Mascotas insaciables: 3 tips para alimentarlas

30 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
El apetito descontrolado puede aparecer en nuestras mascotas por diversas razones; te damos algunos trucos para ayudar a mascotas insaciables

La hora de comer es, seguramente, uno de los momentos que todas las mascotas esperan con impaciencia. Pero, a veces, estas ganas de comer todo lo que puedan se podría convertir en un verdadero problema, tanto para ellas como para ti. Por eso, desde Mis Animales vamos a darte algunos trucos para mascotas insaciables.

Mascotas insaciables: ¿por qué?

Muchos de los animales domésticos –perros y gatos, en su mayor parte– tienen un instinto básico: comer todo lo que puedan, cuando puedan. Nosotros, como dueños, debemos ejercer un control responsable sobre la alimentación de nuestras mascotas, en la medida de lo posible.

Entre las causas más frecuentes de apetito desmesurado suele encontrarse una alimentación inadecuada. Cuando la dieta que damos a nuestras mascotas no cubre sus necesidades nutricionales, es evidente que pedirá más y más de comer. Otra de las razones habituales suele ser una conducta inapropiada en casa, como permitirles entrar en la cocina o en sitios donde haya comida a su alcance.

Perro observando un pollo con deseo

Aparte de las razones anteriores, pueden existir otras: enfermedades ocultas o parásitos intestinales, o una rutina de alimentación mal programada.

Como puede observarse, hay muchas posibilidades detrás del porqué de las mascotas insaciables, pero todas llevan a una misma consecuencia: el sobrepeso descontrolado. Y la realidad es que el número de mascotas que sufren obesidad ha ido en aumento con el paso de los años, y con ello las enfermedades asociadas.

Alimentación adecuada para mascotas insaciables

Uno de los pilares fundamentales de la salud de nuestras mascotas es su alimentación. Por eso, ajustándonos a las necesidades nutricionales de cada mascota mantendremos no solo su apetito a raya, sino que su salud se verá beneficiada. Si tenemos dudas, nuestro veterinario puede guiarnos con respecto a la dieta que hay que seguir.

Una buena manera de saber si la alimentación que estamos dando a nuestra mascota es la correcta es observar la etiqueta nutricional del pienso. Lo ideal es que se ajuste a unos parámetros concretos, como son: la edad, el peso y la raza de nuestra mascota.

En el caso de que le estemos dando alimento comida casera, debemos cerciorarnos igualmente de que la dieta se ajusta a los parámetros anteriores.

Hábitos de conducta saludables

Con frecuencia, las mascotas insaciables se caracterizan por tener unos hábitos de comportamiento no del todo ejemplares. Corregir y reconducir esta conducta es una buena manera de ayudarles a sobrellevar su apetito excesivo. Uno de los trucos más recurrentes es ajustar el momento de la comida a una hora en concreto, de manera que el animal vaya poco a poco acostumbrándose.

Si nuestra mascota camina libremente por casa, es conveniente establecer límites que no puedan rebasar. Por ejemplo, no dejarles campar en la cocina a sus anchas y no permitir que se acerquen o reclamen comida mientras estamos en la mesa.

Perro en la cocina

El ejercicio también influye en el apetito y, por eso, una buena manera de que tu mascota empiece a comer ‘por falta de actividad’ es cerciorarnos de que hacen ejercicio diariamente, dentro de lo posible. Asimismo, las golosinas y los premios entre comidas deberán ser administrados en su justa medida.

Trucos adicionales para controlar el apetito

Si estamos decididos a ayudar a controlar a nuestra mascota insaciable, debemos saber que en algunos casos existen soluciones en el mercado que pueden ser de gran utilidad. Un ejemplo son los comederos especiales para perros, cuyo diseño está pensado para que el animal coma a un ritmo tranquilo y no se atiborre.

En los casos en los que el apetito desmedido se deba a factores psicológicos –ansiedad o cambios en el entorno– podemos recurrir a juguetes y demás dispositivos para paliar estos estados. En este tipo de situaciones, una buena dosis de paciencia y cariño siempre ayudan mucho.

  • Quirós Jiménez, M. A. (2011). Estudio de casos en nutrición de mascotas: manejo diario de la dieta, desórdenes alimenticios y metabólicos.
  • Nijland, M. L., Stam, F., & Seidell, J. C. (2010). Overweight in dogs, but not in cats, is related to overweight in their owners. Public health nutrition13(1), 102-106.
  • Bland, I. M., Guthrie-Jones, A., Taylor, R. D., & Hill, J. (2009). Dog obesity: owner attitudes and behaviour. Preventive veterinary medicine92(4), 333-340.