Miasis en perros: causas, síntomas y tratamiento

Virginia Duque Mirón 20 enero, 2018
Las heridas superficiales son un 'hábitat' perfecto para los gusanos procedentes de los huevos que depositan las moscas, y ello puede traducirse en la muerte del can por llegar estos a órganos vitales como el cerebro; las señales de esta enfermedad son fiebre, dolor, diarrea, falta de apetito, forúnculos, úlceras, picazón y comezón

La miasis en perros es una enfermedad que afecta a miles de canes cada año, y que no es nada agradable para el animal ni tampoco para la vista. Hoy te queremos hablar sobre las causas, los síntomas y el tratamiento de esta enfermedad.

Ya sabes que estar informado sobre todo lo relacionado con la salud de tu mascota antes de que algo suceda, ayudará a que esta tenga mejor calidad de vida.

Miasis en perros, ¿qué es?

Es una enfermedad parasitaria que deja una herida superficial abierta en la que las moscas depositan sus larvas. Estas, más tarde, se convierten en gusanos que se van comiendo el tejido de la piel del animal. Mientras esto sucede, producen una enzima que daña la piel del animal.

La presencia de estas larvas en la herida hace que, lejos de sanarse esta, se mantenga húmeda y hasta se extienda por la piel, lo que ocasiona un gran dolor en el animal.

Aunque por norma general estos gusanos se centran en la piel, podrían introducirse a través de esta y afectar a órganos vitales.

Cuáles son las causas de la miasis en perros

Normalmente, para que la miasis aparezca debe haber una herida abierta que permite introducirse hacia los tejidos de la piel. Las moscas siempre están al acecho y no tardarán en descubrir la existencia de esta para rápidamente dejar sus huevos en ella.

Causas de la miasis en perros: tratamiento

Las heridas en ocasiones son pequeñas, ocasionadas por lamidas excesivas, un enganche con alguna planta, una pelea o picazón. Siempre suele suceder en zonas a las que el perro no llega con su lengua, ya que si lo hiciera, con un simple lamido quitaría los huevos y no daría lugar a que las larvas nacieran.

Cabe reseñar que al principio estos gusanos son pequeños, pero conforme se van alimentando de los tejidos de la piel del animal, crecen, y la herida y el daño avanzan más rápido.

Entonces, al crecer y ser más visible la herida, podría dar lugar a que otras moscas depositen sus huevos y hagan más daño al perro. Podrían llegar a matar al animal, ya que los gusanos al introducirse en el cuerpo tendrían la posibilidad de llegar al cerebro u otros órganos vitales.

Síntomas de la miasis en perros

Los síntomas en el animal que sufre de miasis son los siguientes:

  • Fiebre
  • Dolor
  • Diarrea
  • Falta de apetito
  • Forúnculos
  • Úlceras
  • Picazón y comezón

Observar la piel de tu animal a diario te permitirá saber si hay huevos o larvas en alguna zona del cuerpo. Busca especialmente en la zona central de la espalda, orejas y cualquier zona a la que el animal no pueda llegar con su lengua. De este modo, quizá los encuentres antes de que comiencen a dañar los tejidos de tu mascota.

Tratamiento y diagnóstico de la miasis en perros

Para diagnosticar al perro de que padece esta enfermedad solo será necesario una exploración superficial que permitirá ver si hay o no la presencia de larvas. No obstante, el veterinario pedirá unos análisis para asegurarse de que el daño no ha sido mayor de lo que se ve.

Para tratar la miasis en perros hay que limpiar la herida. Con anterioridad, se sugiere ponerle un bozal al animal para evitar que nos muerda, ya que al sentir dolor por tocarle, podría hacerlo.

Alternativas al collar isabelino

Lo primero que deberás hacer con unas tijeras y mucho cuidado es cortar el pelo que rodea la herida. De este modo, estará más libre para poder desinfectarla. El veterinario te recomendará algún producto que ayude, al rociarlo sobre la herida, a que los gusanos salgan.

Una vez rociado el producto, con la ayuda de unas pinzas de depilar, extraes los gusanos uno por uno. Una vez que te asegures de que no queda ninguno, desinfecta la herida con betadine u otro medicamento y calma el dolor con antibióticos que el veterinario te indique.

Lo mejor para evitar que el perro se lama o rasque la herida es ponerle una venda, o incluso si hace falta, un collarín tipo cono. Si crees que no serás capaz de hacerlo, lleva al animal al especialista para que lleve a cabo el proceso. En tal caso, solo tendrás que darle los antibióticos.

Gusanos del corazón en perros

Te puede gustar