Ocho razas de perros cariñosos

Francisco María García 5 agosto, 2017

El título de “mejor amigo del hombre” les hace honor a los perros cariñosos. Son animales fieles, trabajadores, guardianes y responsables. Se entregan por completo a sus amos, sin esperar nada a cambio. También entregan mucho amor. Son perros ideales para niños.

Los amantes de los perros adoptan a perros cariñosos como compañeros de vida y les dan lugar en sus familias. Para ellos, no hay can más cariñoso que el propio.

Hay razas que destacan por sus aptitudes en el trabajo pesado o para la caza, otras sobresalen por su efusividad afectiva.

Algunos perros cariñosos. Los que destacan

Sin raza

Para muchas personas, no hay animales más agradecidos que aquellos que son rescatados.

Los perros sin pedigrí suelen ser despreciados por su carácter “impuro”. Afortunadamente, no siempre ocurre así.

Una vez se les da cobijo y amor, estos perros cariñosos devolverán multiplicado el amor recibido. Además, venerarán y velarán por la integridad y la seguridad de sus benefactores, hasta el final de sus días.

Golden Retriever

Además de ser agraciados físicamente, con aspecto de peluche gigante, son ejemplares afables y muy amigables.

La personalidad del Golden puede reflejar una mezcla entre paciencia y tranquilidad, con hiperactividad y excitación.

Su docilidad la expresan sin ningún pudor, incluso ante personas desconocidas, (por lo que no destacan como perros guardianes).

Su relación con niños y otros animales de compañía es inmejorable. Algunos ejemplares de estos perros cariñosos, no se cansan nunca de jugar.

Para muchos, los Golden Retriever ocupan el primer peldaño en las listas de perros cariñosos.

Bóxer

Es una raza muy inquieta, pero también bastante versátil. Puede cumplir con eficiencia labores de perro guardián. Si crecen en ambientes distendidos y en compañía de niños, son de las mascotas más divertidas y amorosas.

Los bóxer pueden ser cachorros eternos, siempre con ganas de jugar y deseosos de lamer sin parar los rostros de sus amos.

Pug

Estos pequeños canes son muy sociables y leales a su grupo familiar. Se adaptan sin inconvenientes a la convivencia en pequeños departamentos o en viviendas con grandes extensiones de terrenos.

Muy juguetones, los Pug tampoco representan mayor inconveniente a la hora de interactuar con niños. Rara vez se muestran agresivos sin que medie alguna clase de maltrato físico. También reaccionan cuando perciben señales de peligro inminente para su propia integridad y la de su grupo familiar.

Un ejemplar Pug sano y bien cuidado, da la sensación de vivir en un estado de felicidad inquebrantable.

Yorkshire Terrier

Es una de las razas caninas más pequeñas del mundo. También de las más tiernas.

Pese a su reducida estatura, es un animal siempre alerta, lo que le puede convertir en un ladrador insistente y hasta impertinente. Sin embargo, con educación y algo de paciencia (son muy inteligentes), ésta es una aptitud susceptible de ser mejorada.

Los Yorkshire son perros cariñosos, incansables a la hora de jugar. Disfrutan tranquilamente de largas sesiones de caricias y hasta de ser peinados.

Paseos frecuentes y correr con libertad son también sus actividades predilectas.

Pastor Alemán

Muy al contrario del Yorkshire Terrier, el pastor alemán es un perro tan grande como imponente, con fama de bravo, y hasta malhumorado.

Si bien puede cumplir con cabalidad tareas de perro guardián, es una raza afable, feliz y cariñosa.

Sustenta su enorme popularidad en su obediencia sin cuestionamientos hacia sus amos, además de ser un animal muy fácil de adiestrar.

En la vida familiar, los pastores alemanes llegan a brindar protección y afecto a los niños pequeños. Tanto como si se tratase de sus propias crías.

San Bernardo

Otros ejemplares de gran tamaño, aunque lo que tienen de gigantes, lo tienen de gentiles.

El san bernardo es el perro “canguro” por antonomasia, gracias a su infinita paciencia e inagotable amabilidad. Su tolerancia con los bebés y niños pequeños resulta admirable.

Fáciles de adiestrar, se muestran siempre dispuestos a seguir instrucciones.

Tampoco tienen mayores inconvenientes en cumplir funciones de guardia y vigilancia. Para ello, se valen muy bien de su porte intimidante.

Labrador Retriever

Junto con el Golden Retriever, su lugar en las listas de perros cariñosos se lo han ganado por aclamación universal.

Es una mascota “sin peros”. El labrador convive felizmente con niños y adultos, se adapta a la vida en pequeños departamentos o en casas grandes y espaciosas. También disfruta de paseos (incluso salir de vacaciones al campo, la playa o la montaña) y de largas sesiones de ejercicios, tanto como de la tranquilidad del hogar.

Fácil de adiestrar, reacciona como ninguna otra raza a los refuerzos positivos.

Cumplen perfectamente tareas de perros guardianes, guías, policías y detectores. De igual forma, son frecuentemente utilizados con fines terapéuticos, en pacientes que requieren apoyo de distinta índole.

Te puede gustar