7 motivos por los que tu perro te lame

Los perros lamen a sus tutores por muchos motivos, aunque casi todos tienen que ver con el afecto y la curiosidad. ¿Quieres saber más sobre el tema?
7 motivos por los que tu perro te lame
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 16 noviembre, 2021.

Última actualización: 16 noviembre, 2021

Todo tutor de un can sabrá que este adora lamer, ya sea a sí mismo, al tutor o a cualquier persona que le inspire un mínimo de confianza. Este gesto primal está engranado en el código genético de los perros y siempre lo interpretamos con un mecanismo de unión y afecto. Aun así, los motivos por los que un perro te lame pueden ir más allá del amor.

Nunca hay que caer en el error de humanizar a la mascota por mucho que la adoremos. Por ejemplo, que nosotros queramos interpretar el lamido como un gesto de amor en todos los casos no significa que el perro siempre transmita ese sentimiento con el acto de lamer. A continuación te mostramos a qué se debe esta curiosa conducta y cuáles son sus bases genéticas. ¡No te lo pierdas!

7 motivos por los que tu perro te lame mucho

La saliva es esencial en el mundo canino para llevar a cabo diversos procesos. No solo ayuda a la formación del bolo alimenticio durante el mecanismo digestivo, sino que se trata de un vehículo para establecer la socialidad entre ejemplares e, incluso, parece ayudar a la cicatrización. Fuentes profesionales estiman que este líquido tiene sustancias bactericidas, por ejemplo.

El uso de este fluído está más que constatado entre los miembros de la misma especie, pero: ¿por qué tu perro te lame mucho a ti, su tutor? A continuación te mostramos 7 razones de ello.

Un Corgi sacando la lengua.

1. Afecto

Sin duda, el afecto y el amor son los motivos principales que desencadenan el lamido en los canes. Esta conducta está engranada en su genoma, ya que las hembras comienzan a lamer a sus crías desde que nacen con el fin de crear un vínculo férreo con ellas. También lo hacen para estimular la motilidad intestinal (y que los cachorros comiencen a defecar) y para limpiar su cuerpo de impurezas.

La respuesta más simple a la cuestión que nos atañe es que tu perro te lame porque te quiere y desea mostrar lo fuerte que es vuestro vínculo. Aunque esto no se asemeje mucho al lamido maternal ya expuesto, la premisa es algo similar: tu can te cuida y te adora tal y como haría con sus hijos en el ambiente natural.

El lamido es un acto social que comienza desde el nacimiento de los canes. A veces, los propios cachorros lamen la boca de la madre para que esta les regurgite comida.

2. Búsqueda de atención

El lamido se encuentra engranado en el instinto del can, pero los tutores lo fomentan con sus respuestas. Un humano casi nunca se queda quieto cuando le lamen la cara (se ríe, se aparta, hace aspavientos o le devuelve al can caricias), así que el perro interpreta el acto como una forma perfecta de llamar la atención.

Incluso, el refuerzo negativo puede hacer que tu can te lama cuando no lo desees. Empujarlo con gentileza, decir “¡NO!” o cambiar de posición corporal sigue siendo atención y el perro suele interpretarlo todo como un juego. Por ello, te lamerá (te guste o no) cuando quiera que le hagas caso.

3. Instinto

Como hemos expresado en líneas previas, la madre lame a sus hijos para acicalarlos y para promover su motilidad intestinal. Por otro lado, las crías de muchos cánidos (familia Canidae) lamen de modo incesante la boca de sus progenitores para que estos les regurgiten comida en el ambiente natural. Como podrás imaginar, los perros domésticos han heredado algunas de estas conductas.

Se puede postular que el lamido es un acto instintivo codificado en el genoma del can, pero esto no siempre es fácil de comprobar. Sobre todo, debes tener en cuenta que los perros llevan siglos siendo cruzados de forma artificial, lo que diluye mucho su carga instintiva.

4. Hueles o sabes bien

Los perros contienen unas 1700 papilas gustativas repartidas por su lengua, cada una con 50 receptores de sabores. El sentido del gusto es muy importante para ellos y tratarán de identificar mejor algo que hayan olido con ayuda de su lengua. Por esta razón, uno de los motivos por los que tu perro te lame (sobre todo la cara) es que has comido algo rico o hueles bien para él.

5. Estrés

Algunos animales cautivos desarrollan unas conductas problemáticas conocidas como estereotipias. Estos son actos que se llevan a cabo de forma recurrente sin una razón biológica concreta por estrés, ansiedad, malos cuidados y falta de estimulación. El lamido puede convertirse en una estereotipia si se hace de manera constante (ya sea dirigido hacia el tutor o hacia el cuerpo del propio can).

Algunos perros pueden hacerse hasta heridas de lamerse en exceso durante los momentos de ansiedad y estrés.

6. Sensación de seguridad

Un perro puede lamer a su tutor por el mismo motivo por el que lame a su madre en el cuerpo cuando es un cachorro. Esto no es más que una reafirmación para él de que todo está bien y de que su figura de referencia continúa a su lado.

7. Trastornos emocionales

Aunque no es nada común, algunos perros pueden padecer trastornos obsesivo-compulsivos (TOC). Estos suelen manifestarse con signos como perseguirse la cola de manera constante, dar vueltas sin sentido, comer sustancias no comestibles, realizar actos espasmódicos sin fin alguno y muchas cosas más.

Que tu perro te lama cuando quiere mostrarte afecto es normal, pero hay que empezar a sospechar si lo busca en todo momento del día. También es una señal de que algo va mal cuando lame superficies, el suelo y su cuerpo hasta hacerse daño.

Cómo hacer que tu perro deje de lamerte de forma constante

Los motivos por los que tu perro te lame casi siempre son enternecedores. Sin embargo, esto no significa que debas soportar los lamidos constantemente cuando tú no los deseas. El secreto para evitar que esta conducta se cronifique en tu can es dejar de prestarle atención cuando la lleva a cabo. 

Si tu perro te lame en exceso, no respondas, no lo empujes, no juegues con él y no le dirijas ninguna palabra. Mueve tu cara, date la vuelta y, si es necesario, abandona la habitación. Cuando el can entienda el mensaje y cese con su intención, dale un premio y acarícialo. Lo ideal es que vincule el acto de no lamer con la atención que tú le vas a brindar a posteriori.

El aprendizaje siempre debe ser en positivo. No castigues a tu perro si hace algo mal: prémialo cuando deje de hacerlo.

¿Por qué mi perro lame las manos?

Tu perro te lame por muchos motivos, aunque casi todos son instintivos y positivos. De todas formas, el lamido excesivo puede cronificarse e indicar un problema etológico en el can, como estrés, ansiedad o conductas compulsivas. En caso de que no puedas parar este gesto por ti mismo, no dudes en acudir a un veterinario y un profesional en conducta animal.

Te podría interesar...
¿Por qué mi perro lame la orina de otros perros?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Por qué mi perro lame la orina de otros perros?

Un perro lame la orina de otros perros como acto instintivo, pero esto no significa que sea bueno para él. Aprende a pararlo.