¿Es normal que mi perro coma hierba?

Si tenemos jardín o si llevamos a nuestra mascota al parque, seguro los hemos visto comiendo hierba alguna vez. No se trata de un delicioso manjar, sino de una especie de medicina natural para ellos. Pero también tienen otras razones. En el siguiente artículo te contamos por qué tu perro come hierba como si fuese una oveja.

Los perros comen hierba

Quizás te hayas preguntado el motivo de este comportamiento algo “extraño” en nuestras mascotas. Ya que el perro es carnívoro… ¿por qué está comiendo hierba como si fuese una vaca? Aunque no lo creas, su antepasado más cercano, el lobo, también tiene este hábito y le encanta comer plantas verdes en el bosque.

Aunque algunas personas no permiten a sus peludos que coman césped, lo cierto es que en la medida justa es bueno para su salud. Si después de esa “cena” tu amigo de cuatro patas vomita, no significa que le haya caído mal la hierba, sino que esta cumplió con su objetivo: limpiarle el estómago.

Motivos por los que los perros comen hierba

Si bien no se sabe “a ciencia cierta” por qué a los canes les gusta tanto comer césped en casa, en el parque o en el jardín del vecino existen algunas teorías que nos pueden ayudar a resolver el enigma. Esta conducta que nos suena extraña a los seres humanos tiene varias explicaciones “lógicas”.

¿Quieres saber por qué tu perro come hierba? Quizás se deba a lo siguiente:

1. Para purgarse

Los caninos no pueden ir a la farmacia y comprar un remedio para la indigestión. Tampoco hacer dieta dejando de lado los hidratos o los fritos. ¡Mucho menos prepararse un caldo de verduras cuando tienen estreñimiento!

El elemento que tienen a disposición cuando les duele el estómago o han comido algo que les sentó mal es la hierba. Esto quiere decir que tras la ingesta de césped vomitará o defecará. Por lo tanto es un remedio casero para los problemas estomacales e intestinales, y por ello deberíamos permitirle que lo consuman.

2. Para seguir “la tradición”

Como hemos dicho antes, los lobos también comen hierba a menudo. Aunque pensemos que su comportamiento es poco habitual o algo neurótico, debemos entender que en realidad está siguiendo una conducta heredada de la época en que sus antepasados eran salvajes. Y esto no es lo único que ha conservado, ya que tanto lobos como perros dan vueltas en el suelo antes de acostarse, por ejemplo.

3. Para deleitar el paladar

¿Quién dice que a los caninos sólo les gusta la carne? Ellos también quieren degustar algo más natural de vez en cuando. Quizás si tu mascota está comiendo hierba, se deba a que últimamente le estás ofreciendo mucho pienso o arroz y está algo “aburrido”.

Los peludos comen vegetales porque les agrada el sabor y porque tras la ingesta se sienten bien. ¡Lo mismo que te sucede a ti cuando comes una ensalada en verano! Debes tener en cuenta que los perros no comen cualquier hierba que se les cruza por el camino, sino que tienen sus preferencias.

Buscan los brotes más tiernos de una variedad específica de césped. Son muy inteligentes al momento de conseguir el alimento y quizás pasen varios minutos olfateando hasta hallar el menú adecuado.

4. Para saciar el apetito

Las hierbas tienen una gran cantidad de fibras que además de aportar un rico sabor, también son sinónimo de saciar el hambre. Por lo tanto si el perro siente que su estómago está vacío, buscará algo que le quite esa sensación. ¡No importa que sea césped! Lo que le interesa es que se sienta satisfecho y que la tripa no le haga ruido.

5. Para suplementar su alimentación

Otra de las teorías que buscan explicar por qué los perros comen hierba es porque ellos mismos saben en qué momento necesitan balancear su dieta. Si le damos muchos hidratos de carbono en algún momento, el animal buscará vitaminas y minerales en otras fuentes. No olvides que la alimentación monótona provoca daños en la flora intestinal del animal y puede reducir sus defensas (se enfermará más seguido y tendrá menos energía).

Por lo tanto si ves a tu perro comiendo hierba, en primer lugar no lo retes ni sanciones. En segundo piensa qué le puede estar faltando en su organismo y cambia un poco su alimentación cotidiana.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar