¿Los seguros para perros, cómo son?

Francisco María García · 27 julio, 2017

En España, según la Fundación Affinity, existen entre 3.900 y 6.400.000 perros de mascota. Debido a esto, y a los grandes gastos que implica tener un animal de compañía, se ha aumentado la demanda de las pólizas de seguros para perros. Una de las razones para contratar una póliza de estas, es que el gasto de una emergencia, de las medicinas, o de los ataques a terceros, puede hacer rentable la medida.

Europa y España

Entre los seguros más recomendados en Europa, está Liberty Seguros, quien entre el 2013 y el 2017, ha tenido un incremento en la contratación de pólizas de 4.000 nuevas para perros y gatos.

En la totalidad del territorio español, no es obligatorio contratar un seguro para los perros domésticos. Por comunidades, en la comunidad de Madrid es obligatorio tener una póliza de seguridad civil para cubrir los costes de daños a terceros. Esta norma, trata de conseguir que los dueños de los perros agresivos tengan una responsabilidad civil con el resto de los ciudadanos.

Las pólizas de seguros para perros

Para contratar cualquier tipo de póliza de seguros para perros, se necesita cumplir con ciertos requisitos. Entre ellos: que tenga las vacunas completas, que el perro esté censado oficialmente, que esté previamente identificado, y que posea un microchip que facilite su localización.

Aunque los seguros para perros ofrecen algunas facilidades de pago, y pueden cubrir grandes cantidades de dinero, no son costosos. Las pólizas están, aproximadamente, entre 15 y 40 euros anuales. Depende de las características del animal, su nivel de cobertura, etc.

La póliza más básica, y la más barata que se puede encontrar, es la de la responsabilidad civil. Consiste en cubrir los gastos de daños a terceros. Los terceros no pueden ser personas en el entorno cercano o familiar del dueño del perro, familiares, quienes vivan en casa, etc.

Razas de perros consideradas peligrosas

 Las razas de perros peligrosos deben tener contratado, según la ley, un seguro de responsabilidad social, por las probabilidades de que ataque a alguien. Para considerar a un perro peligroso, este debe ser grande, pesar más de 20 kilos, poseer complexión robusta y  mandíbula fuerte.

Además, el dueño de un perro peligroso debe presentar ante la aseguradora, un permiso legal vigente, donde le permitan poseer este tipo de razas. Para obtener esta autorización, se suele pedir al dueño que presente sus antecedentes penales. Entre otras cosas, para comprobar que se trata de una persona apta y no violenta.

Los mejores seguros a daños a terceros suelen cubrir un aproximado de 120.000 euros.

Consejos para contratar un seguro para perros

  • Los buenos seguros para perros suelen cubrir los trámites legales a la hora de un accidente. Durante estos procesos, la aseguradora debe velar por el bienestar del asegurado. Se cubren los gastos durante el juicio y las indemnizaciones.
  • Los buenos seguros cubren los gastos médicos y las emergencias del perro en toda la Unión europea. Ya sea incluso en caso de que viaje por poco tiempo, o durante unas vacaciones largas.

  • El coste de la póliza no asegura que sea una buena opción. Los precios varían mucho entre unos seguros y otros. Es recomendable hacer un buen análisis, teniendo en cuenta no solo el gasto del seguro, también sus coberturas y garantías.

Diferentes coberturas

  • Las mejores pólizas ofrecen coberturas sobre la medicación, tratamientos para enfermedades congénitas y hereditarias, intervenciones quirúrgicas y pruebas diagnósticas.
  • Por lo general, los seguros no suelen cubrir los tratamientos de prevención para alguna enfermedad. Sin embargo, una buena póliza cubre hasta el 85% de una consulta veterinaria. Es decir, si la consulta cuesta 100 euros, la compañía paga 85 euros y el dueño 15.
  • Los buenos seguros para perros cubren cualquier tipo de análisis de laboratorio, aunque sea un simple análisis de sangre.
  • Algunas pólizas cubren la publicidad en caso de extravío. Se harán cargo de la totalidad de los costes de los anuncios en prensa, internet, etc., en caso que el perro se pierda.
  • Los mejores seguros para perros, suelen cubrir los gastos de pensión o de estancia en centros de residencia. Son los supuestos en que el dueño del perro tenga que pasar un tiempo hospitalizado, por ejemplo.
  • Las mejores compañías de seguros ofrecen servicio de atención al cliente. En estos servicios se disponen en consultas veterinarias telefónicas, sobre nutrición, consejos, etc.