A nadie le importaba su dolor y era el "hazmerreír" de todos los vecinos

Esta perrita recibió el peor trato de los transeúntes de una gasolinera, pero pudo ser rescatada a tiempo por una organización. Mira la historia.
A nadie le importaba su dolor y era el "hazmerreír" de todos los vecinos

Escrito por Support MContigo

Última actualización: 13 abril, 2022

A los perritos sin hogar les cuesta encontrar a diario el alimento para poder satisfacer sus necesidades nutricionales. Por lo tanto, siempre buscan llamar la atención de las personas para que puedan brindarles un poco de comida que los sacie.

Sin embargo, al comer cualquier cosa, tienen una alimentación que no es nada saludable. Debido a ello, pueden desarrollar afecciones realmente preocupantes.

Tal como le ocurrió a una perrita que desarrolló un grado de obesidad avanzado y recibió una gran cantidad de comentarios ofensivos de los transeúntes. En este artículo te contamos todo lo que ocurrió en esta indignante historia, pero que tiene un final esperanzador.



La difícil realidad que tuvo que enfrentar la perrita que era el “hazmerreír”

Bolinha es una perrita que un día fue abandonada por su antigua familia en una gasolinera ubicada en el oeste de Brasil. Sin embargo, a pesar de ser un sitio recurrido por varios conductores, nunca nadie se interesó en ayudarla.

De esa manera, lo único que hacían por ella era darle algunas de las sobras de los alimentos que consumían en la cafetería de la gasolinera. A raíz de esa situación, el peso corporal de la perrita fue incrementando de manera considerable hasta el punto de que comenzó a padecer una obesidad mórbida.

Pues, pesaba un total de 40 kilos. No obstante, aun así nadie se conmovió con ella, sino que la mayoría de las personas la veían como un hazmerreír y emitían comentarios ofensivos.

Tanto así que muchos compartieron imágenes a través de las redes sociales, con la única intención de que nuevas personas se acercaran al lugar para burlarse del peso de la perrita.

En consecuencia de ello, un día la perrita se sintió tan mal por ser el hazmerreír de los humanos que se acomodó entre unos escombros que se encontraban en la gasolinería y no tuvo de intención de salir para nada. Por lo tanto, pasaba los días sin comer, tomar agua y movilizarse.

Debido a la gravedad de la situación, el caso llegó a oídos de un grupo de rescatistas preocupados por proteger los derechos de los animales. De esa manera, decidieron acudir de inmediato hasta donde estaba la perrita para auxiliarla.

Pues, eran conscientes de que si no actuaban a tiempo, el estado de la perrita iba a empeorar y causarle un final fatídico.

La perrita que era el hazmerreír.

El rescate de la perrita

En el instante en que los voluntarios llegaron hasta donde estaba la perrita, se preocuparon por acercársele con mucho cuidado y demostrarle que sus intenciones eran buenas. Esto con el objetivo de que ella no fuera a tener ninguna reacción adversa.

Así, cuando se ganaron su confianza, pudieron examinarla un poco y concluir que su estado era muy crítico. Pues, se le hacía difícil respirar y movilizarse por su propia cuenta.

Por lo tanto, determinaron que era indispensable trasladarla hasta la Organización de Protección Animal para realizarle todos los tratamientos que requería. Así mismo, para comenzar a sanar cada una de las heridas emocionales que tenía abiertas.

De esa manera, al llegar al lugar la bañaron para demostrarle que desde ese día su vida iba a cambiar para bien. Además, la llenaron de cariño de calidad para que se pudiera sentir protegida y estuviera dispuesta a afrontar los tratamientos de la mejor manera.

El estado actual de la perrita.


El proceso para bajar de peso

Tras analizar detalladamente la obesidad que padecía la perrita, los rescatistas determinaron que era imprescindible que se ejercitara a diario y siguiera una dieta determinada para comenzar a bajar los kilos adicionales.

Así, los voluntarios le fueron enseñando día a día los ejercicios que se necesitaban y estuvieron pendientes de las necesidades nutricionales. Por lo tanto, aunque el proceso fue arduo, poco a poco se fueron obteniendo los resultados esperados.

Pues, durante el primer año, la perrita pudo reducir un total de 15 kilos. De esa manera, mejoró notablemente su movilidad y su estado de salud.

No obstante, el proceso no ha terminado ahí. Esto debido a que los rescatistas han expresado que es fundamental que la perrita pueda bajar otros 15 kilos para que pueda llegar a su peso ideal.

A causa de ello, hoy en día sigue trabajando en ese objetivo junto a la ayuda de las bondadosas personas de la organización. Además, disfruta de un día a día lleno de felicidad y tendrá la fortuna de ser adoptada por uno de los rescatistas cuando concluya el tratamiento.

Te podría interesar...
Tips para ayudar a un perro obeso
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Tips para ayudar a un perro obeso

Podemos ayudar a un perro obeso para que esté más saludable con ejercicio y una alimentación adecuada. Entérate más a continuación.



  • Bernal, Liliana , González Domínguez, María S , Diagnóstico y manejo de la obesidad en perros: una revisión. Revista CES Medicina Veterinaria y Zootecnia [Internet]. 2011;6(2):91-102. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=321428106008

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.