La correcta alimentación ayuda a prevenir el cáncer en tu mascota

Francisco María García · 16 diciembre, 2015

De igual forma a como ocurre con los seres humanos, hay diferentes cosas que pueden hacerse para reducir el número de posibilidades de que tu mascota desarrolle cáncer. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas acciones no son iguales a las que una persona lleva a cabo para evitar el padecimiento de esta temible enfermedad.

Se trata, como sabemos, de una enfermedad que no sólo puede ser mortal, sino que también es muy costosa en su tratamiento, así como de un efecto extremadamente triste, pues podemos ver a nuestro amigo más fiel irse deteriorando poco a poco hasta llegar a su final definitivo.

Consejos importantes para evitar la aparición de tumores

veterinario y perro

Para intentar disminuir y eliminar los riesgos asociados a la aparición de esta enfermedad, hay algunas acciones que pueden llevarse a cabo:

  • Debemos tener mucho cuidado con algunos productos que aplicamos en nuestro hogar, mediante pulverización, como es el caso del tratamiento del césped, por ejemplo, o de las plantas de interior o exterior. Algunos de estos compuestos que aplicamos pueden tener elementos químicos cancerígenos, si no para nosotros, sí para nuestro perro.
  • Algunos tratamientos contra pulgas y garrapatas son nocivos para nuestros animales, ya que producen el mismo efecto anterior, hay que informarse bien sobre su composición y posibles efectos.
  • Con las vacunas e inyecciones que ponemos a nuestro perro también hay que tener cuidado. Algunas de las sustancias inyectadas son susceptibles de contener aditivos que pueden acarrear más perjuicios que los beneficios que tratan de aportar. Igual que en las personas, una vacunación elimina el sistema inmune de nuestro perro.
  • Otros elementos como el tabaco, fumar cerca de nuestra mascota también es susceptible de ocasionar cáncer.

Ejercicio, dieta y alimentación

El ejercicio regular y la dieta apropiada para nuestro amigo preferido también contribuyen a prevenir muchas enfermedades, como es el caso del cáncer.

Uno de los aspectos más importantes en la prevención de enfermedades graves en los perros, igual que ocurre con las personas, es la alimentación. Los productos alimenticios que podemos encontrar de forma industrial no son malos en sí, están tratados para aportar nutrientes. Sin embargo, no tienen antioxidantes, vitaminas y elementos saludables.

Por ello, debemos evitar en la manera en que se pueda los alimentos industriales para nuestras mascotas. Debemos suministrarles alimentos naturales, como es el caso de frutas y verduras. Así, les estaremos aportando gran cantidad de nutrientes.

Las verduras y las frutas son muy beneficiosas para las personas, y también para los perros. Sin embargo, hay animales que pueden tener alergias a alguno de estos productos, por lo que no será mala idea consultar al veterinario previamente a suministrar estos alimentos a nuestro perro.

Aportes nutricionales

perro comiendo manzana

En los últimos años se ha comprobado un incremento en los tumores más o menos malignos en nuestras mascotas. Para evitar que el sistema inmunitario de nuestros amigos resulte dañado, hay una serie de aportes nutricionales que pueden suministrarse, entre los que podemos citar:

Las vitaminas y minerales, integrados con otros nutrientes, son un excelente aporte, sobre todo el caso de la Vitamina A, por sus eficaces efectos anticancerígenos. También la Vitamina C ayuda a evitar la aparición de células cancerígenas, combinada con otras vitaminas y minerales. Las Vitaminas D3 y E también reducen la aparición de tumores.

Los ácidos grasos saludables, como es el caso del Omega 3, contenidos en algunos pescados, como es el salmón, sardina, bacalao, yema de huevo, atún, garbanzos, espinacas, etc., también son muy positivos para evitar la aparición de tumores.

Los llamados Bioflavonoides, contenidos en alimentos como la uva, trigo, grosellas, y los cítricos, contienen propiedades antioxidantes, beneficiosas para reducir el surgimiento y desarrollo de células cancerígenas.

Los aminoácidos como la arginina y la melatonina también frenan la aparición de tumores y son antioxidantes. Los encontraremos en huevos, leche, legumbres, cereales, vegetales, frutas, etc.

Para el tratamiento del cáncer, se ha ido desarrollando en la actualidad el tratamiento con plantas, como es el caso del ginseng, que aporta una mejora general del sistema inmunitario, el té verde, la cúrcuma, el aloe vera y los hongos y setas.

Como acabamos de ver, la naturaleza nos ofrece muchos alimentos que pueden actuar de una forma protectora y para prevenir enfermedades graves, como es el caso del cáncer. Ninguno de estos alimentos y sus aportes garantizan al cien por cien que esta enfermedad no pueda surgir, pues también hay otros factores que influyen.