Obstrucción intestinal en perros: síntomas y tratamiento

La obstrucción intestinal en perros es bastante común, sobre todo cuando tienen la oportunidad de comer todo lo que puedan. Por ello, es importante vigilar su comportamiento para evitarles problemas graves de salud.
Obstrucción intestinal en perros: síntomas y tratamiento

Última actualización: 01 julio, 2022

La obstrucción intestinal en perros es un bloqueo total o parcial del flujo de líquidos y alimentos a través del intestino delgado. La obstrucción intestinal puede ser mortal si no se detecta y trata a tiempo, y en algunos casos es necesario realizar una cirugía de urgencia.

Durante la obstrucción intestinal, el suministro de sangre al tracto gastrointestinal puede verse comprometido. Esto lleva a una necrosis del tejido intestinal y a una posible perforación. Las bacterias de los intestinos pueden derramarse en la cavidad abdominal y causar una peritonitis séptica. Sigue leyendo este espacio y conoce más acerca de la obstrucción intestinal en perros.

¿Por qué es riesgosa la obstrucción intestinal?

Las obstrucciones intestinales son muy dolorosas para los perros y pueden ser muy peligrosas si no se tratan. Durante la obstrucción, el suministro de sangre puede verse comprometido y la perforación del intestino puede liberar el contenido del mismo, lo que conduciría a una peritonitis séptica.

Es importante ponerse en contacto con un veterinario de inmediato para conocer las opciones de tratamiento. Los objetivos del tratamiento de una obstrucción gastrointestinal son estabilizar al perro, restablecer el equilibrio de líquidos y electrolitos, eliminar el bloqueo y salvar la mayor cantidad posible de tejido afectado.

Causas de la obstrucción intestinal en perros

La obstrucción intestinal en perros puede ser de dos tipos: obstrucción del intestino delgado y obstrucción del flujo gástrico. Por un lado, la obstrucción del intestino delgado consiste en la restricción del movimiento de líquidos y alimentos a través del intestino delgado. Mientras que la obstrucción del flujo gástrico bloquea el movimiento de líquidos y alimentos desde el estómago hasta el intestino delgado.

Síntomas de obstrucción intestinal en perros

Las causas de la obstrucción del intestino delgado pueden incluir:

  • Ingestión de objetos que no pueden descomponerse mediante la digestión.
  • Parásitos intestinales.
  • Estenosis intestinal (estrechamiento del intestino).
  • Gastroenteritis.
  • Tumor abdominal.
  • Hernia.
  • Intususcepción (pliegue del intestino).

Las causas de la obstrucción del flujo gástrico pueden incluir:

  • Ingestión de objetos que no pueden descomponerse mediante la digestión, como piel o huesos, juguetes, ropa, toallas, piedras, palos, pelotas, cordones de zapatos, etc.
  • Tumor abdominal
  • Gastroenteritis (inflamación del estómago y del intestino delgado)
  • Estenosis pilórica (estrechamiento del esfínter pilórico)
  • Vólvulo de dilatación gástrica (torsión del estómago)

Aunque existen varias razones por las que se bloquee el movimiento de los líquidos y los alimentos por el intestino, la mayoría de los casos ocurren por la ingesta de cuerpos extraños. Por lo común, los perros tienden a morder tanto sus juguetes como otros objetos cotidianos, lo cual hace posible que ingieran por accidente algunos fragmentos que se desprendan.

Gran parte de los caninos no tienen repercusiones graves al ingerir estos cuerpos extraños, siempre y cuando sean de pequeñas dimensiones y no tengan picos. Sin embargo, en algunos casos estos objetos se aglomeran en el intestino y forman un bloqueo con el paso del tiempo.

