Sus dueños deben comprometerse a cubrir todas las necesidades y ser considerados con su forma de vivir y socializar.

Ecosistema y alimentación

Sea que las mantengamos en el interior de una edificación o al aire libre, lo correcto es proporcionar suficientemente espacio a nuestra paloma. En este sentido, es fundamental incorporar jaulas suficientemente grandes y espaciosas para que no sientan el encierro.

Más allá de esto, es importante dejarlas salir en el jardín para que vuelen un rato. El adiestramiento, la comida y los juguetes que les compremos servirán para que estas permanezcan con nosotros.

Además, su alimentación es bastante variada, aunque lo central en la misma son las semillas y granos. Trigo, arroz, migas de pan, trozos de verdura fresca, berro, espinacas, etc. También comen algunas frutas como naranjas o uvas y, por supuesto, gusanos.

Un animal que necesita protección extra

Algo que debemos tener en cuenta es que las palomas tienen a varios depredadores naturales, como lo son los mismos perros y gatos. Por ello, no podemos dejar que el ave pase la noche pegada a las rejillas de su jaula, o podría salir, al menos, herida.

En todo caso, lo correcto es colocar en las horas nocturnas un cobertor. La jaula debe quedar fuera del alcance de otros animales y, si es posible, lo mejor es que pasen la noche en un espacio cerrado.

A decir verdad, esta es una mascota que necesita protección, vigilancia y muchos cuidados. El mayor problema no es que se escape, sino evitar que otros animales le propinen algún daño físico cuando esta ni siquiera pueda volar.

Palomas como mascotas: desde una perspectiva sanitaria

Las palomas en estado salvaje son posibles portadoras de hasta 40 enfermedades transmisibles al ser humano. Salmonela, garrapatas y un sinfín de agentes infecciosos pueden albergarse en sus plumas, pico y excremento.

No obstante, solo personas con niveles defensivos muy bajos podrían verse afectados. Niños pequeños, adultos mayores, personas con VIH y pacientes de cáncer deben evitar tener a este animal como mascota.

En todo caso, lo vital es hacer visitas periódicas al veterinario desde sus edades más tempranas. De esta manera, podremos conocer un poco más sobre las afecciones y precauciones que debemos tener.

Palomas apoyadas

Colombofilia: el arte de adiestrar a una paloma mensajera

Una de las razones por las cuales algunas personas tienen palomas como mascotas, es el hecho de que pueden adiestrarlas como aves mensajeras. Existen muchos métodos de adiestramiento, al igual que ocurre, por ejemplo, con los perros.

Como en todos los animales, la comida ocupa un rol central en el adiestramiento. Los expertos en la materia establecen que es importante silbarle a la paloma cuando le damos de comer, con la finalidad de que se acostumbre a nuestro silbido.

Si deseamos iniciar a nuestra mascota en esta actividad, lo correcto es comenzar desde temprano, cuando apenas es un pichón. La buena noticia es que este adiestramiento será de utilidad para fortalecer la relación y reducir las posibilidades de que se escape.

Y son muchas las cosas que debemos explorar de estos animales. Su forma de reproducirse, su monogamia, la forma en que vuelan, etc. Lo más reconfortante es saber que si las cuidas, ellas podrán vivir y acompañarnos hasta por 10 años. Tener palomas como mascotas no es una mala idea, si somos dedicados y cuidadosos.