Moquillo en gatos o panleucopenia: qué es y cómo se trata

Yamila · 1 marzo, 2019
El moquillo en gatos se puede prevenir con vacunas, pero en casos graves y sin posibilidad de tratamiento... ¡puede ser mortal para tu mascota!

Es muy importante estar al tanto sobre esta grave enfermedad felina, la cual es bastante contagiosa y puede ser mortal. En este artículo te contaremos lo que debes saber sobre el moquillo en gatos o panleucopenia.

Qué es el moquillo en gatos?

La panleucopenia es una enfermedad que se transmite por un virus que puede estar en el ambiente. Esto quiere decir que todos los gatos están expuestos a él. Sin embargo, que se contagien o no de la enfermedad dependerá exclusivamente de si han sido vacunados.

También tendrá mucho que ver el sistema inmunitario del animal, ya que si está débil, los microorganismos pueden ingresar y desarrollarse más fácilmente en el cuerpo.

El virus del moquillo ingresa al animal a través del contacto con fluidos, secreciones nasales, sangre o heces de un gato enfermo. Una vez en el interior de su organismo, atacará a las células y no permitirá que estas se dividan y desarrollen.

La panleucopenia afecta tanto al sistema nervioso como al digestivo y, en ocasiones, a la médula ósea, así que compromete severamente la salud del animal. En casos graves y sin tratamiento ocasiona la muerte.

Moquillo en gatos: síntomas

¿Cuáles son los síntomas del moquillo en gatos?

Uno de los problemas de esta enfermedad es que los síntomas iniciales pueden ser confundidos con otras patologías o condiciones, como una infección o una intoxicación por alimentos.

Durante los primeros días desde el contagio del virus el gato puede sufrir falta de apetito, vómitos, diarrea, fiebre, secreción nasal, apatía y desgano. Además, como no querrá beber agua, es probable que presente signos de deshidratación.

Es necesario prestar mucha atención a cómo actúa tu mascota y, ante la menor duda, llevarla al veterinario. Si el virus continúa avanzando, el animal puede manifestar convulsiones o cambios en su comportamiento, como morderse en diferentes partes del cuerpo (como la cola).

¿Hay tratamiento para el moquillo en gatos?

Como primera medida, debemos indicar que el moquillo en gatos se previene de una manera muy simple: con la vacunación. No importará si el animal sale a la calle, o si tiene contacto con otras mascotas, porque es fundamental que esté inoculado contra el virus.

La panleucopenia es más frecuente en los gatos menores a cinco meses, es decir, cuando aún no han sido vacunados. Tienen mayor riesgo de contagio aquellos cuya madre no tiene anticuerpos para el virus; los felinos que nacieron en la calle o que están en un albergue de mascotas son también más vulnerables.

Es importante saber que no existe hasta el momento ningún tratamiento que elimine por completo el virus una vez que este se ha instalado. La atención veterinaria se encargará básicamente de paliar los síntomas, de evitar que el animal se deshidrate y de reducir los daños a nivel nervioso.

Moquillo en gatos: tratamiento

Se dice que una vez que el gato ha superado los primeros cinco días desde que el virus se manifiesta, tiene más posibilidades de sobrevivir. Pero siempre deberá ser cuidado de forma especial para que no tenga ‘recaídas’.

El moquillo estará siempre presente en el cuerpo del animal, pero de los cuidados de sus dueños y médico dependerá que el virus sea más débil y los síntomas más leves.

Debes tener en cuenta que la panleucopenia es solo contagiosa entre felinos (domésticos y salvajes), por lo que no existe riesgo de que la padezcan los miembros de tu familia u otras mascotas, como los perros.

Pero si tienes más de un gato en casa y uno de ellos ha sido diagnosticado con moquillo, lo primero que debes hacer es vacunar a los demás. Luego te recomendamos que aísles por unos días al animal enfermo. De esta manera, el riesgo de contagio con el resto será menor.

Como suele decirse, el mejor remedio en estos casos es la prevención. Apenas llegue un gatito a casa deberás llevarlo al veterinario para que le ponga las vacunas que sean necesarias. Este simple acto puede significar la salvación de tu mascota.

  • ABCD. (2008). Panleucopenia. ABCD.