Síntomas de obstrucción intestinal en canes

Los signos clínicos que alertan de que el can tiene un bloqueo en su intestino son muy variables. De hecho, pueden estar ausentes o aparecer de manera súbita en tan solo unos días. Por ello, los síntomas de la obstrucción intestinal en perros pueden incluir:

  • Vómito.
  • Pérdida de apetito.
  • Forzar durante los movimientos intestinales.
  • Diarrea.
  • Heces alquitranadas.
  • Incapacidad para defecar.
  • Letargo.
  • Eructos.
  • Babeo excesivo.
  • Distensión abdominal.
  • Dolor abdominal.
  • No querer acostarse.

Tratamiento de la obstrucción intestinal en perros

El veterinario realizará diferentes pruebas para confirmar la obstrucción intestinal. Una vez confirmado el diagnóstico, lo más probable es que sea necesaria la cirugía para extirpar el cuerpo obstructivo y, en su caso, eliminar el tejido necrosado o intervenir para ‘colocar’ los órganos afectados (por ejemplo, si ha habido torsión).

El tratamiento requerirá también tratar los efectos secundarios, como la administración de líquidos por vía intravenosa para evitar la deshidratación. Así como la administración de antibióticos orales e intravenosos de amplio espectro, junto con los medicamentos para aliviar el malestar estomacal y los vómitos (antieméticos).

Obstrucción intestinal en perros: tratamiento

Existen algunos casos en los que la cirugía podría no ser necesaria para tratar la obstrucción. Sin embargo, esto aplica solo para los objetos pequeños con bordes regulares. En estos escenarios, el veterinario podría optar por usar fármacos que incentiven el movimiento y la secreción de la mucosa intestinal.

En cualquier caso, no cabe duda de que cuanto antes se diagnostique la obstrucción y se resuelva la afección, mejor. Demorar la visita al veterinario solo complicará el problema.

La buena noticia es que si una obstrucción intestinal en perros se detecta a tiempo, hay muchas posibilidades de resolver el problema con éxito. Sin embargo, cuanto más tiempo esté comprometido el suministro de sangre a cualquier parte del tracto gastrointestinal, peor será el pronóstico.

Prevención de la obstrucción intestinal en canes

Como se mencionaba, la mayoría de las obstrucciones intestinales son causadas por la ingestión de objetos extraños. Por lo tanto, se debe evitar que los perros mastiquen o recojan artículos que no están destinados para el consumo. Los objetos tentadores deben mantenerse en estantes altos o guardados bajo llave en los armarios. Además, los cubos de basura y los armarios deben estar cerrados.

Por otra parte, los perros deben ser supervisados ​​cuando exploran el exterior o están en entornos nuevos. Esto es especialmente importante cuando se trata de perros con tendencia a ingerir cualquier cosa.

Además, algunos veterinarios no están de acuerdo con ciertos artículos destinados a los perros, como el cuero crudo o ciertas partes del cerdo (como pezuñas y orejas), ya que las partes grandes se pueden romper y terminar alojadas en el tracto gastrointestinal.

También es crucial no darle nunca huesos cocidos, puesto que se astillan fácilmente y suelen causar obstrucciones o perforaciones intestinales. Un buen adiestramiento ayuda mucho a calmar y controlar las ansias que tienen los perros por morder. Así que si priorizas su educación, ten por seguro que evitaras este tipo de conflictos.

Te podría interesar...
Ocho enfermedades frecuentes en perros
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Ocho enfermedades frecuentes en perros

Si conocemos los síntomas y las llevamos rápidamente al veterinario hay más posibilidades de que se mejoren y sanen. En el siguiente artículo te co...



  • Hernández, C. A. (2010). Emergencias gastrointestinales en perros y gatos. Revista CES Medicina Veterinaria y Zootecnia, 5(2), 69-85.
  • Cahua, J., & Díaz, D. (2009). Diagnóstico de cuerpos extraños gastrointestinales en caninos mediante ecografía y radiología. Revista de Investigaciones Veterinarias del Perú, 20(1), 53-57.
  • Díaz Ortíz, L. (2018). Obstrucción intestinal por cuerpo extraño en un canino (Doctoral dissertation, Corporación Universitaria Lasallista).

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.